«

La última `fornicación apocalíptica´

Este artículo describe un importante desarrollo histórico, predicho en Apocalipsis 13 y denominado “la imagen de la bestia” que como veremos será la última `fornicación apocalíptica´ de la historia humana, antes del glorioso retorno de Jesucristo. El mundo evangélico y los ex-protestantes de los Estados Unidos caerán lamentablemente en el oscuro abismo de la `fornicación apocalíptica´ a causa de su errada interpretación profética y por haberse olvidado ingenuamente de la historia religiosa de este mundo.

Para entender este tema debemos saber que Apocalipsis 17 describe en los versículos 1 y 2 la nociva unificación de Iglesia (religión) y Estado (política), al decir que la simbólica mujer (la iglesia) abandonó a su simbólico marido (Dios) y le fue infiel al tener relaciones ilícitas con “los reyes de la tierra”, cometiendo de esta manera `la fornicación apocalíptica´, y convirtiéndose así en una “ramera”, cuya consecuencia inevitable siempre ha sido la imposición de leyes religiosas, la pérdida de libertades religiosas y civiles y la persecución de las minorías que creen diferente, derramando así “la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús” como lo describe el versículo 6.

Los sistemas religiones mencionados en la palabra de Dios (paganismo, cristianismo católico, protestantismo histórico e Islam, etc.) cayeron, a lo largo de los siglos, en este gran error histórico de la unificación de Iglesia y Estado y repitieron todos, en sus territorios, sucesivamente la persecución religiosa de aquellos que creyeron diferente y que no se sometieron a su autoridad religiosa y/o espiritual. El único grupo religioso que todavía no ha derramado ni `saboreado´ la sangre de otros creyentes es el mundo evangélico cristiano y los ex-protestantes de los Estados Unidos de América. Solo ellos todavía no se han embriagado de “la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús” mencionado en Apocalipsis 17:6. La razón es simpe: ¡aún no han cometido la `fornicación apocalíptica´ de Apocalipsis 17:1 y 2! Pero las profecías de la palabra de Dios revelan que desafortunadamente pronto les tocará su terrible turno.

Para poder entender las tendencias actuales y saber lo qué ocurrirá en el cercano futuro en nuestro mundo, en la recta final hacia el retorno de Jesucristo, es importante recordar algunos hechos históricos, relacionados a este tema.

La historia de la Inquisición romana papal en Latinoamérica

América fue conquistada durante la Edad Media por Roma Papal y luego nombrada América Latina o Latinoamérica, como territorio perteneciente a los latinos, es decir los romanos de la ICR, cuya lengua litúrgica era el latín y en cuyos territorios los protestantes fueron una minoría perseguida y aniquilada durante los siglos XVI al XVIII.

Pobres aquellos protestantes que durante la Edad Media, al huir de la Inquisición romana papal del Viejo Mundo, llegaron a Latinoamérica y no a los territorios norteños de lo que hoy en día conocemos como los Estados Unidos de América. Experimentaron en carne propia el dicho “escapar del sartén para caer en el fuego”. Veamos lo que experimentaron las diversas denominaciones protestantes al llegar al territorio de América Latina bajo el férreo control romano, desde su conquista y colonización.

  • La primera instalación del protestantismo en América fue la colonia alemana auspiciada por la Familia Welser en el oeste de Venezuela (1528-1546), y que fue desmantelada por la Corona Española, cuando la consideró como una peligrosa agrupación de luteranos. El historiador Lars P. Qualben afirma al respecto que “por el año 1532 toda la colonia había aceptado la fe luterana”. Con todo, la colonia ya estaba completamente desmantelada en 1546.
  • Durante el reinado de Enrique II de Francia, se instalaron en América colonias de hugonotes fugitivos en la bahía de Guanabara (1555-1560), cerca de la ubicación posterior de Río de Janeiro, Brasil. Este refugio para protestantes de habla francesa perseguidos fue totalmente aniquilado por mandato de Sebastián I de Portugal. Igual suerte corrió otro pequeño asentamiento hugonote en La Florida (1562-1565), masacrado por orden de Felipe II de España.
  • Debido a la Guerra Luso-holandesa, los calvinistas holandeses ocuparon partes del noreste de Brasil, colonizando y estableciendo en Pernambuco la Iglesia Reformada Holandesa (1624 – 1654). La obra misionera calvinista duró allí 30 años, hasta la reconquista portuguesa.
  • Junto a las expediciones de William Paterson, hacia 1698, unos mil doscientos escoceses de confesión presbiteriana arribaron a Panamá para establecer una colonia a orillas del Golfo de Darién, en la Comarca de Kuna Yala (1698 – 1700). Según el historiador escocés Nat Edwards, el fracaso económico y los ataques españoles terminaron por disolver la colonia.
  • De vez en cuando llegó algún protestante a la América colonial española entre los trabajadores y aventureros independientes de alguna confesión protestante. La Corona española siempre se esforzó por controlar estrechamente las características de quienes pasaban a instalarse en sus colonias, pero varios “herejes” protestantes lograron esquivar los controles y, posteriormente, durante los siglos XVI al XVIII, un pequeño número fue descubierto y acusado de “herejías luteranas” en los tribunales de la Inquisición española en América. Fuente.

De paso sea aclarado que la palabra `hereje´ proviene del latín haeretĭcus, que a su vez procede del griego αἱρετικός (hairetikós), y que significa ‘libre de elegir’. Así, pues, en líneas generales, un `hereje´ es una persona que asume la posibilidad de elegir libremente seguir un dogma diferente del que le es impuesto por una doctrina, religión o secta. Lamentablemente a lo largo de la historia, Roma se ha opuesto a la libertad religiosa y a los que no se sometieron a su autoridad religiosa/espiritual, cuyo único “crimen” fue seguir la voz de su propia conciencia y elegir libremente creer en las enseñanzas de Jesús tal como enseñan las Sagradas Escrituras. Fuente, Fuente 2.

El trabajo de los inquisidores fue muy exitoso, ya que el protestantismo fue extirpado de la América española y no volvió a aparecer hasta las guerras de independencia hispanoamericanas, cuyo proceso concluyó en el año 1825, cuando el último Estado terminó de emitir su Declaración de Independencia de la Corona Española, liberándose así parcialmente del control y de la autoridad religiosa/espiritual católica romana. Fuente.

Aun así, Roma siguió predominando durante décadas en diferentes partes de Latinoamérica. Recordemos por ejemplo los principios de la iglesia evangélica en Guatemala que se remontan a 1841, cuando el marinero inglés Federico Crowe llegó de Belice para vender Biblias. Cuando Crowe regaló una Biblia al presidente conservador Rafael Carrera y fundó un colegio, el clero católico se alarmó y usó su influencia para que lo expulsaran (1841 – 1882).​ O los inicios de la iglesia adventista en Bolivia y Perú con Fernando Stahl entre los años 1909 y 1919, bajo severo ataque de los sacerdotes católicos que controlaban la región con puño de hierro. En 1912, se organizó la primera iglesia adventista ante una “furiosa y sistemática oposición religiosa” católica romana. Muchos nuevos creyentes a causa de su fe fueron amenazados, golpeados y encarcelados. Solo cuando la Constitución del Perú favoreció la tolerancia religiosa en 1915 se pudieron notar lentas mejorías. Fuente.

Con el paso del tiempo surgieron algunos estados laicos en América Latina y con ellos se introdujo progresivamente la separación de Iglesia y Estado. Recién después de las guerras de independencia hispanoamericanas se introdujo la libertad religiosa en algunos de los territorios latinoamericanos y las persecuciones religiosas (inquisiciones romanas) cesaron progresivamente, y los protestantes pudieron asentarse con más libertad y multiplicarse. Por ejemplo en 1882, bajo la presidencia del general Justo Rufino Barrios, llegó el primer misionero evangélico oficialmente recibido en Guatemala, el pastor presbiteriano Juan C. Hill. En 1887 le sustituyó el pastor presbiteriano Eduardo M, Haymaker, quien trabajó en Guatemala más de 60 años. Entre los años 1885 y 1891 inició también la obra Adventista en ese país. Fuente. Y hacia 1900 entraron en Guatemala la Misión Centroamericana, Los Amigos (Cuáqueros), la Iglesia Metodista Primitiva y la Iglesia del Nazareno.

Las dos bestias religiosas de Apocalipsis 13

Apocalipsis 13 describe la potencia católica romana como la “bestia” que surgió del mar (fuente) y a la potencia protestante estadounidense como la “bestia” que surgió de la tierra (fuente). Ese capítulo profético describe una de las características principales de la potencia romana papal; la unión de Iglesia (religión) y Estado (política); en contraste con los EE.UU. que eran inicialmente una potencia con abrumadora mayoría protestante y estricta separación de Iglesia (religión) y Estado (política). Fuente. La profecía de Apocalipsis 13 describe además como estas dos potencias religiosas, que eran antiguos archienemigos, se alían progresivamente, y como el protestantismo forma una “imagen” del catolicismo, al influenciar y dominar progresivamente el poder político para alcanzar sus objetivos religiosos.

Históricamente los cristianos protestantes de América estaban en contra de meterse en asuntos políticos. Pero al hacerlo, están asemejándose cada vez más a Roma Papal y haciendo una copia apocalíptica de su sistema poderoso, en el cual la religión gobierna sobre la política. Finalmente los cristianos evangélicos y ex-protestantes se convertirán en una imagen de Roma Papal que reflejará su característica fundamental, la unión de Iglesia (religión) y Estado (política). El problema es que los cristianos evangélicos y ex-protestantes son muy ingenuos, y al desconocer la verdadera profecía bíblica, y haberse olvidado de la historia, están repitiendo el terrible error de la `fornicación apocalíptica´ de Apocalipsis 17:1, 2, que Roma cometió antes de ella, cuando la simbólica mujer (la iglesia) fue infiel a su simbólico marido divino (Dios) y se unió ilícitamente con “los reyes de la tierra”, buscando el brazo humano del poder temporal.

El auge del cristianismo evangélico en América hacia el poder político

El 17 de abril de este año 2018 salió un artículo en la BBC con el título “La fuerza política más nueva”: cómo los evangélicos emergen en el mapa de poder en América Latina. Fuente. El artículo describe como “en las calles y en las urnas de Latinoamérica, los evangélicos se muestran cada vez más influyentes.” Describe como  los evangélicos “en algunos países se movilizan contra proyectos de ley, en otros tienen sus propios grupos políticos y a veces hasta candidatos presidenciales”. Relata como los evangélicos cuentan con radios, canales de TV y fuerte presencia en las redes sociales. La fidelidad que logran la hacen valer cada vez más en la arena política, a veces con acuerdos electorales, otras impulsando sus propios candidatos. Luego menciona una serie de ejemplos de diferentes países latinos. Guatemala tiene desde el 2015 un presidente quien es teólogo evangélico. En Venezuela y Colombia otros pastores evangélicos buscan serlo. En Brasil, los evangélicos tienen una bancada con decenas de parlamentarios en el Congreso y un pastor quien es alcalde de Río de Janeiro. Mientras en México un partido de base evangélica apoya al candidato izquierdista que lidera las encuestas. Y Costa Rica, donde en la última elección, el predicador evangélico Fabricio Alvarado disputó la segunda vuelta con una postura conservadora.

Según Javier Corrales, el profesor de ciencia política en Amherst College de Massachusetts, los evangélicos han llegado a ser “la fuerza política más nueva y que más adelanto ha tenido en América Latina desde que surgieron los movimientos sociales de los 90”. La influencia evangélica está incrementándose en América Latina.

Estas palabras y frases como “en muchas partes de la región, la Iglesia católica pierde poder y aumenta el poder de la evangélica” hacen sonar la alarma profética en la mente de aquellos que entienden las profecías apocalípticas de Apocalipsis 13.

Los evangélicos aún son minoría, pero crecieron como fuerza religiosa en Latinoamérica en las últimas décadas. En 1970 los evangélicos eran apenas 4% de la población regional. Ahora ya son un 19% de los latinoamericanos que se definen como evangélicos. En algunos países centroamericanos, como Honduras Guatemala, el fenómeno se acentúa y los evangélicos prácticamente igualan o superan en porcentaje a los católicos. En 1996 los católicos contaron todavía con un 80% de la población. Aunque el catolicismo aún tiene el predominio de sus habitantes éste ha disminuido de forma significativa a tan solo 59%.

Hoy en día, los evangélicos en Latinoamérica y los ex-protestantes de los EE.UU. desean llegar al poder político con intenciones aparentemente positivas de influenciar sobre la legislación civil para la imposición de leyes civiles y religiosas con el fin de mejorar la sociedad. De esta manera se están metiendo cada vez más en cuestiones de familia, género y sexualidad con posiciones más conservadoras uniéndose ecuménicamente con los católicos en marchas por causas como la oposición al matrimonio gay y al aborto, o la “defensa de la familia” tradicional en marchas en diferentes países como por ejemplo en Costa Rica, Colombia, Perú, Chile o Argentina.

La verdadera solución no es política

Es importante entender que ¡no se puede reformar una sociedad mediante leyes religiosas, sino únicamente mediante el amor desinteresado de Jesucristo! Leyes religiosas impuestas por gobiernos no cambian corazones, sino son solamente una repetición del proceder erróneo, legalista y farisaico de los líderes religiosos de pueblo hebreo de la antigüedad. Unificación de Iglesia y Estado trae tan solo leyes religiosas, perdida de libertades religiosas y persecución contra minorías que creen diferente. Si el medio de reformar la sociedad sería la política, mediante el decreto de leyes estatales, entonces Jesucristo hubiese decidido ser político y decretar muchas leyes, y hubiese aceptado el llamado del diablo de gobernar los reinos de la tierra desde el pináculo del templo con libros religiosos en las manos. Mateo 4:5-9. ¡Pero no lo hizo!

El retorno a la Edad Media

En las últimas décadas observamos como los cristianos evangélicos y ex-protestantes de América (tanto de Estados Unidos como de América Latina), buscan cada vez más llegar al poder político para imponer mediante leyes y decretos sus objetivos con el propósito de reformar la sociedad. Al hacerlo están levantando “la imagen de la bestia”, y una vez que estén en el poder político impondrán leyes religiosas, que la profecía describe como “la marca de la bestia”. La consecuencia natural será el reavivamiento de las persecuciones religiosas contra las minorías, repitiendo de esta manera la historia de Roma Papal de la Edad Media. Lo curioso es que serán justamente nuestros hermanos cristianos evangélicos y ex-protestantes (aquellos que aseveran que no hay que ser legalista ni fariseo y acusándonos a los Adventistas del Séptimo Día de guardar el sábado), que impondrán leyes religiosas dominicales mediante el brazo humano temporal, convirtiéndose de esta manera en verdaderos legalistas y fariseos, que perseguirán finalmente a sus hermanos que no se sometan a sus leyes y decretos gubernamentales, tal como lo hizo en aquel entonces Saulo, con sinceridad pero profunda ignorancia espiritual. Estudie los temas 45 al 48 de mi seminario para entender lo que Apocalipsis 13 dice acerca de estos temas tan importantes y actuales.

Lo dramático es que en la tribulación final, antes del retorno de Jesucristo, serán los cristianos evangélicos y ex-protestantes que decretarán y ejecutarán las leyes religiosas, reavivando las persecuciones medievales. Pues la profecía de Apocalipsis 13 indica que será “la imagen de la bestia” que hablará (decretando leyes religiosas) y hará “matar a todo el que no la adorase”, mediante la implementación obligatoria de las leyes religiosas de adoración conocida proféticamente como “la marca de la bestia” (una secuencia de leyes dominicales romanas papales cada vez más opresiva). Apocalipsis 13:15-17. En este conflicto final, el brazo ejecutivo inquisidor no será Roma Papal, “la bestia que tiene la herida de espada, y vivió”, sino su “imagen” cristiana evangélica y ex-protestante, cuyo celo religioso supera muchas veces la de su contra parte católica.

Llamado a mantener los principios que garantizan la libertad religiosa

Sabemos que para garantizar la libertad y justicia en un gobierno, es necesaria la separación e independencia de los tres poderes; Ejecutivo, Legislativo y Judicial. De la misma manera es necesario mantener la separación de Iglesia y del Estado para resguardar la libertad religiosa de todos los habitantes. Por lo tanto hacemos un llamado a los líderes políticos (de todos los países) de mantener y fortalecer los estados laicos. También hacemos un llamado a los líderes religiosos (de todas las denominaciones) de mantenerse alejados de la política. Sigan el ejemplo de Jesucristo quien creyó en una firme separación de Iglesia y Estado y ordenó “dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.” Lucas 20:25. ¡Así que no unan lo que es del César con lo que es de Dios, ni lo que es de Dios con lo que es del César! Si los cristianos desean reformar la sociedad, que lo hagan siguiendo el ejemplo de Jesucristo mediante actos de amor al prójimo desinteresados y reflejando el carácter de nuestro Señor en las sociedades de esta tierra:

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.” Entonces los justos le responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? “¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos? “¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?” Respondiendo el Rey, les dirá: “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.” Mateo 25:35-45.

Autor: Enrique Rosenthal

Fuente foto: GETTY IMAGES. Image caption. En las calles y en las urnas de Latinoamérica, los evangélicos se muestran cada vez más influyentes.

2 comentarios

  1. Roberto Sibrian

    Que hermoso mensaje que ha adquirido este pueblo valiente, para llevar valiosa información a todos los lugares de la tierra y así proclamar la venida de JESÚS nuevamente a la tierra, para llevarse a su pueblo al cielo. Bendiciones hermano Enrique

    1. Enrique Rosenthal

      Muchas gracias por su buen comentario estimado hermano Roberto! Bendiciones! 🙂

Deja un comentario

Your email address will not be published.

 .

Boletín profético

Campos marcados con * son requeridos

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.