«

»

Prosecución en Montana por las expresiones de odio

Prosecucion-en-Montana-por-las-expresiones-de-odio04.06.2015 / Por Eugene Volokh / La oficina del fiscal del condado de Flathead, Montana (donde se encuentra Kalispell) argumenta que el discurso que expone a Judíos – religiosos, raciales y otros grupos – «al odio, el desprecio, la burla, la degradación o l desgracia» es criminalmente penable, a menos que consista en declaraciones de hechos reales. Como está redactada la ley penal de difamación de Montana, significa que las opiniones que inducen al odio son criminalmente penables, también. Sí, es esta cosa extraordinariamente rara: una prosecución americana por «expresiones de odio» (Estado v Lenio.).

La Primera Enmienda no permite eso.

  1. En primer lugar, un poco de perspectiva. Cuando muchos de nosotros pensamos en el delito de difamación, probablemente estamos pensando en algo como esta ley penal Utah (sólo para dar un ejemplo):

Una persona es culpable de difamación criminal si le comunica a sabiendas a cualquier persona por vía oral o por escrito cualquier información conociendo que es falsa y sabe que va a exponer a cualquier otra persona al odio público, desprecio o ridículo.

La ley se limita a afirmaciones basadas en hechos falsos. Se requiere una demostración de que el exponente sabe que la declaración es falsa, y no es sólo errónea (razonablemente o no). Y requiere una declaración sobre una persona en particular.

  1. El estatuto de Montana, sin embargo, es diferente:

(1) El asunto difamatorio es todo lo que expone a una persona o un grupo, clase, o asociación al odio, el desprecio, la burla, la degradación, o la desgracia en la sociedad o lesiones a la persona o a su negocio u ocupación.

(2) El que, con conocimiento de su carácter difamatorio,… comunica cualquier asunto difamatorio a una tercera persona sin el consentimiento de la persona difamada comete el delito de difamación criminal….

(3) Violación de la subsección (2) se justifica si:

(A) el asunto difamatorio es cierto;

(B) la comunicación es absolutamente privilegiada;

(C) la comunicación consiste en un comentario justo hecho de buena fe con respecto a las personas que participan en asuntos de interés público;

(D) la comunicación consiste en un informe justo y verdadero o un resumen razonable de los procedimientos públicos u oficiales judiciales, legislativos o de otro tipo; o

(E) la comunicación es entre las personas que tienen cada uno un interés o derecho con respecto a al objeto del asunto de la comunicación y se hace con el propósito de promover el interés o el deber.

Secciones 1 y 2 cubren tanto las declaraciones que exponen a las personas al odio, el desprecio, la burla, la degradación o vergüenza – así sean declaraciones verdaderas, declaraciones falsas u opiniones.

La Sección 3 (a) exime opiniones certeras; ahora el estatuto cubre declaraciones u opiniones falsas que dañe la reputación. Secciones 3 (b) – (e) eximen algunas opiniones y algunos errores honestos, pero  por los medios que sea, no todos. (Por ejemplo, el privilegio del «comentario justo» requiere «buena fe», que a menudo se entiende ser la ausencia de hostilidad hacia el objetivo. Ver, por ejemplo, Stuempges v. Parke, Davis & Co., 297 NW2d 252, 258 (Minn., 1980), la Iglesia Dadd v Mount Hope, 780 NW2d 763, 770) Así que, el resultado es que la ley también puede cubrir declaraciones sinceramente falsas, y no sólo falsedades conocidas. (Mich. 2010)… (El fiscal de Montana en este caso parece estar de acuerdo, ver págs. 17-19, argumentando que la ley exige que se demuestre que el acusado sabía que la declaración era reputación- dañina, pero no argumentando que la ley exige que se demuestre que el acusado conocía que la declaración probablemente era falsa.)

La ley también cubre los estados de «grupo [s], clase [es], o asociación [es].» Creo que tiene sentido  interpretar la ley (sobre todo para evitar problemas constitucionales) como la limitación a grupos relativamente pequeños, tales como (por ejemplo la re-expresión de Agravios, hablando de las acciones civiles por difamación) cuatro funcionarios de una corporación, o veinticinco empleados en una categoría de trabajo en particular. Pero el fiscal de Montana está de acuerdo; declaraciones que dañan la reputación de Judíos como una clase (o presumiblemente musulmanes, negros, homosexuales, mujeres, policías, profesores de derecho, Republicanos, o cualquier otro grupo, como una clase), las razones del fiscal, también están también cubiertas por el estatuto.

  1. Así que esa es la interpretación que hace el fiscal sobre el estatuto. Ahora los hechos: David Lenio publicó muchos mensajes en Twitter que mencionan asesinatos. Algunos hablaron de tiroteos en las escuelas:

Incluso los animales sin dinero reciben tierras para vivir, cazar y buscar comida; pero los estadounidenses sin dólares ¿deben vivir sin hogar? Quiero tirotear una escuela.

Y algunos hablaban específicamente sobre matar judíos:

EE.UU. necesita un Hitler para que suba al poder y arregle nuestra economía y estoy listo para dar mi vida por la causa o simplemente dispararle a un montón de judíos…

Se podría pensar que, si Lenio está siendo procesado por estos mensajes, el sería procesado en virtud de una ley que prohíbe las amenazas – y usted tendría razón, ya que es el delito #1 de la acusación penal en contra Lenio. ¿Si tales declaraciones generales que no se centran en una persona en particular o un grupo pequeño de personas (o un lugar determinado), pero en cambio hablan de matar a niños en edad escolar en general o judíos en general, son penables «amenazas reales»? es una pregunta interesante. (Es también uno que ha surgido recientemente, cuando la gente ha publicado sobre el deseo de matar a agentes de la policía, o en décadas pasadas cuando las personas han publicado sobre el deseo de tener una revolución y matar a los capitalistas.)

El más notable – y mucho más peligroso – piense en caso y es que Lenio también fue acusado, en delito #2, por el delito de difamación de Judíos. Aquí está la lógica de la fiscalía:

… Lenio comunicó numerosos comentarios difamatorios para matar judíos y afirma que el pueblo judío ha degradado la economía nacional. Lenio no demuestra cómo las declaraciones difamatorias son dirigidas a un grupo de gente religiosa inconstitucionalmente capta más discursos de protección que las amenazas difamatorias contra un individuo. Tal como se establece en la Declaración Jurada, Lenio afirma que el holocausto era una mentira y que es «tiempo para cazar a los cazadores de nazis». Este es sólo un ejemplo de las declaraciones de Lenio destinadas a atacar el pueblo judío por motivos de religión.

Estas declaraciones parecen ser afirmaciones tales como:

Creo que cada judío en el planeta merece ser asesinado, por lo que lo judíos le han hecho a nuestro dólar y al costo de vida, salario, esclavos…

Soy un esclavo asalariado a dólares de la tinta y el papel que imprimimos para rescatar los mega bancos de los judíos que se presentan como Blancos Privilegiados y ¿no se supone que debo matar? …

Es importante señalar que los judíos odian la libertad de expresión y son conocidos como farsantes, podría ser engañoso. Así que esperen el asesinato REAL de muchos judíos.

Ahora que se ha demostrado que el holocausto es una mentira más allá de la duda razonable, es tiempo ahora de cazar a los cazadores de nazis.

Y el fiscal reclama que no es solo una amenaza, pero independientemente penable como difamatoria – incluso si las amenazas se habían omitido, entonces, de acuerdo a la teoría del fiscal las declaraciones de amenazas-menos tratables, como por ejemplo, » Es importante señalar que los judíos odian la libertad de expresión y son conocidos como farsantes, podría ser engañoso, «seguiría siendo difamación penal. Del mismo modo, las declaraciones similares sobre otros grupos, no sólo los grupos  étnicos o religiosos, pero cualquier grupo (profesional, partidista, etc.), sería criminal, también.

  1. Este tipo de teoría de la «difamación de grupo» fue aceptado de hecho por el Tribunal in Beauharnais v. Illinois (1952), en la teoría de que la difamación esta constitucionalmente desprotegida, por lo que la difamación de grupos raciales o religiosos esta desprotegida, también. Pero, dados los casos de libelo difamatorio de la Primera Enmienda y casos de la Primera Enmienda que la Corte ha decidido desde 1960, Beauharnais es ahora ampliamente considerada como una ley no buena. Véase, por ejemplo, Nuxoll ex rel. Nuxoll v. Indian Prairie Sch. Dist. # 204 (7mo Cir. 2008.); Dworkin v Revista Hustler Inc… (9th Cir. 1989.); Am. Booksellers Ass’n, Inc. v Hudnut (7th Cir. 1985.); Collin v. Smith (7th Cir. 1978.); Tollett v United States. (8th Cir. 1973.); y trabajos de muchos academicos, entre ellos Laurence Tribe, Erwin Chemerinsky, Robert Post, Rodney Smolla, Toni Massaro, Steven Gey, y Arnold Loewy. He aquí por qué:
  2. Opiniones protegidas: Gertz v Robert Welch, Inc. (1974) explicó que la difamación esta desprotegida, que, aunque » la Primera Enmienda no hay tal cosa como una idea falsa», y » aunque sin embargo lo perniciosa que una opinión puede parecer, no dependemos de su corrección en la conciencia de los jueces y jurados, sino en la competencia de otras ideas «,» no hay ningún valor constitucional en declaraciones falsas de los hechos. «

Por lo tanto, las opiniones para dañar la reputación no pueden ser castigadas mediante una ley de difamación, a menos que contengan falsas declaraciones de hechos dentro de ello. (De hecho, gran parte del discurso antisemita en la vociferación de Lenio se ve propiamente como una declaración de opinión, por ejemplo, si judíos odian la libertad de expresión y se sabe son farsantes).

  1. Errores honestos protegidos: Gertz también dejó claro que, cuando se trate de discurso sobre asuntos de interés público, los daños punitivos no pueden ser impuestos sin una demostración de que el hablante sabía que su afirmación fáctica era falsa (o al menos sabía que era muy probable falsa). Del mismo modo, la sanción penal no puede ser impuesta sin una demostración de conocimiento de falsedad (o, de nuevo, el conocimiento de la probable falsedad, a menudo etiquetado como «imprudencia»). Gertz permitió la recuperación de daños y perjuicios en pruebas de casos de cifras no públicas sobre una muestra de negligencia, pero la analogía correcta para la sanción penal aquí es un castigo civil (daños punitivos), no daños compensatorios.
  2. Incluso las falsedades que se saben de grupos grandes posiblemente están protegidas, también: Dado Estados Unidos v Álvarez (2012), creo que incluso falsedades que se saben de cuestiones históricas (el Holocausto) o asuntos económicos o sociales (el comportamiento de los grandes grupos religiosos, étnicos o raciales) están protegidos constitucionalmente. Incluso los tres disidentes de Álvarez acordaron que (el énfasis es nuestro),

Estos son… grandes áreas en las que cualquier intento por parte del Estado para sancionar supuestamente discursos falsos, presentaría un peligro grave e inaceptable de la supresión de la palabra verdadera. Las leyes que restringen las declaraciones falsas sobre la filosofía, la religión, la historia, las ciencias sociales, las artes, y otros asuntos de preocupación pública presentan una amenaza. El punto no es que no hay tal cosa como la verdad o falsedad en estas áreas, o que la verdad es siempre imposible de determinar, sino que es peligroso permitir que el estado sea el árbitro de la verdad.

Los dos jueces en concurrencia se acogieron al mismo punto de vista. Y los jueces en la pluralidad, que tomaron un punto de vista de más protección en cuanto al conocimiento de las falsedades generales, habrían probablemente respaldado esta proposición. Por mucho que el Tribunal Supremo llevo a cabo  New York Times Co. v. Sullivan (1964), que alegaron que los libelos del gobierno están categóricamente protegidos, incluso sin dejárselo al estado para ser el «árbitro de la verdad» en la materia, la mismo debe ser verdad con respecto a supuestas difamaciones de los grandes grupos sociales.

  1. El estatuto de difamación criminal de Montana, es entonces, inconstitucional por el mal uso de la información por las razones 4 (a) y 4 (b) anteriores (que pretende castigar las opiniones de reputación y castigar los errores honestos de reputación en asuntos de interés público). Pero yo creo que debería ser inconstitucional por razones 4 (c), así – que las declaraciones sobre los grupos raciales, religiosos, políticos y otros no deben dejarse a los jueces y jurados para evaluar, y potencialmente sujetos a sanción penal. Y teniendo en cuenta los graves problemas constitucionales en la lectura de la ley de Montana de esta manera, tiene sentido leerlo como limitada al contexto tradicional de la difamación de grupos pequeños, en lugar de adoptar una amplia lectura inusual de la fiscalía.

Yo soy uno de esos «judíos» que Lenio estaba mencionando, aunque por desgracia esos mega-bancos me han estado enviando lentamente mi parte del botín. Y no tengo nada más que desprecio por las declaraciones cuales sean los grupos que Lenio menciona. Por otra parte, como ya he dicho, las declaraciones específicas de Lenio con su tema del asesinato, podría ser procesado como verdaderas amenazas de una conducta criminal; hay posibles problemas con una acusación así, pero al menos eso es un enfoque plausible.

Pero el fiscal de Montana ha elegido deliberadamente ir mucho más allá del argumento de amenazas. En lugar de ello, el fiscal ha interpretado la ley de difamación criminal de Montana de una manera que no creo que alguna de las leyes de difamación penal se ha interpretado en décadas – de manera que los riesgos que penalizan las opiniones despectivas, así como declaraciones de hechos controvertidos sobre los grupos religiosos, raciales o grupos étnicos, ya sea sexo, orientación sexual, profesiones, movimientos políticos, y mucho más.

Si se mantiene el delito de difamación criminal, delito de «discurso de odio» (de nuevo, incluso para los estados que carecen de cualquier amenaza de violencia) se convertiría eminentemente viable. Un precedente peligroso potencial, y una que espero que los tribunales de Montana eviten este escenario.

Fuente: http://www.washingtonpost.com/news/volokh-conspiracy/wp/2015/06/04/hate-speech-prosecution-in-montana/

Artículo traducido por Abel Rodríguez

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.