«

»

Abr 15

Apoc. 11 – El juicio celestial (Tema 39)

“Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él.” Ap. 11:1.

Recordemos de los temas pasados que el juicio celestial para los hijos de Dios, cuya norma de medida son los diez mandamientos de Dios, aquí descritos como una caña semejante a una vara de medir, comenzó en el año 1844 en el santuario celestial, es decir en el templo de Dios y el altar .  

Los 42 meses

Pero entonces instruye que el patio que está fuera del templo debe ser dejado aparte y no debe ser medido porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses. Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio.” Ap. 11:2, 3.

Antes de estudiar lo que significa que “el patio exterior no debe ser medido” y la identidad de “los dos testigo” que profetizan vestidos de cilicio, nos enfocaremos primero en los tiempos proféticos que aparecen en este pasaje. Primero menciona 42 meses y luego los famosos 1260 días que ya hemos visto anteriormente y definido como los 1260 años de la soberanía papal medieval sobre Europa, según el principio profético “ día por año ” que ya hemos establecido en varias ocasiones durante este seminario.

  • Ahora veremos que los 42 meses son otro nombre que Dios nos da para los 1260 días/años.

Sabemos que un mes tiene treinta días según la Palabra de Dios. Recuerde el relato del diluvio, cuyo inicio era “el día diecisiete del mes segundo” y el momento de aterrizar el arca sobre el monte Ararat era “el día diecisiete del mes séptimo” . Estamos hablando de 5 meses. Y entonces nos revela que este lapso de tiempo, en el cual el agua prevalecía sobre la tierra, era de 150 días. Si divididos ahora los 150 días entre los 5 meses, equivale a exactamente ¡30 días por mes! Vea Gén. 7:11; 8:4; 7:24.

Por lo tanto tenemos que calcular 42 meses por 30 días. ¡Lo que nos lleva a 1260 días simbólicos que se convierten en años literales! La profecía nos dice que la ciudad santa sería hollada , es decir pisoteada durante este tiempo profético.

  • ¡Apocalipsis 11 nos llama en seguida la atención a las profecías del libro de Daniel 7, 8 y 12! Esto confirma de paso que el librito abierto en Apocalipsis 10 es ciertamente el libro de Daniel, tal como estudiamos en el tema 34. Recuerde que Apocalipsis 11 es la continuación directa de Apocalipsis 10. Y después de abrirse el librito de Daniel se nos llama la atención inmediatamente a las descripciones de aquel libro profético.

Recordemos que fue la institución papal del Vaticano que persiguió durante ese lapso de tiempo de los 1260 años, también conocido como los tres tiempos y medio, llamados “ tiempo, y tiempos y medio tiempo ”, desde 538 hasta 1798 a los santos del Altísimo, pisoteando “las estrellas del cielo y el santuario”, es decir los hijos de Dios y el lugar de su culto, dispersando de esta manera el poder del pueblo santo durante ese lapso de tiempo. Dan. 7:25; 8:10, 13; 12:7.

Los tres nombres dados por Dios para definir la soberanía en Europa

Los tres nombres dados por Dios para definir la soberanía en Europa

En las Sagradas Escrituras aparece este tiempo en total siete veces . Y tan solo en los libros proféticos de Daniel y del Apocalipsis , demostrando su directa unidad. Dios pone mucho énfasis en este lapso profético, demostrando su importancia para entender la historia humana y del conflicto entre la verdad y el error. El tiempo aparece con tres nombres diferentes , sinónimos del mismo lapo profético de la soberanía papal sobre Europa. Tres veces aparece como “tiempo, y tiempos, y medio tiempo.” Dan. 7:25; 12:7; Ap. 12:14. Dos veces aparece como “42 meses” . Ap. 11:2; 13:5. Y dos veces aparece directamente como “mil doscientos sesenta días”. Ap. 11:3; Ap. 12:6.

El Vaticano se puso en el lugar de Cristo al ponerse como Juez de los creyentes

El Vaticano se puso en el lugar de Cristo al ponerse como Juez de los creyentes Durante ese período de tiempo el sistema del Vaticano demostró nuevamente su espíritu anticristiano poniéndose una vez más en lugar de Cristo al usurpar su lugar como juez. ¡La Biblia enseña que Jesús es el juez y todo juicio le fue entregado a él! Juan 5:22. Solo Jesús puede juzgar a los seres humanos en relación a su destino eterno y en cuestiones morales y religiosas. ¡Como ya sabemos, Su juicio celestial comenzó en 1844! De esta manera el Vaticano se adelantó con su falso juicio humano y terrenal al verdadero juicio divino y celestial. El papado juzgó a millones de personas en sus tribunales inquisitivos por creer diferente y por no aceptar su autoridad religiosa, estigmatizándolos como “herejes”, y condenándolos a los más diversos castigos, desterrándolos, expropiándolos de sus bienes, torturándolos, y matándolos de las diversas maneras más crueles. ¡La Palabra de Dios es muy clara, diciendo que como seres humanos no debemos juzgar nada antes del retorno de Jesucristo!

1 Cor. 4:5. ¡Dios mismo, como juez justo, se encarga de todo relacionado al destino eterno de los seres humanos!

Vea también la parábola del trigo y de la cizaña de Mateo 13, donde Jesús enseña que ¡ no debemos ir y arrancar lo que consideramos cizaña! Jesús dijo: no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.” Mat. 13: 27-30. Y luego Jesús enseña que la siega ocurre al final de la historia humana y es realizada por los ángeles santos enviados por Dios, evento que ocurre como ya hemos estudiado después del juicio celestial. Mat. 13:36-43. Lea también Mat. 7:1-5; Rom. 2:1, 2.

Los gentiles que hollan la santa ciudad

“Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.” Ap. 11:2.

Destrucción de Jerusalén La santa ciudad es en primer lugar el nombre dado a la ciudad de Jerusalén . Ap. 21:2. Ella fue hollada, es decir pisoteada literalmente por Roma en su destrucción en el año 70 d.C. por los ejércitos romanos bajo el mando del general Tito, en la cual la ciudad y el templo fueron destruidos y murieron como un millón de judíos. Recuerde el tema 19.

Jesús lo expresó de antemano de la siguiente manera: “Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan . Luc. 21:24.

Pero la santa ciudad Jerusalén es en segundo lugar un símbolo para la comunidad de los justos , es decir del verdadero pueblo de Dios , o de los verdaderos adoradores . Tal como la gran ciudad Babilonia es también una representación de la comunidad de los injustos , es decir de del falso pueblo de Dios , o de los falsos adoradores, como analizaremos después con más detalles. 

  • ¡Jesús identifica al pagano Imperio Romano que holla a Jerusalén como “los gentiles”! Es decir Roma en su primera fase . Pero Jesús menciona que hay un tiempo definido asignado a “los gentiles”. Jesús sabía todo esto porque era un profundo estudiante de las profecías de Daniel. Es por eso que sabía que el tiempo asignado al poder romano en su segunda fase iba ser de “ tiempo, y tiempos y medio tiempo ”, es decir de 1260 años. Recuerde Mat. 24:15; Luc. 21:20; Daniel 9:26, 27; 7:25; 12:7. Lo que significa que ¡Jesús asignó el nombre de “los gentiles” a ambas fases de Roma! Lucas 21:24 nos presenta en ese sentido la transición de Roma pagana que perseguía al judaísmo a Roma papal que perseguía además al cristianismo verdadero.  

De esta manera podemos entender Ap. 11:2 con mucha más facilidad. Sabemos que los que hollan la ciudad santa , es decir pisotearon a los hijos de Dios durante los cuarenta y dos meses (1260 años), fueron los brazos inquisitivos de la institución romana del Vaticano (Roma en su segunda fase ).

Recordemos el tema 19 de este seminario en el cual vimos que el Imperio Roma recibió tres nombres fuertes en la Biblia: “ el enemigo ”, “ el desolador ” y “ el dragón ”. Todos estos nombres fueron dados en primer lugar a Roma en su primera fase imperial y pagana. Pero se aplican también a Roma en su segunda fase papal, ya que sigue siendo la misma “bestia” tras su transición. Lo interesante es el nuevo nombre que recibe el brazo perseguidor del papado en el versículo de Ap. 11:2: “ los gentiles ”.

De paso sea dicho que el contenido del versículo de Ap. 11:2 es casi idéntico al contenido del versículo 25 de Daniel 7, donde describía algunas de las características del “cuerno pequeño”, es decir del Vaticano, diciendo “… a los santos del Altísimo quebrantará,… y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo”. Preste atención a la terminología. En Dan. 7:25 los santos “ serán entregados ” durante 3 ½ tiempos. Y en Ap. 11:2 la ciudad santa “ ha sido entregado ” durante 42 meses. Ambas veces hablando del lapso de los 1260 años en el cual los santos son hollados o quebrantados durante la persecución medieval del papado.

Los opuestos del Apocalipsis

La gran ciudad Babilonia

La gran ciudad Babilonia

El Apocalipsis presenta dos ciudades. La santa ciudad Jerusalén . Ap. 11:2. Y la gran ciudad Babilonia . Ap. 11:8; 14:8; 16:19; 18:10.

Sabemos que al hablar de la gran ciudad Babilonia del tiempo del fin, nos habla en forma simbólica y espiritual . ¡Ya no se refiere a la ciudad literal de Babilonia de la antigüedad, pues ella yace hace muchos siglos abandonada en ruinas! En el Apocalipsis se refiere a un sistema religioso mundial que se asemeja a la Babilonia de antaño y a sus seguidores y adoradores.

De la misma manera sabemos que cuando el Apocalipsis habla acerca de la santa ciudad Jerusalén , también nos habla en forma simbólica y espiritual, como acabamos de ver en el subtítulo anterior.

La santa ciudad Jerusalén

La santa ciudad Jerusalén

Pues no se refiere a la ciudad literal de Jerusalén que podemos visitar en el oriente medio, sino a un los verdaderos adoradores de Dios, siendo ellos súbditos del reino de Dios con su capital, la santa Jerusalén, que descenderá en el futuro a la tierra. Ap. 21:2; 9-27.

  • Así que cada ciudad apocalíptica representa a sus seguidores. Son pares opuestos simbólicamente y espiritualmente.

De la misma manera el Apocalipsis nos presenta dos mujeres , es decir dos iglesias, religiones o pueblos de Dios. Una pura en Apocalipsis 12 y una ramera en Apocalipsis 17. La pura pertenece a la santa ciudad Jerusalén y la ramera a la impía ciudad de Babilonia.

 Es por eso que el Apocalipsis presenta dos insignias de pertenencia. El sello de Dios para los verdaderos adoradores y la marca de la bestia para los falsos adoradores. Lo veremos en otro tema en detalle.

Finalmente el Apocalipsis nos presenta dos resurrecciones . Una para los salvos durante el retorno de Jesús para vida eterna, y la otra para los perdidos tras el milenio para condenación. Ap. 2:10, 11; 20:5, 6.

Los gentiles del patio exterior

Los gentiles del patio exterior “Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.” Ap. 11:2.

El gran templo de Jerusalén tenía patios interiores donde solo los judíos podían adorar.

Pero tenía también un gran patio exterior en el cual los devotos gentiles podían adorar. Es decir todos los que no eran judíos de sangre pero habían aceptado la verdad y su enseñanza.

Había un muro de baja altura que separaba los dos patios. De esta realidad nos habla San Pablo en su carta a los Efesios, diciendo:

Porque él [Jesús] es nuestra paz, que de ambos pueblos [el pueblo judío y el pueblo gentil] hizo uno, derribando la pared intermedia de separación .” Ef. 2:14. 

El texto de Ap. 11:2 nos describe el aspecto negativo de la Cristiandad durante la soberanía papal medieval en Europa. Los “gentiles” están en el patio exterior, lo que significa que ¡son adoradores de Dios! Son cierta clase de cristianos. Pero engañados, pues “crucifican a Cristo” simbólicamente en la forma de sus seguidores, al apostatar y apartarse del verdadero culto y perseguir a los otros cristianos, como da a entender el versículo 8 del mismo capítulo que analizaremos luego con más detalle.

En este sentido, los “gentiles” del patio exterior que “ pisotean ” durante 1260 años a la comunidad de los justos son los inquisidores y perseguidores del catolicismo romano. Recuerde que fue el “cuerno pequeño”, Roma papal que “ pisoteó ” parte del ejército y de las estrellas del cielo. Dan. 8:10, 13.  

Pero hay una gran diferencia entre los dos grupos de cristianos durante la fase del “desierto” de los 1260 años. ¡A los cristianos del bando perseguidor no se los “mide”! El versículo dice: “ déjalo aparte ”. La palabra griega traducida como “dejar” es inclusive más fuerte, pues significa “arrojar” o “descartar”.

Aquí las Sagradas Escrituras nos muestran un juicio de separación entre verdaderos y falsos cristianos. Un juicio de separación entre los seguidores de las verdaderas enseñanzas de la Palabra de Dios y  los que meramente profesan ser cristianos pero en realidad son “gentiles” o “paganos” como lo describen otras traducciones. Son personas que aparentan ser cristianos pero en realidad siguen el paganismo, muchas veces inconscientemente, siendo engañados por el sistema del Vaticano. Recordemos el tema 22 de este seminario donde vimos todas las enseñanzas y prácticas paganas que han sido introducidas a la religión del Catolicismo Romano como por ejemplo: la venta del perdón, la idolatría, el descanso durante el día del sol, la oración a los santos, la inmortalidad del alma, las tradiciones, las inquisiciones, las blasfemias haciéndose pasar por Dios en la tierra aseverando poder perdonar pecados, el cambio de la ley de Dios al eliminar el segundo mandamiento, dividir el décimo en dos y cambiar el cuarto, etc.

¡Pero nunca debemos olvidar que Dios en su misericordia perdona a todos aquellos que han estado en oposición a Él sin siquiera saberlo; ignorando que hacían lo incorrecto, como indican los siguientes dos versículos!  

“Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.” Hech. 17:30.

San Pablo habla de su propia experiencia diciendo: “… habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad.” 1 Tim. 1:13.

  • ¡Así que aunque una haya sido idólatra, blasfemo, injuriador e incluso perseguidor, pero lo hizo por ignorancia, Dios lo perdona si la persona se arrepiente de corazón y cambia de camino!

Los dos testigos

Los dos testigos “Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Estos testigos son los dos olivos , y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra… estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra.” Ap. 11:3, 4, 10.

La Biblia da nuevamente varios nombres para identificar una misma cosa . Para el tiempo profético de los “1260 días” hubo tres diferentes nombres. Aquí hay cuatro diferentes nombres para los “dos testigos”.

El libro de Zacarías nos provee incluso de un quinto nombre para estos “ dos olivos ”, diciendo que “Estos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra ”. Zac. 4:3, 14. 

Los “dos testigos” que profetizan, es decir predican las profecías bíblicas durante los 1260 años de la soberanía papal en Europa, ¡“están en pie delante del Dios de la tierra ”! Tome nota que ¡no están de pie delante del Dios del cielo ! Ellos se están enfrentando al diablo que es identificado como “el dios de este mundo”. 2 Cor. 4:4. El hecho de estar delante del enemigo significa que están en su contra. Tal como Nimrod, el fundador del reino del reino de Babilonia y de la torre de Babel, estaba delante del verdadero Dios, Creador de los cielos y de la tierra. Gén. 10:9. Pero como vimos en el tema xxx el hecho de estar delante de Dios significaba estar en su contra, enfrentándolo.

De esta manera los dos testigos se enfrentan al diablo y a sus sistemas en esta tierra, estando en su contra. Estos dos testigos tienen el valor de mantenerse en pie sin someterse a los engaños y las amenazas de los sistemas terrenales y babilónicos que el diablo ha establecido y controla en este mundo. El diablo desea que todos los seres humanos se postren a sus pies y le adoren aceptando su soberanía y sus interpretaciones proféticas y sus enseñanzas paganas y contrarias a las de Dios. A Jesucristo le ofreció incluso los reinos y la gloria terrenal para que se someta. ¡Pero Jesús se mantuvo en pie rechazando y resistiendo! Mat. 4:8-10. Igual como los tres amigos de Daniel se mantuvieron en pie frente a la estatua de oro de Babilonia. Dan. 3:12. ¡ Estar de pie es resistir la prueba y la tentación, resistir aún frente a la amenaza de muerte y vencer! Por lo tanto solo los victoriosos estarán un día en pie ante el Dios Creador de los cielos y de la tierra, sobre el mar de vidrio. Ap. 6:17; 15:2.

Estos “dos testigos” atormentan de alguna manera a los moradores de la tierra al dar su testimonio. En el siguiente tema veremos con claridad lo que esto significa. Pero ya podemos darnos cuenta que su mensaje no es popular, pues enfrentan dura resistencia y oposición durante los 1260 años al dar su testimonio con firmeza durante este período obscuro. Con razón que están “ vestidos de cilicio ” al transmitir su mensaje durante la época de la soberanía papal en Europa.

Vestidos de cilicio

Estar vestido de cilicio significa arrepentimiento y el deseo de volver a la armonía con Dios. Estos “dos testigos” proclaman al mundo el mensaje de volver a Dios . ¡Ellos llaman al arrepentimiento !

He aquí unos cuantos versículos que confirman este significado.

  • “Ay de ti, Corazín! Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza.” Mat. 11:21.
  • “Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza.” Dan. 9:3. 
  • “Por esto vestíos de cilicio , endechad y aullad; porque la ira del Señor no se ha apartado de nosotros.” Jer. 4:8.

Recordemos la historia de Jonás que fue enviado a la ciudad impía de Nínive para proclamar su destrucción por causa de su maldad. Pero los habitantes se arrepintieron vestidos de cilicio .

“Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua; sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos . ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos? Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino ; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo.” Jonás 3:6-9.

Los dos olivos

Los dos olivos y los dos candelabros (o candeleros ) son a la vez los dos ungidos como veremos en el pasaje del profeta Zacarías del Antiguo Testamento que leeremos a continuación. Todos ellos forman una unidad inseparable y están íntimamente relacionados. De antemano sea dicho que los dos olivos producen aceite , el principal combustible de la antigüedad, que es vertido en los tubos del candelabro para que sus lámparas puedan estar encendidas e iluminar con su luz . El ángel le explicó que todo esto es una representación del Espíritu Santo que realiza la obra en lugar de ejércitos y/o fuerzas humanas.   

“He mirado, y he aquí un candelabro todo de oro, con un depósito encima, y sus siete lámparas encima del candelabro, y siete tubos para las lámparas que están encima de él; Y junto a él dos olivos , el uno a la derecha del depósito, y el otro a su izquierda. Proseguí y hablé, diciendo a aquel ángel que hablaba conmigo: ¿ Qué es esto, señor mío ? Y el ángel que hablaba conmigo respondió y me dijo: ¿No sabes qué es esto? Y dije: No, señor mío. Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra del Señor… que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho el Señor de los ejércitos … Hablé más, y le dije: ¿ Qué significan estos dos olivos a la derecha del candelabro y a su izquierda? Hablé aún de nuevo, y le dije: ¿Qué significan las dos ramas de olivo que por medio de dos tubos de oro vierten de sí aceite como oro? Y me respondió diciendo: ¿No sabes qué es esto? Y dije: Señor mío, no. Y él dijo: Estos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra.” Zac. 4:2-6, 11-14.

La inspiración de la Palabra de Dios

Todas las Sagradas Escrituras fueron inspiradas por Dios:

Toda la Escritura es inspirada por Dios …” 2 Tim. 3:16

Y para ser más precisos por el Espíritu Santo:

“… entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,  porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo .” 2 Pedro 1:20, 21.

La Palabra de Dios es luz

La Palabra de Dios es luz “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. La exposición de tus palabras alumbra; Hace entender a los simples.” Salmos 119:105, 130.

“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones.” 2 Pedro 1:19.

Los dos “testigos”, “olivos”, “candeleros”, “ungidos” y “profetas”, son

la Palabra de Dios , y para ser más precisos, el Antiguo y el Nuevo Testamento .

Los dos testigos

Un testigo da testimonio. ¡El testimonio escrito tiene aun más fuerza que el testimonio oral! Son las Sagradas Escrituras en conjunto (el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento) que dan testimonio de Jesucristo , siendo su testigo fiel y verdadero.

 “Escudriñad las Escrituras ; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí .” Juan 5:39.

Es el evangelio del reino contenido en la Palabra de Dios que debe ser predicado para testimonio a todas las naciones de la tierra antes que venga el fin.

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” Mat. 24:14.

  • ¡Los “dos testigos” no se limitan a la Palabra de Dios escrita , sino son además los que la predican!  Los “dos testigos” son los mensajeros de la verdad y de las profecías contenidas en las Sagradas Escrituras.

Un testigo es alguien que da testimonio de algo. La palabra griega en el Nuevo Testamento relacionada a “testigo” es “martureo” que es traducido como “mártir”. De esta manera ¡“los dos testigos” se refieren a los que proclamaron la Palabra de Dios durante los 1260 años mediante su palabra, su vida y su muerte, dando testimonio de su fe en Dios y en su Palabra!

Acerca de los mártires dice:

“Y ellos le han vencido [al diablo] por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos , y menospreciaron sus vidas hasta la muerte .” Ap. 12:11.

En este sentido se aplica también el versículo que hemos estudiado al fin del capítulo 10 del Apocalipsis:

“Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes.” Ap. 10:11.

  • Los que dan testimonio de la Palabra de Dios, su verdad, sus profecías y sus mandamientos son los que “profetizan”, es decir predican y enseñan las profecías de las Sagradas Escrituras a los pueblos, las naciones, las lenguas y los reyes.

 “… recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra .” Hech. 1:8.

Como vimos antes, los “dos testigos” están vestidos de cilicio pues, proclaman la verdad y llaman al arrepentimiento y a la conversión a Dios. La experiencia de San Pablo al respecto era esta:

“… sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.” Hech. 26:20.

Los dos profetas

La Palabra de Dios en su conjunto está llena de profecías. En realidad dos tercios de las Sagradas Escrituras son profecías. Recuerde que la profecía es el futuro predicho y la historia es la profecía cumplida. Incluso hay libros netamente proféticos en la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento como también en el Nuevo Testamento. Es por eso que “los dos testigos” reciben también el nombre de “los dos profetas”

Las consecuencias de querer dañar la Palabra de Dios

 “Si alguno quiere dañarlos [a los dos testigos], sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran.” Ap. 11:5, 6.

Estos dos versículos describen el poder de los “dos testigos” y presentan una advertencia contra los enemigos de las Sagradas Escrituras. Si alguien quiere dañar a la Palabra de Dios cosechará un castigo de fuego . Sabemos que esto se aplicará durante el retorno de Cristo y tras el milenio en el infierno.

“… pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos .” 2 Pedro 3:7.

“Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno , y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa ; aquel día que vendrá los abrasará , ha dicho el Señor de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama.” Mal. 4:1.

“Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego .” Ap. 20:15.

La manera en la cual los enemigos de la verdad podrían tratar de “dañar la Palabra de Dios” es oponiéndose a su testimonio, corrompiéndola o pervirtiéndola con el fin de desviar o engañar a la gente. Otra manera de “dañar la Palabra de Dios” es añadiendo o quitando parte de sus mensajes.

“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas , Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida , y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” Ap. 22:18, 19.

El versículo dice además que si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera .”

Las Sagradas Escrituras advierten: “Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto.” Ap. 13:10.

  • Un ejemplo de este cumplimiento veremos en el siguiente tema acerca de la Revolución Francesa que puso fin a la soberanía papal al cabo de los 1260 años. Además veremos que lo que el papado hizo durante los siglos de su soberanía, prohibiendo la traducción y lectura de la Palabra de Dios aparte de oponerse a sus enseñanzas distorsionándolas; y matando y llevando en cautividad a los que lo hicieron, le fue devuelto igual, cosechando lo que había sembrado.

Elías y Moisés

Profeta ElíasEl texto de Ap. 11:5, 6 que acabamos de analizar parcialmente nos proporciona además un nivel aún más amplio y profundo de

conocimiento, pues menciona los hechos que realizaron dos hombres santos de la antigüedad por mandato de Dios. 

Fue el profeta Elías que cerró el cielo, impidiendo la lluvia durante tres años y medio provocándose una gran hambruna. Vea Lucas 4:25 y 1 Reyes 17:1-7. Esta relación se profundiza al considerar que un poco más allá, en Ap. 11:9, menciona también un lapso de tres días y medio que equivalen a tres años y medio según el principio “día por año” aplicado a tiempos proféticos. Fue además el profeta Elías, delante del cual Dios hizo caer fuego del cielo contra los falsos profetas de su época. 1 Reyes 18:20-40.

Moisés Y fue mediante el profeta Moisés que Dios derramó las plagas que devastaron el impío e idólatra país de Egipto, convirtiendo las aguas del Nilo en sangre . Vea Éxodo 7:14-18. Esta relación se profundiza más tomando en cuenta que unos cuantos versículos más tarde, en Ap. 11:8, menciona también el país de Egipto en un sentido muy negativo.

El versículo en cuestión dice además que los “dos testigos”, es decir las Sagradas Escrituras, tienen el poder “para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran”. Ap. 11:6. Esto significa que la Palabra de Dios puede derramar sus plagas, juicios y castigos tan a menudo como se indique en sus páginas. Recuerde que las plagas caerán sobre todos aquellos que quieran dañar la Palabra de Dios cambiándola. Ap. 22:18.

  • El Antiguo Testamento es el testimonio de los profetas y el Nuevo Testamento es el testimonio de los discípulos y apóstoles . Ambos constituyen el testimonio de Jesucristo que fue transmitido durante los 1260 años de la soberanía papal cuando la luz de la Palabra de Dios en su conjunto fue despreciado oficialmente desde la sede del control religioso en Europa.

Las consecuencias del rechazo de la Palabra de Dios fueron realmente graves durante esas épocas medievales. Las plagas que Dios trajo como consecuencia, trajeron graves sufrimientos sobre los habitantes de aquellas épocas. Hubo terribles epidemias como la “muerte negra”, más conocida como “la peste”. También hubo hambrunas fatales. Solamente durante los años 970 d.C. y 1048 d.C. la historia nos revela que hubo 48 años de hambre. Además hubo muchas guerras como contra los musulmanes.

Sabemos que Moisés y Elías, que ni siquiera son mencionados en los versículos con sus nombres, sino tan solo insinuados mediante los actos que realizaron, aparecen en este contexto como símbolos . Moisés y Elías no son literalmente los “dos testigos”, pues sabemos que ellos no profetizaron ni predicaron literalmente durante los 1260 años de la soberanía papal. Ellos son una representación de todos aquellos hijos de Dios que proclamaron las Sagradas Escrituras durante esa época medieval.

  • El único pasaje en el Nuevo Testamento en el cual aparecen Elías y Moisés juntos se encuentra en el relato del “monte de la transfiguración” en Mateo 17:1-8.
  • El único pasaje del Antiguo Testamento en el cual aparecen Elías y Moisés juntos se encuentra en Malaquías 4:4-6. De paso sea dicho que este pasaje marca l a transición entre el Antiguo y el Nuevo Testamento , siendo ¡el último pasaje del Antiguo Testamento!

Mediante Elías y Moisés, Apocalipsis 11 nos presenta una ori entación dual . Moisés representa y señala hacia el pasado , recordándonos a ser fieles al Pacto Antiguo. Moisés representa el Antiguo Testamento. La Tora se originó con él. Y Elías representa y señala hacia el futuro , hacia la promesa del Mesías venidero. Los cristianos en el tiempo de Jesús relacionaron la llegada del Mesías con el profeta Elías. También la tradición judía relaciona la persona de Elías con la esperanza mesiánica. Recordemos el nacimiento de Juan el bautista que iba a prepara el camino de Jesucristo. El ángel dijo a Zacarías su padre, que Juan iría delante del Señor “ con el espíritu y el poder de Elías ”. Vea Lucas 1:13-17; Mat. 17:10-13. Existen además leyendas, prácticas litúrgicas y canciones nostálgicas del sábado que se refieren a Elías en expectación del Mesías.

Por lo tanto, Moisés nos señala hacia atrás a la Tora del Antiguo Testamento y Elías nos señala hacia adelante a la esperanza mesiánica del Nuevo Testamento. Y no es coincidencia, pues las dos revelaciones de Dios, el Antiguo como también el Nuevo Testamento, son testigos que juegan su rol importante.

  • La Biblia es un conjunto de dos documentos inseparables. ¡Ambos testamentos se complementan y se necesitan mutuamente! No se las puede separar.

Las personas que transmiten la Palabra de Dios

Las personas que transmiten la Palabra de DiosAl presentar ambos testimonios de las Sagradas Escrituras como “dos testigos”, y relacionarlos con dos hombres santos, Dios hace un énfasis y una referencia especial hacia las personas que las transmiten. Pues la preocupación y el interés de Dios se manifiesta en primer lugar por las personas que sufrieron por causa de la verdad contenida en sus testimonios divinos. Vea Ap. 11:3, 7 y recuerde Ap. 12:11. Sin el testimonio de carne y sangre de los fieles hijos de Dios, la Biblia sería un libro sin voz. Sería un documento con letras muertas empolvado en un museo.

¡Los que preservaron la Palabra de Dios fueron los judíos y los cristianos! Los judíos preservaron el Antiguo Testamento con sus profecías, transcribiéndolas con mucho cuidado. Y los cristianos preservaron el Nuevo Testamento con sus profecías, transcribiéndolas también con mucho cuidado y llevando el mensaje de la gracia y del amor de Dios al mundo.

  • ¡Sin los judíos y los cristianos no hubiera acceso a los santos escritos! 

Desafortunadamente un testimonio siempre ha sido rechazado, ignorado o usado con negligencia: El Antiguo Testamento y la Tora por los cristianos. Y el Nuevo Testamento y el Mesías por los judíos.

¡Pero ambos testimonios se necesitan el uno al otro y tienen que sobrevivir juntos! Se iluminan y complementan mutuamente. ¡Si quitamos cualquiera de los dos distorsionamos o destruimos parte de la revelación! Los dos son una unidad inseparable. He aquí un ejemplo: La base para interpretar el Apocalipsis es Daniel. Sin el libro de Daniel del Antiguo Testamento el Apocalipsis del Nuevo Testamento se mantiene oscuro. Ambos libros proféticos utilizan la misma perspectiva, las mismas alusiones, el mismo lenguaje como también los mismos símbolos y tiempos proféticos.

También tu y yo debemos ser “los dos testigos”. Cada uno de nosotros debe vivir y transmitir las enseñanzas de la Palabra de Dios en su conjunto, sin quitar ni añadir nada. Tal como la Biblia fue inspirada y ungida por el Espíritu Santo, siendo una luz en el mundo, nosotros también debemos ser llenos del Espíritu Santo y ser luces en este mundo transmitiendo las profecías. Si morimos proclamando la verdad resucitaremos como Moisés. Y si vivimos cuando retorne el Señor Jesús proclamando la verdad iremos vivos al cielo, tal como lo experimentó Elías. De tal manera Moisés y Elías representan a todos los fieles hijos de Dios que a través de la historia humana han enseñado las Sagradas Escrituras y llamado al arrepentimiento y a la armonía con Dios.

Autor: Enrique Rosenthal
Vea el siguiente tema >> “Apoc. 11 – Bestia del abismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 .

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Boletín profético

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.