«

»

2014, el año más caluroso desde que se tienen registros

A2-63917476.jpg17.12.2014 / Australia es un país acostumbrado a las altas temperaturas, pero ha vivido este año la primavera más cálida desde que se tienen registros. Reino Unido, cuyas series comenzaron a tomarse en 1659, va camino de situar a 2014 en lo alto de la lista de años calurosos. Y lo mismo sucede con países limítrofes con el Ártico, como Noruega. Los primeros 11 meses de 2014 van camino de convertir a este año en el más cálido de la Historia. Según los datos combinados de temperaturas terrestre y del océano publicados ayer por la Administración para el Océano y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), la temperatura global está 0,68 grados centígrados por encima de la media del siglo XX, lo que supera al año 2010 (con 0,65 grados por encima) como el año más cálido hasta la fecha. Aún queda por analizar el mes de diciembre, pero los expertos aseguran que el récord se batirá si la temperatura de diciembre es, al menos, 0,42ºC superior a la de la media del siglo XX, algo que parece muy posible en vista de que el mes de noviembre, cuyos datos se acaban de hacer públicos, se ha situado como el séptimo mes de noviembre más cálido de todo el registro, superando en 0,65ºC la media del siglo pasado. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ya lo anticipaba a principios de este mes, coincidiendo con la Cumbre del Clima celebrada en la capital peruana para tratar de lograr un acuerdo global y frenar el calentamiento del planeta. A los datos de la OMM aún le faltaban los registros de noviembre y diciembre, pero ya adelantaba que si estos meses «mantienen la misma tendencia, entonces 2014 será probablemente el año más cálido del registro». Pues bien, noviembre ya ha demostrado estar muy por encima de las temperaturas medias globales.

«Y no parece que vaya a haber una variación importante en diciembre», asegura José Manuel Moreno, catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha y vicepresidente del Grupo II del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés). Y, atendiendo a los registros de los últimos meses de diciembre, no parece fácil que el actual mes de diciembre deje los mercurios globales por debajo de los 0,42 grados. Desde que comenzó el siglo XXI, sólo dos años, 2000 y 2012, han tenido sus últimos meses por debajo de ese registro y ambos están lejos de los primeros puestos del ranking de años más cálidos. Según la OMM, las altas temperaturas globales se deben principalmente a la alta temperatura de la superficie de los océanos en todo el mundo, «que previsiblemente se mantendrá en valores superiores a lo normal hasta el final del año». Los datos aportados por la NOAA revelan que la temperatura del océano hasta el mes de noviembre es la más alta del registro, con 0,04ºC de diferencia sobre el anterior récord del año 1998. Una diferencia que puede parecer pequeña, pero que supone un abismo entre ambos datos. Las conclusiones del informe son a escala global, lo que no quiere decir que todas las regiones hayan sufrido sus años más calurosos. El único dato que destaca el informe para España es que ha tenido el mes de noviembre más lluvioso desde 1997.

El informe Análisis Global del mes de noviembre realizado por la NOAA pone énfasis en las altas temperaturas que han dominado el continente europeo durante el pasado mes. Para algunos países, como Suiza o Austria, ha sido el mes de noviembre más cálido desde que se tienen registros. Mientras que en otros como Dinamarca o Reino Unido, no se ha batido el récord, pero se ha situado como el tercero y el quinto más cálido respectivamente. «Para Europa está siendo un año cálido e incluso hay muchos lugares donde se han batido récords», asegura Ana Casals, portavoz de la Agencia Española de Meteorología (Aemet). Datos que también confirma el Centro Europeo para las Predicciones Meteorológicas a Medio Plazo (ECMWF, por sus siglas en inglés), que enumera hasta 19 países en los que previsiblemente se batirán los registros máximos locales de temperaturas máximas. España no está entre ellos, pero sí lo están países cercanos como Italia, Francia, Holanda o Reino Unido y lejanos como Islandia, Noruega o Suecia, países estos últimos con una gran importancia sobre el estado de salud del Ártico, el llamado termostato del planeta. De hecho, la NOAA destaca en sus conclusiones la extensión de la capa de hielo del Polo Norte, que ha sido en este mes de noviembre el noveno con menor superficie helada desde que se comenzaron a tener datos desde satélite en 1979.

La cadena de récords mensuales que se ha vivido a escala global en 2014 ha supuesto un jarro de agua fría para aquellos expertos, algunos de ellos los llamados escépticos climáticos, que aseguraban que el cambio climático se había detenido. Después del alto registro del año 1998, que hasta que finalice el presente mes de diciembre ostenta el tercer puesto en el ranking, se sucedieron unos años que, a excepción de 2005 y 2010, registraron temperaturas bastante menores que la de ese año de la década de los 90. Esto sirvió de balón de oxígeno para los pocos defensores de una teoría de la conspiración climática orquestada por Naciones Unidas, que se olvidaron de todo el registro previo a esos años en los que se aprecia la tendencia de aumento y argumentaron que el calentamiento global se había detenido y que eso probaba su inexistencia.

«El calentamiento ha sido ininterrumpido desde la época industrial. Desde ciertos círculos se han querido ver algunos datos de años pasados como puntos de corte, pero la tendencia continúa. 2014 es un punto más de calentamiento», afirma José Manuel Moreno. Sin embargo, los científicos no han querido rebatir argumentos sin investigar las causas primero y durante ese tiempo se han publicado numerosos estudios científicos sobre el efecto de amortiguación de las temperaturas globales.

«Hemos avanzado en el conocimiento de las bases científicas de los registros de los últimos años, a veces que se cuestionen los datos exige a la ciencia a aportar respuestas. Y esos datos no se ignoraron en el quinto informe del IPCC», explica Moreno. «Sería imposible que la comunidad internacional aceptase las conclusiones de los científicos si no se hubiera puesto sobre la mesa una ciencia casi incuestionable».

El último de ellos, publicado en la revista ‘Science’ y realizado por científicos de la Universidad de Washington, mostraba que la desaparición del calor puede deberse a que se está sumiendo en las profundidades del norte y el sur del Océano Atlántico, lo que forma parte de un ciclo natural. Según la investigación, el calentamiento bajo la superficie del océano explica por qué las temperaturas medias mundiales del aire se han estancado desde 1999, a pesar de una mayor presencia de gases de efecto invernadero que atrapan el calor solar en la superficie de la Tierra.

«La Tierra se ha calentado claramente en el último medio siglo y es obvio que las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestro sistema energético es el principal culpable. Cada década ha sido más cálida que la anterior», asegura a este diario Ken Caldeira, de la Carnegie Institution de Washington en la Universidad de Stanford. «No pretendo ser capaz de predecir qué ocurrirá el próximo año, pero estoy seguro de que si continuamos emitiendo dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera, el mundo será mucho más caluroso dentro de 50 años», afirma.

«El patrón de temperatura global en la última mitad de siglo ha sido una mezcla de efectos causados por el hombre y otras fuentes de variabilidad», explica a EL MUNDO Chris Field, director del Departamento de Ecología Global de la Universidad de Stanford (EEUU). «La parada del calentamiento atmosférico desde finales de los 90 ha sido un proceso de variabilidad natural que ha transferido más calor al océano que a la atmósfera», asegura.

«La información provisional para 2014 significa que 14 de los 15 años más cálidos del registro han ocurrido en el siglo XXI», asegura el secretario general de la OMM, Michel Jarraud. «No hay ninguna parada en el calentamiento global», afirma Jarraud. «En los próximos años veremos casi con toda seguridad periodos de calentamiento rápido y otros de parada del aumento de temperatura o enfriamiento temporal, según el cambio climático causado por el hombre y la variabilidad natural sigan actuando juntos», afirma Field.

Fuente: http://www.elmundo.es/ciencia/2014/12/17/5491c94eca4741c7288b4570.html

Comentario: 

Lo que el ser humano y la ciencia percibe como «el calentamiento global» es en realidad «el calentamiento del sol». La ciencia trata de culpar a la actividad humana y sobre todo a la industria por el calentamiento del planeta tierra, a causa de la emisión de dióxido de carbono, considerándolo prácticamente como un «veneno». Cuando en realidad el dióxido de carbono es lo que las plantas necesitan para «respirar» en su proceso de fotosíntesis y «exhalar» oxígeno. Vea http://es.wikipedia.org/wiki/Di%C3%B3xido_de_carbono

De todas maneras sabemos que !todos los planetas de nuestro sistema solar están calentándose! Y en los demás planetas no hay actividad humana ni industrial. Lo que ocurre es que el sol está calentándose progresivamente. Es justamente eso lo que nos enseñan las profecías para el tiempo del fin, durante las plagas, antes del retorno de Cristo. Vea Apocalipsis 16:8, 9. 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.