«

»

El Papa Francisco dice que no es necesario creer en Dios

el-papa-francisco-dice-que-no-es-necesario-creer-en-dios31.12.2014 / “Dios perdona a quien obedece a su propia conciencia”. Con estas palabras, el Papa Francisco respondió hoy, en una carta abierta a Eugenio Scalfari, fundador del diario “La Repubblica”, un periodista agnóstico. La carta, de cuatro páginas, está dirigida a los no creyentes, y es una respuesta a una serie de artículos publicados por Scalfari. “La misericordia de Dios no tiene límites si se le dirige con el corazón sincero y arrepentido. La cuestión para quien no cree en Dios es obedecer a su propia conciencia”, responde Francisco a la pregunta sobre si el Dios de los cristianos perdona a quien no cree. “Escuchar y obedecer (a la conciencia) -explica Jorge Bergoglio- significa decidir ante lo que se percibe como el bien o como el mal. Y sobre esta decisión se juega la bondad o la maldad de como actuamos”.

También responde a otros temas presentados por Scalfari, como si es pecado o un error creer que no existe un “absoluto” y sobre ello expresa que tampoco para quien cree se puede hablar de “verdad absoluta”, pues “la verdad, según la fe cristiana, es el amor de Dios por nosotros en Jesucristo y por tanto la verdad es una relación”. “Cada uno recibe la verdad y la expresa a partir de si mismo, de su historia, de su cultura y de la situación en dónde vive”, añade.

En otro pasaje de la carta, Bergoglio hace referencia a los “hermanos judíos” a quien asegura “han conservado su fe en Dios y por ello nunca se les estará lo suficientemente agradecidos como Iglesia y como humanidad”.

Francisco termina su carta asegurando que “la Iglesia, a pesar de toda su lentitud, las infidelidades, los errores y los pecados que puede haber cometido y que puede todavía cometer a través de aquellos que la componen, no tiene otro sentido que el de vivir y dar testimonio de Jesús”.

Fuente: http://www.alertadigital.com/2013/09/15/el-papa-francisco-dice-ahora-que-no-es-necesario-creer-en-dios/

Comentario: 

El papa dice que «Dios perdona a quien obedece su propia conciencia», dirigiéndose a los agnósticos y ateos en Italia. Es cierto que Dios perdona a las personas que no han conocido la ley, ni la palabra de Dios, si estas siguen los dictados de su conciencia, que es la voz del Espíritu Santo. Esto se puede aplicar por ejemplo a alguna tribu desconocida en la selva amazónica o a personas de un continente pagano que nunca escucharon hablar de Jesús, ni de la Biblia, ni de su ley, porque viven en un lugar donde no se predicó todavía el evangelio; !pero no se aplica a las personas que sí han escuchado acerca de Jesucristo, su santa Palabra y su ley! como explica San Pablo: «Porque no hay acepción de personas para con Dios. Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados; porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados. Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.» Romanos 2:11-16. Es por eso que Pablo instruye, que la desobediencia hacia la ley de Dios recién es pecado para el hombre, a partir del momento en que se le enseña que es pecado: «¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.» Romanos 7:7. Pablo ilustra esta verdad maravillosamente cuando habla de la población muy religiosa de la capital griega de Atenas que vivía en aquel entonces entregada a la idolatría, no sabiendo que era una práctica ofensiva y pecaminosa ante los ojos de Dios. Entonces Pablo les explicó la falacia de la idolatría como podemos leer en Hechos 17:16-29. Y entonces les dijo finalmente las siguientes palabras maravillosas: «Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.» Hechos 17:30, 31. Así que Dios pasa por alto el tiempo de nuestra ignorancia respecto a su voluntad divina, por su gran misericordia. En esa fase somos juzgados todavía por medio de nuestra conciencia (en ignorancia frente a la ley de Dios), pero una vez que el ser humano escucha acerca de la voluntad de Dios, ya cambian las cosas y el ser humano !ya no es juzgado por su conciencia sino por su obediencia o desobediencia en la Palabra de Dios!! 

También lo que el Papa Francisco dice acerca de «la verdad» es bastante incompatible con las Sagradas Escrituras. Dice que no hay «verdad absoluta» para el Cristiano y que la verdad se expresa diferente en cada uno según su historia, cultura y situación en dónde vive… La verdad la describe el Papa como «el amor de Dios por nosotros en Jesucristo y por tanto la verdad es una relación». Este último concepto es cierto pero, las Sagradas Escrituras si definen claramente lo que es la verdad (tratándose de verdades absolutas): 1) Jesús es la verdad. Juan 14:6. 2) El Espíritu Santo es la verdad. Juan 14:17; 16:13. 3) Dios Padre es la verdad. Isaías 65:16. 4) La Palabra de Dios es la verdad. Juan 17:17. 5) La santa ley de Dios (sus diez mandamientos son la verdad). Salmos 119:142, 151. 6) La profecía de Daniel 11 y 12 es la verdad. Daniel 10:21; 11:2. 7) El Espíritu Santo nos «guiará a toda la verdad… y os hará saber las cosas que habrán de venir«. Juan 16:13. Etc. Estas verdades claras que nos presenta la Palabra de Dios no tienen diferentes formas de expresión, según la historia, la cultura o situación en donde vive el ser humano. 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.