«

»

Coalición Evangélica Líder opina sobre el Cambio Climático

Retreating glacier in the Arctic

26.10.2015 / Estoy ansioso como un jadeante perro labrador por decir esto: Gloria a la Asociación Nacional de Evangélicos, una alianza que representa 45,000 iglesias locales, 40 denominaciones e incalculable número de individuos. Leith Anderson, presidente de NAE (Asociación Nacional de Evangélicos), usted también, Galen Carey, Vicepresidente de relaciones gubernamentales para la NAE, hagan una ovación. Escuché que los miembros del directorio Jo Anne Lyon y Joel Hunter merecen un aplauso. El Directorio de NAE mostró coraje moral en su reciente resolución, “Cuidando la Creación de Dios: Un Llamado a la Acción.” Su lema: «El cambio climático amenaza la vida y el sustento de los ciudadanos más pobres de mundo.” Es de suma importancia. Termina con una brecha en la que de otra manera solo sería una fuerte organización intelectual y contradice el mito de que todos los evangélicos diezman a la Sociedad de la Tierra Plana (pensamiento dogmático y adherencia irracional a las tradiciones). La NAE se estableció en 1942 sobre la premisa de que no necesitamos descalificar nuestra mente cuando abrimos nuestras Biblias. Su fundador y presidente Harold Ockenga logró arrastrar a Protestantes tradicionales desde su atolladero fundamentalista, que inició a principios del siglo 20 como un noble llamado a los “fundamentos” pero que rápidamente se sumergió ahogándose en las arenas movedizas del anti intelectualismo. Ockenga, Carl Henry, Harold Lindsell y otros autoproclamados cristianos “neo-evangélicos” o “nuevos evangélicos,” pero estos adjetivos eventualmente declinaron. Ellos simplemente serían conocidos como teológos sofisticados, comprometidos culturalmente y no como “evangélicos” reaccionarios.

Su alianza ha pagado largamente su factura. Su infraestructura del 2004 para los compromisos sociales delineó siete campos de acción vitales: libertad religiosa, vida familiar e hijos, la santidad de vida, cuidado de los pobres y desamparados, derechos humanos, la paz y el cuidado de la creación. El panfleto de Dorothy Boorse en el 2011 “Amando Lo menos de Estos: Abordando un Medio Ambiente Cambiante, destaca que “los cambios en el medio ambiente” golpea a los pobres. Pero es necesario vencer un obstáculo más: murmurar estas palabras prohibidas, “cambio climático.” Después de todo, Anderson, Lyon y Hunter han firmado peticiones exigiendo acciones gubernamentales; Carey asistió a conferencias (Yo lo sé, me encontré con él en una de ellas; es un buen sujeto); y era un secreto a voces que muchos líderes –incluyendo a Anderson- estuvieron presionando para mencionar lo inmencionable. Alas, un oponente de las minorías, que dirige un consenso –impulsando una decisión a paso de caracol (muy lenta). Algunos evangélicos exasperados urgieron a la NAE que lo transformaran por lo menos en una tortuga. Yo estaba entre ellos.

No necesito lloriquear más.

La resolución se hace eco de las declaraciones papales ligando el calentamiento de la tierra con el cuidado de los pobres: “Un cambio climático pone en peligro la vida y el sustento de los ciudadanos mas pobres del mundo.” Inclina su sombrero a los “líderes evangélicos de de todo el mundo” que tomaron la delantera respaldando y promocionando los principios del Compromiso de Lausana Ciudad del Cabo, que cita la necesidad de la mayordomía del hombre “sobre la rica abundancia de la creación de Dios.” Esta mayordomía demanda “el cuidado de la tierra y todas sus creaturas, porque la tierra pertenece a Dios, no a nosotros. Hacemos esto en el Nombre de Jesús el Señor que es el Creador, Dueño, Sustentador y Redentor, heredero de toda la creación.”

El consejo está en armonía con el Papa Francisco: “Lamentamos el sobre abuso extendido y destrucción de los recursos de la tierra, incluyendo su biodiversidad.  Es probable que actualmente el más serio y urgente reto enfrentado por mundo físico sea el cambio climático. Este afectará desproporcionadamente a aquellos en los poblados más pobres, porque es allí que los climas extremos serán más severos y donde la capacidad de adaptación al cambio es menor. La pobreza mundial y el cambio climáico necesitan ser combatidos juntos y con igual urgencia.”

Hubo además un llamado a “adoptar estilos de vida que renuncien a los hábitos de consumo que son destructivos o contaminantes, junto con un emplazamiento que presione a los gobiernos para enfrentar “la destrucción ambiental y los potenciales cambios climáticos (¿escuchan ustedes los del Comité Republicano Nacional de los EUA?).” Finalmente, los creyentes tendría que “reconocer y fomentar este llamado misional” de quienes trabajan los recursos de la tierra y restauran el ambiente.

Cosas de Dios.

Supongo que los quisquillosos siempre tendrán objeciones. Quejándose de -que es lo que te toma tanto tiempo-; estimulando afirmaciones como dijiste aquello o no dijiste aquello, y… podríamos seguir indefinidamente: podemos seguir haciendo pucheros. Afortunados nosotros. Eso no es para mí –especialmente desde que anticipe respuestas negativas de los que pertenecen a iglesias que todavía clasifican la afirmación de la evidencia científica como Herejía número uno. Sin duda algunos cerrarán filas alrededor de sus inversiones y llorarán por escapar. Es hora de correr en defensa de nuestros hermanos y hermanas. La NAE se tomó un riesgo y yo elogio eso. Sus líderes tendrá que inclinarse ante esto una vez más, por el puro gusto de hacerlo.

Artículo por: Charles Redfern (Escritor, activista y pastor) /

Artículo traducido por Marcia Samayoa

Fuente: http://www.huffingtonpost.com/charles-redfern/woot-a-leading-evangelica_b_8387174.html?ncid=txtlnkusaolp00000592 (Igual fuente foto)

Comentario: 

La Asociación Nacional de Evangélicos, una alianza que representa 45,000 iglesias locales, 40 denominaciones e incalculable número de individuos emitió la reciente resolución, “Cuidando la Creación de Dios: Un Llamado a la Acción.” Su lema: «El cambio climático amenaza la vida y el sustento de los ciudadanos más pobres de mundo.” De esta manera el consejo está en armonía con el Papa Francisco y su encíclica «Laudato Si»: “Lamentamos el sobre abuso extendido y destrucción de los recursos de la tierra, incluyendo su biodiversidad.  Es probable que actualmente el más serio y urgente reto enfrentado por mundo físico sea el cambio climático. Este afectará desproporcionadamente a aquellos en los poblados más pobres, porque es allí que los climas extremos serán más severos y donde la capacidad de adaptación al cambio es menor. La pobreza mundial y el cambio climáico necesitan ser combatidos juntos y con igual urgencia.” De esta manera están también en armonía con el «Parlamento de las Religiones Mundiales» para enfrentar el cambio climático y unir las comunidades religiosas y espirituales con el fin de salvar el medio ambiente. Fuente. Las religiones del mundo están uniéndose frente a este supuesto `enemigo común´ del `cambio climático´ y del `calentamiento global´ provocado supuestamente por las actividades humanas. El fin será el Nuevo Orden Mundial bajo el papado del Vaticano y la `ley dominical´. Vea el vídeo: «La gran mentira del calentamiento global».

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.