«

»

En el Movimiento Espiritual de la lucha contra el Cambio Climático, el Papa no está solo

En-el-Movimiento-Espiritual-de-la-Lucha-contra-el-Cambio-Climatico-el-Papa-no-esta-solo22.06.2015 / Cuando se trata del cambio climático, el Papa Francisco y muchos líderes religiosos del mundo son cortados con el mismo patrón. Cuando el cardenal Jorge Mario Bergoglio se convirtió en Papa en 2013, el nuevo pontífice tomó el nombre de Francisco en honor a San Francisco de Asís, el predicador del siglo 13 conocido por el gran amor a los animales y la naturaleza. Así que tal vez no es de extrañar que ayer el Papa Francisco entregó por primera vez la encíclica de la Iglesia Católica Romana en el medio ambiente, sobre todo, en materia de cambio climático.

«El clima es un bien común, que pertenece a todos y con significado para todos», escribió.

Católicos consideran encíclicas o cartas papales oficiales, como enseñanzas autoritarias sobre un tema en particular. Están destinadas a instruir como a inspirar a la acción entre el rebaño. La multitud de Francisco es grande- una fuerza de 1.2 billones, pero él tiene la esperanza de provocar que la gente de todos los credos, y de todos los niveles de la sociedad, se unan en la batalla contra el cambio climático. Los líderes mundiales se reunirán en París en diciembre en la conferencia climática de las Naciones Unidas para discutir a fondo los compromisos de reducción de carbono de sus países.

El Papa Francisco estará en París, también, en la lucha por las acciones que considere moralmente necesarias para cuidar de nuestra «sencilla familia humana.» En ese sentido, él no es el único líder de fe que tiene el clima en la mente.

Esto es lo que otras grandes religiones del mundo tienen que decir sobre el tema.

ISLAM (1,6 mil millones de seguidores)

La conciencia ambiental tomo raíces primeramente en el Islam en la década de 1970, con muchos «musulmanes verdes» volteando pasajes del Corán que discuten el carácter sagrado de la naturaleza. No fue sino hasta 2009, sin embargo, que el jeque Ali Gomaa, el Gran Mufti de Egipto-apodado el » Mufti Verde» – anuncio un plan de siete años para que el Islam fuese más amigable con el medio ambiente. «La contaminación y el calentamiento global suponen una amenaza aún mayor que la guerra, y la lucha para preservar el medio ambiente podría ser la manera más positiva de acercar a la humanidad en conjunto», dijo. El plan de Gomaa se centró en Medina, Arabia Saudita, la segunda ciudad más sagrada de la religión, e incluyó los compromisos con las energías renovables y la educación en el cambio climático. A pesar de estos y otros esfuerzos de los activistas de todo el mundo musulmán, la voz de los líderes islámicos ha estado conspicuamente ausente del diálogo mundial sobre el tema. Esto es particularmente preocupante para algunos miembros de la fe, ya que muchos países de tradición islámica son particularmente propensos a los efectos del cambio climático, como la sequía y la subida del nivel del mar. 

CRISTIANISMO ORTODOXO (300 millones)

Al igual que el Mufti Verde, el Patriarca Ecuménico Bartolomé I de Constantinopla, el líder espiritual de la Iglesia Ortodoxa Oriental desde 1991, ha ganado el título de «Patriarca Verde» por su dedicación a los asuntos ambientales. En 2002, Bartolomé, junto con el fallecido Papa Juan Pablo II, abordó el tema de la ética ambiental y desde entonces ha hablado en varias ocasiones sobre la necesidad de proteger el medio ambiente. El año pasado, pronunció un mensaje en la Cumbre Interreligiosa de la ONU sobre el Cambio Climático acerca de abrazar la urgencia del problema. «Cada creyente y cada líder, cada campo y cada disciplina, cada institución y cada individuo deben ser tocados por el llamado a cambiar nuestras maneras codiciosas y hábitos destructivos.»

HINDUISM (1 MIL MILLONES)

La gran mayoría de los hindúes viven en la India, donde los efectos del cambio climático ya están devastando el país. Una reciente ola de calor mató a miles, no fue la primera, y no será la última. Al igual que en el Islam, las escrituras hindúes aluden fuertemente y con frecuencia a la conexión entre los seres humanos y la naturaleza. Estos textos forman la base de la Declaración hindú sobre el Cambio Climático, presentado en una reunión de 2009 del Parlamento de las Religiones del Mundo. En la declaración, los autores aceptan que «siglos de explotación rapaz del planeta nos han alcanzado a nosotros» y el estado declaro que es necesario para la supervivencia un cambio radical en nuestra relación con el planeta. La declaración también reconoce que «puede ser demasiado tarde para evitar el cambio climático drástico» y anima a las respuestas compasivas a «esos desafíos calamitosos como los desplazamientos de población, la alimentación y la escasez de agua, tiempo catastrófico, y la enfermedad generalizada.»

PROTESTANTISMO (814 MILLONES)

Protestantes evangélicos: Gran parte de la atención cristiana no católica sobre el cambio climático se ha centrado en el calentamiento global, dicen, que es un proceso natural provocado por Dios, no los seres humanos. [El senador Inhofe y un grupo de evangélicos conocido como la Alianza Cornwall, dijeron que] «no hay evidencia científica convincente de que la contribución humana a los efectos de los gases de invernadero está provocando el calentamiento global peligroso», en una declaración oficial en 2009. En abril, la alianza respondió directamente a las noticias de la próxima encíclica con una carta abierta al Papa Francisco delineando por qué «es imprudente e injusto a adoptar políticas que requiere un menor uso de combustibles fósiles para la energía» y alentaron al Papa para «asesorar a los líderes mundiales a rechazarlos.»

Sin embargo, alrededor del 35 al 45 por ciento de los evangélicos, no son miembros del coro de la negación. La científico del clima Katharine Hayhoe, por ejemplo, no encuentra que su fe está en conflicto con los hechos sobre el calentamiento global inducido por el hombre. «La Biblia es en realidad muy clara en que hay consecuencias por tomar malas decisiones. Siembre las semillas, recoja el fruto. El cambio climático es la consecuencia de hacer algunas malas decisiones «, dice en un artículo sobre la Tierra del 2012, sobre sus esfuerzos para llegar a su comunidad religiosa. Asociaciones como la Iniciativa Climática Evangélica y la Asociación Nacional de Evangélicos* también han aceptado que el cambio climático es antropogénico, y en 2013 más de 200 científicos evangélicos publicaron una carta pidiendo al Congreso abordar el cambio climático. «Nuestra nación le ha encomendado el poder político; mientras le suplicamos a usted que dirija en este tema y establezca políticas este año que protejan nuestro clima y nos ayude a todos a ser mejores administradores de la Creación «, escribieron.

Protestantes principales: Mientras tanto, muchas otras denominaciones protestantes han asumido compromisos serios para combatir el cambio climático, y la Iglesia Unida de Cristo conduce el camino. Se emitió una resolución en 2007 admitiendo «complicidad cristiana en el daño que los seres humanos han causado al sistema climático de la tierra», y en 2013, se convirtió en la primera denominación de Estados Unidos a deshacerse de los combustibles fósiles. Todos los Episcopales, Anglicanos y Presbiterianos han abordado los retos mundiales del cambio climático. Y en 2008, los líderes prominentes de la Iglesia Bautista del Sur, la mayor denominación Protestante en los Estados Unidos con 16 millones de fieles, desafiaron la postura oficial de la denominación al declarar que «los seres humanos deben ser proactivos y tomar la responsabilidad de nuestras contribuciones al cambio climático – grande y pequeña”.

BUDISMO (488 millones)

Usted sabe que el cambio climático es un problema grave si el Dalai Lama está considerándolo más apremiante que la independencia del Tíbet. En una conversación del 2011 con el embajador de Estados Unidos de la India, el líder religioso dijo que «la fusión de los glaciares, la deforestación y el agua cada vez más contaminada por los proyectos mineros» eran problemas que no podían esperar. Antes de eso, como parte de una declaración Budista científicamente fundamentada en el 2009 sobre el cambio climático citando las «consecuencias ecológicas de nuestro karma colectivo», el Dalai Lama endoso la meta de las 350-partes-por millón para las emisiones de carbono. Más recientemente, en 2014, el cito la urgente necesidad de acción por el clima: «El peor aspecto posible del cambio climático es que va a ser irreversible e irrevocable. Por lo tanto, existe la urgencia de hacer todo lo posible para proteger el medio ambiente mientras podamos”.

SIJISMO (27 millones)

Cerca del 80 por ciento de todos los sijs viven en la región de Punjab de la India, una zona ya muy afectada por el cambio climático. Punjab es el granero del país, y la extrema sequía está amenazando a los agricultores, por no hablar de todo el sistema agrícola. Con esto en mente, los líderes prominentes sijs unieron sus fuerzas en 2009 para crear EcoSikh, un grupo dedicado a «promover el cuidado del medio ambiente.» Ese año, un mes antes de las conversaciones sobre el clima en Copenhague, el grupo se asoció con las Naciones Unidas y otros grupos de fe y anunció un plan de cinco años para ayudar a frenar el cambio climático. En septiembre pasado, EcoSikh emitió una declaración oficial sobre el cambio climático, la primera de su tipo de una organización sijs. «Está muy claro que nuestra acción ha causado un gran daño a la atmósfera y se proyecta que causara aún más daño si se deja sin controlar», declaró. «A medida que los sijs, hacemos un llamado a los legisladores, líderes religiosos y ciudadanos del mundo a tomar medidas concretas para reducir las emisiones de carbono y la protección del medio ambiente. Como sijs nos comprometemos a tomar acciones concretas con nosotros mismos. Tenemos la responsabilidad de seguir las enseñanzas de nuestros gurús ‘y proteger a los más vulnerables «.

JUDAÍSMO (14 millones)

Muchos grupos judíos e individuos se han ocupado de las cuestiones ambientales durante años, pero sólo han comenzado a hacer declaraciones oficiales y llamados a la acción sobre el cambio climático en los últimos años. En 2009, la Comisión de Acción Social de la Unión para la Reforma del Judaísmo emitió una resolución sobre el «desafío sin precedentes del cambio climático debido a las emisiones de gases de efecto invernadero» y la necesidad de una acción urgente. Pero como los informes Remitidos, la Marcha de la Gente sobre el Clima en Septiembre fue lo primero que catalizó a muchos grupos judíos-incluyendo los Conservadores, de Renovación y Reconstruccionistas-para que apoyaran el evento del llamado a los líderes para llegar a un sólido acuerdo internacional sobre cambio climático. El movimiento ortodoxo ha sido un poco más reacio, sin embargo. Sus principales organizaciones, la Unión Ortodoxa y el Consejo Rabínico de América, fueron claros en la dirección que tomaría la marcha, preocupándose que podrían ser «políticamente secuestrados.»

BAHA’I (7 MILLONES)

La fe bahá’í se centra en principios como la unidad, la justicia, la igualdad y el altruismo, y sus enseñanzas a promover el acuerdo de la ciencia y la religión. Es apropiado, pues, que la Comunidad Internacional Bahá’í haya abordado públicamente el calentamiento global durante años. En una declaración de 2008, el grupo destacó la necesidad individual, comunitaria, nacional, y la respuesta internacional al cambio climático, y en 2009 presentó (junto con EcoSikh) un plan de acción de siete años para enfrentar el problema. El año pasado, Peter Adriance, el representante para el desarrollo sostenible de los bahá’ís en los Estados Unidos, se pronunció en apoyo a las nuevas reglas de la administración de Obama que limitan la contaminación de carbono de las centrales eléctricas. «Más que simplemente una cuestión ambiental, el establecimiento de normas de carbono es un tema de equidad, ecuanimidad y justicia», dijo. «Mi esperanza es que nuestra generación será capaz de dejar este mundo y dirigirse hacia un futuro mejor que el que hacia el que nos dirigimos en la actualidad, un mundo en el que todas las personas serán capaces de llevar vidas seguras, productivas y saludables.»

Por NICOLE GREENFIELD para OnEarth publicado originalmente por el Consejo de Defensa de Recursos Naturales 22 de junio 2015

Fuente: http://www.parliamentofreligions.org/news/index.php/2015/06/in-the-spiritual-movement-to-fight-climate-change-the-pope-is-not-alone/

Artículo traducido por Abel Rodriguez

Comentario:

Las principales religiones del mundo, como el Catolicismo, el Cristianismo Ortodoxo, una parte del Protestantismo, el Islam, el Hinduismo, el Budismo, el Sijismo, y religiones como el Bahaismo y una gran parte del Judaismo están de acuerdo en que el «calentamiento global» y el «efecto invernadero» son causado por las actividades humanas. Solamente una parte de los Protestantes niegan que el cambio climático es causado por las actividades humanas, sino lo consideran juicios de Dios. Ellos dicen «que es un proceso natural provocado por Dios, no los seres humanos» y son tildados por los demás como «los negadores» del cambio climático. Y entre los Judíos existe «el movimiento ortodoxo» que «ha sido un poco más reacios» en apoyar «el evento del llamado a los líderes para llegar a un sólido acuerdo internacional sobre cambio climático». Ellos «fueron claros en la dirección que tomaría la marcha, preocupándose que podrían ser `políticamente secuestrados´.

Que interesante. Los judíos ortodoxos se han dado cuenta de algo, que por el momento casi nadie se ha dado cuenta. !El mundo está siendo «políticamente secuestrado» por la teoría, que el ser humano es culpable, por sus actividades industriales, por el calentamiento global! Sepa que la actividad humana solo contribuye en un 0.28% al “efecto invernadero”. !El abrumador 99.72% de las fuentes de gases de efectos invernaderos son producidos por la misma actividad de la naturaleza! Para más información vea esta página Web (solo en inglés) que desenmascara el gran fraude del calentamiento global causado supuestamente por la actividad humana.

La oscuridad espiritual es mucha más extendida, pues el mundo no solo está siendo «secuestrado políticamente» como dicen los judíos ortodoxos, sino también «religiosamente». En este momento estamos observando los procesos de unificación de las grandes religiones del mundo bajo esta preocupación común del «calentamiento global». Todos estos movimientos religiosos se unirán bajo el liderazgo del obispo de Roma, como líder en este movimiento de protección de «la madre Tierra», propulsado por su reciente encíclica sobre el cuidado del medio ambiente «Laudato si”. Estamos observando grandes eventos proféticos que conducirán progresivamente al establecimiento de «un nuevo orden mundial», llamado «la gran Babilonia» en las profecías del Apocalipsis. Y finalmente como parte del plan, el «domingo» (como día de descanso común) será impuesto por ley con el supuesto propósito de frenar la equivocada carrera por el dinero, traer un descanso digno al trabajador, unir a la familia, volver a Dios y salvar la Tierra. Suena bien. El problema es que no es el «día del Señor» Jesús, sino el pagano «día del sol» (camuflado con un manto cristiano).

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.