«

»

El Papa Francisco quiere ser el presidente del mundo

El Papa Francisco se dirigió al Congreso pero habló al mundo

24.09.2015 / El Papa Francisco quiere ser el presidente del mundo. Bien, este no es un puesto en realidad, pero sí está buscando guiar la conversación global. WASHINGTON / No ha anunciado su candidatura… De hecho, el trabajo que busca en realidad no existe. 

Pero con astucia, metódicamente y con un toque de hombre del espectáculo, el sacerdote jesuita argentino de voz suave llamado Jorge Mario Bergoglio  – Francisco (78 años), mostró el jueves que está en carrera para convertirse en el presidente del planeta.
Lo hizo en una ceremonia en el Congreso con la pompa cívica secular en un edificio legislativo masivo que, después de todo, se remonta a la antigua Roma. Devoto como es, y centrado en la fe y la práctica de la Iglesia Católica, Francisco también está haciendo campaña para dirigir el discurso público, laico, y político en todo el mundo. Él argumenta que los dos reinos de la fe y la política son uno, y que las enseñanzas morales y espirituales de la fe deben informar y guiar las decisiones políticas para «nuestra casa común.»

Esto no es una idea nueva, pero parece otra vez que a esta idea le ha llegado su momento oportuno. La propia iglesia de Francisco necesita urgentemente el refrescante aporte de la opinión pública mundial. Los líderes seculares, por su parte, están denostados y el propio gobierno parece haber perdido todo sentido de propósito moral.

Con las habilidades de Bill Clinton y la maestría escénica de Ronald Reagan, Francisco se está vendiendo a sí mismo y su mensaje en Washington como el maestro político que es.

En su discurso ante el Congreso de EE.UU. – el primero que hace un Papa – nunca mencionó directamente el tema del aborto. Defendió la «familia», pero no la definió específicamente por el género o preferencia sexual. No habló de un asalto a la cultura católica o siquiera a la cultura judeocristiana tradicional. Eso es tan a la antigua.

En lugar de eso, Francisco dio una homilía secular de 45 minutos al Congreso sobre la necesidad de que los legisladores estadounidenses respeten la moral comunitaria extraída del evangelio social católico. En términos políticos de Estados Unidos, fue como si este hombre vestido con simples ropas blancas era el líder del ala progresista del Partido Demócrata.

Él rogó a los legisladores estadounidenses – y, por extensión, a los líderes gubernamentales en todo el mundo – a utilizar su poder temporal para elevar a aquellos que viven en la pobreza extrema, para cumplir las promesas de igualdad racial, para hacer la paz con los antiguos enemigos ideológicos, para dar la bienvenida a los inmigrantes con los brazos abiertos, para poner fin a la venta de armas y para salvar la ecología del planeta.

Francisco señaló como ejemplos merecedores de alabanza y emulación a Abraham Lincoln, Martin Luther King Jr., Dorothy Day y Thomas Merton. Era una lista de héroes que, en conjunto, proporcionan una plantilla para la acción del gobierno en nombre de los desposeídos.

Su enfoque viene de sus raíces. En su juventud en Argentina, admiró a Juan Perón, cuya marca de socialismo paternalista, basado en el culto a la personalidad lo impulsó al poder con el apoyo cada vez más entusiasta de la Iglesia Católica. Hoy en día, Francisco maneja con habilidad los medios sociales y su propia popularidad. El desafío del Papa al Congreso fue teóricamente bipartisano, de hecho, universal – en su naturaleza.

Pero si los conservadores en la cámara del Congreso esperaban al menos algunos guiños en su dirección, casi no recibieron ninguno. Los republicanos aplaudieron y se pusieron de pie cortésmente cuando fue necesario. Pero no era su contexto, y, en términos puramente políticos, tampoco era su Papa. Para los republicanos del sur, es difícil imaginar una lista de los héroes menos apetecible que la enumerada por Francisco.

El primer Papa americano llegó a los Estados Unidos justo cuando que la próxima contienda presidencial ocupa un lugar central, y se lanzó justo en medio del debate, y pegó en los temas del cambio climático, la inmigración y la crisis de refugiados.

Políticamente hablando, su asunto del «bien común» tiene un firme lado defensivo: Al llevar el tema lejos de aborto, la orientación sexual y el matrimonio homosexual puede también minimizar el propio registro polémico de la Iglesia sobre las cuestiones del comportamiento sacerdotal.
Pero el nuevo énfasis en la economía, la raza y la justicia social tiene otro objetivo más amplio: ganar nuevos conversos en el mundo en desarrollo, al ofrecerse para dirigir los ejércitos de pobres y desfavorecidos. Para decirlo de otra manera, él está llevando a la iglesia de vuelta a su base original.
Francisco conoce los datos demográficos: En América Latina, África y en otros lugares, la Iglesia Católica está en competencia con el Islam y el protestantismo evangélico. El Papa quiere ganar esa batalla, y Washington fue una parada más en la gira de su campaña.
Fuente: http://www.huffingtonpost.com/entry/pope-francis-world-leader_us_56041e79e4b00310edfa4d0f
Fuente foto: Pope Francis, accompanied by, from left, Vice President Joe Biden, Senate Majority Leader Mitch McConnell of Ky., House Majority Leader Kevin McCarthy of Calif., and House Speaker John Boehner of Ohio, speaks to the crowd from the Speaker’s Balcony on Capitol Hill, Thursday, Sept. 24, 2015, after his address to a joint meeting of Congress making him the first pontiff in history to do so. (AP Photo/Susan Walsh)
Artículo traducido por César Ballardini
Comentario:
Que interesante y acertado como el periodista secular del Huffingtonpost describe el rol del actual obispo de Roma. El dice que «el Papa Francisco quiere ser el presidente del mundo» y que «está buscando guiar la conversación global». Respecto a su discurso reciente en el Congreso de los Estados Unidos dice que «con astucia, metódicamente y con un toque de hombre del espectáculo, el sacerdote jesuita argentino de voz suave llamado Jorge Mario Bergoglio  – Francisco (78 años), mostró… que está en carrera para convertirse en el presidente del planeta.» Además reconoce que «Francisco también está haciendo campaña para dirigir el discurso público, laico, y político en todo el mundo. Él argumenta que los dos reinos de la fe y la política son uno, y que las enseñanzas morales y espirituales de la fe deben informar y guiar las decisiones políticas para «nuestra casa común.» El periodista expresa además que Francisco se desenvuelve magistralmente con «las habilidades de Bill Clinton y la maestría escénica de Ronald Reagan, Francisco se está vendiendo a sí mismo y su mensaje en Washington como el maestro político que es» pues «En su discurso ante el Congreso de EE.UU. – el primero que hace un Papa – nunca mencionó directamente el tema del aborto. Defendió la «familia», pero no la definió específicamente por el género o preferencia sexual… Él habló «a los legisladores estadounidenses – y, por extensión, a los líderes gubernamentales en todo el mundo». El periodista reconoce que «Hoy en día, Francisco maneja con habilidad los medios sociales y su propia popularidad. El desafío del Papa al Congreso fue teóricamente bipartisano, de hecho, universal – en su naturaleza… Francisco conoce los datos demográficos: En América Latina, África y en otros lugares, la Iglesia Católica está en competencia con el Islam y el protestantismo evangélico. El Papa quiere ganar esa batalla, y Washington fue una parada más en la gira de su campaña.»
Apocalipsis 13 se está cumpliendo progresivamente ante nuestros ojos y Roma papal vuelve a tomar control del escenario global. Por favor estudie los temas relacionados a este importante capítulo apocalíptico en este seminario bíblico, profético e histórico, para saber a dónde nos conducirá todo esto.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.