«

»

Oct 30

La balanza del juicio (Anexo Tema 14)

Seminario profético, bíblico e histórico de Daniel

Dios decretó la sentencia al rey Belsasar diciendo: “Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto.” Dan. 5:27.

Vamos a ver algunos otros versículos bíblicos en relación a la balanza de la justicia y del juicio divino:

“Peso y balanzas justas son del Señor; Obra suya son todas las pesas de la bolsa.” Prov. 16:11.

“Cuando yo dijere al justo: De cierto vivirás, y él confiado en su justicia hiciere iniquidad, todas sus justicias no serán recordadas, sino que morirá por su iniquidad que hizo.” Ez. 33:13.

Balanza DivinaEste versículo que acabamos de leer es muy importante y revelador. Pues nos muestra que en “la balanza divina” no cuentan las justicias del pasado, si hemos vuelto atrás a una vida de pecado. El concepto: “Una vez salvo, siempre salvo”, es un engaño teológico con que muchas personas se sumergen en una falsa seguridad fatal. Algunas personas  piensan que si alguien hizo más bien que mal, será salva. O, si hizo más mal que bien, está perdida. ¡Pero la balanza divina no funciona así!

Job dijo:“Pésame Dios en balanza de justicia, y conocerá mi integridad.” Job 31:6.

Este versículo nos enseña que no debemos temer al juicio de Dios y a su “balanza”, si somos íntegros y hacemos su voluntad, viviendo a la luz del conocimiento que el Señor nos ha dado. Pues el juicio, como veremos en temas posteriores, es a favor de los hijos de Dios para salvarlos y declararlos “libres”. Dan. 7:22.

“Por cierto, vanidad son los hijos de los hombres, mentira los hijos de varón; pesándolos a todos igualmente en la balanza, serán menos que nada.” Sal. 62:9.

Aquí vemos una vez más la balanza aplicada a las personas que viven en la mentira y en la vanidad del mundo. Todo ello es liviano y superficial que en la balanza pesa menos que nada. Tal como ocurrió en el caso de Belsasar que después de haber sido pesado, fue hallado falto. ¡Qué tristeza y que dramática sentencia final! ¿De qué sirve ganar el mundo temporalmente y perder el alma (la vida eterna)? Marcos 8:36. De nada…

Juzgados por la luz recibida

El rey Belsasar tenía mucha más luz que el rey Nabucodonosor. Nabucodonosor era más ignorante, pero frecuentemente atribuyó sus éxitos a los dioses. Pero Belsasar hizo toda la maldad y deshonró a Dios “sabiendo todo esto” Dan. 5:22.

Mateo describe en su evangelio de manera ejemplar el principio que seremos juzgados según la luz que hemos recibido. Dice que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la impía Sodoma, que para la ciudad de Capernaúm, en la cual Cristo hizo muchos milagros, porque  la ciudad judía de Capernaúm recibió, mediante la presencia de Cristo y sus milagros, mucha más luz que la pecaminosa ciudad de Sodoma. Mateo 11:20-24.

  • Fue de esta manera que Dios “abandonó y entregó” a Belsasar y lo dejó librado a las consecuencias de sus actos. Sus decisiones eran muy graves porque las tomó a pesar de la información que tuvo.

Dios nos trata como personas responsables y nos deja tomar nuestras propias decisiones. El permite que suframos las consecuencias. Con pesar “entregó” su pueblo en las manos enemigas de los babilónicos. Dan. 1:2. Pero fue por su propia culpa y constante rechazo al plan divino y a los mensajeros de Dios. Recuerde. 2 Crónicas 36:14-17. Finalmente Dios se hace a un lado y nos deja cosechar lo que sembramos. Pues nuestro Creador no se impone ni obliga ni fuerza.

El juicio sobre Belsasar

El de 12 de Octubre del año 539 antes de Cristo fue la fecha exacta de la caída de Babilonia y muerte del rey Belsasar. Sabemos esto gracias a la entrada del rey Medo Darío en Babilonia que aparece en la “Crónica de Nabonido”.

Esa fue la fecha del último abominable banquete de Belsasar. Dios respeta a todas sus criaturas y nos trata como personas responsables. Él permite que cosechemos las consecuencias de nuestras decisiones sean buenas o malas. ¡Dios no decide arbitrariamente nuestro destino, ni nos impone arbitrariamente un castigo! Las decisiones de Belsasar determinaron finalmente su destino.

Dios dice:

“Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal… A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando al Señor tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndolo a él; porque él es vida para tu.” Deut. 30:15, 19, 20.

Josué vivió una vida dedicada al servicio, siglos antes de Daniel y Belsasar. El tomó esa decisión y se la recomendó a los demás diciendo: “Y si mal os parece servir al Señor, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos al Señor.” Josué 24:15.

“Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido.” 2 Cor. 6:2.

Hoy es el día de la salvación. ¡Decídete por la verdad y el Dios Creador, de los cielos y de la tierra!

Autor: Enrique Rosenthal
Vea el siguiente tema >> “Los dos vinos y el alcohol”

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. feisar valero

    Hola buen día, gracias por la información que me dijo acerca del FUTURISMO, buen aporte. Ahora como pudiera obtener información acerca de LAS FIESTAS JUDÍAS tanto sábados ceremoniales y la explicación de cada una de ellas. Quedo atento de su respuesta. Buena tarde

    1. Enrique Rosenthal

      Estimado hermano Feisar! Me alegro que la explicación acerca del “futurismo” le haya sido de bendición. He aquí la explicación de los sábados ceremoniales:

      Existe un versículo que debemos aclarar pues causa mucha controversia, pero que se aclara fácilmente a la luz del contexto de todo lo que acabamos de estudiar.

      “…anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz … Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir…” Colosenses 2:14, 16, 17

      El acta de decretos que aparece en este versículo, se refiere a la ley ceremonial que tuvo su cumplimiento santo en la cruz. Todas las leyes ceremoniales que tratan la comida, la bebida, los días de fiesta, las lunas nuevas y los días de reposo, que eran parte de las ceremonias en el santuario terrenal, fueron abolidas en la cruz pues cumplieron su santa función.

      Pero debemos entender, de que ¡el Sábado del Señor establecido en el jardín del Edén no pertenece a las leyes ceremoniales! Las leyes ceremoniales recién eran necesarias cuando la especie humana había caído en culpa y pecado. El Sábado del Señor, como mandan los diez mandamientos, ya existía cuando todavía no había ninguna sombra de pecado que oscurecía la relación entre el hombre y Dios. Por lo tanto los sábados semanales que la Biblia menciona en Levítico 23:3, en contraste con los sábados ceremonias mencionados después en el mismo capítulo, no deben ser confundidos con los siete sábados ceremoniales (días de reposo simbólicos) que había durante el año, diseminados a lo largo del calendario litúrgico que ocurrían por ejemplo el 1ro, 10mo y 15to del mes séptimo. Levítico 23:24, 27, 39.

      He aquí los siete sábados ceremoniales:

      1º y 2º) Los días primero y último de la fiesta de los panes sin levadura (la Pascua). Lev. 23:7, 8.
      3º) El Pentecostés. Lev. 23:21.
      4º) El primer día del séptimo mes. Lev. 23:24.
      5º) El Día de la Expiación. Lev. 23:27.
      6º y 7º) Los días primero y último de la fiesta de los Tabernáculos ó las Cabañas. Lev. 23:34- 39.

      Estos siete sábados ceremoniales ordenados en la ley ceremonial de los judíos ¡podían caer en cualquier día de la semana! De vez en cuando coincidían con el sábado semanal. Eran sábados de “sombra”. A ellos pertenece por ejemplo: el sábado de las expiaciones y el sábado de la fiesta de las cabañas. Eran días adicionales bien determinados, fiestas religiosas para los judíos. Estaban atadas a las fechas del calendario. Siempre caían en diferentes días laborales como por ejemplo: martes; sin embargo fueron llamados “día de reposo” o “sábado” porque fueron tratados como tales, pues Dios prohibió el trabajo en esos días ceremoniales.

      De modo que Colosenses 2:16 no se refiere al sábado como séptimo día de la semana sino a los “sábados”, fiestas ceremoniales que señalaban hacia el futuro. Atentamente y bendiciones!

  2. feisar valero

    GRACIAS POR LA RESPUESTA DE FIESTAS JUDIAS

    UNAS COSA MAS YA TENGO LOS PDF SOLO ESTOS ANEXOS ESTAN AVERIADOS NO LOS DEJA ABRIR

    es mi correo

    La idolatría (Anexo Tema 11), Historia de la alimentación (Anexo Tema 8)

    gracias Dios le guarde

    1. Enrique Rosenthal

      Revisaré lo que está pasando. Pronto podrá descargar esos temas! Atentamente y bendiciones!

  3. feisar valero

    es lo de Daniel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 .

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Boletín profético

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.