«

»

Robert Gates cede a la agenda homosexual para los Boy Scouts

Robert-Gates-cede-a-la-agenda-homosexual-para-los-Boy-Scouts17.07.2015 / Recientemente, Robert Gates, ex director de la CIA, ex secretario de Defensa, y ahora presidente de los Boy Scouts de América, hizo una declaración a los ejecutivos reunidos de esa maravillosa, organización juvenil consagrada por el tiempo: «Tenemos que lidiar con el mundo como como es, no como desearíamos que fuera».

¿Y de qué estaba hablando? «Los acontecimientos en cascada, las incesantes demandas por discriminación, y la inminente decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo» le habían llevado a la conclusión de que las reglas sagradas que definen todo el programa de los Scouts «no pueden sostenerse.»
Así es. Aunque los Boy Scouts comenzaron oficialmente en 1909, y las Girl Scouts un año más tarde, como una organización voluntaria, sin fines de lucro, no gubernamental, dedicada por juramento y por leyes internas a la honra y la moral y al «deber para con Dios y el país»… este hombre que dirigió personalmente nuestra defensa nacional y los organismos de investigación ¡está abogando por la rendición de los principios fundadores de los Scouts a la usurpación y la virulenta campaña de activistas homosexuales militantes!
Mi Dios, pero Bob Gates. . . ¿En qué estás pensando?
¿Es así como tú ves «el mundo tal como es»? ¿Es que los Estados Unidos de América han llegado a estar tan débiles, tan perdidos, tan incapaces de defender nuestros verdaderos fundamentos morales, nuestro ADN nacional, nuestras defensas y derechos constitucionales, que hay que ceder a la presión incesante sobre el Movimiento Scout para que abrace la homosexualidad, no sólo en los niños y niñas matriculados en el Movimiento Scout, sino en los líderes que serán las influencias dinámicas duraderas en sus jóvenes y confiadas vidas?
¿Cómo crees que la propia América llegó a ser lo que es? ¿Aceptando «el mundo tal como era»?
No, Bob, por si acaso lo has olvidado, nuestros antepasados pusieron sus «vidas, sus fortunas y su honor sagrado» en juego para crear, bajo Dios, una nueva nación, concebida en libertad, dedicada a los principios judeo-cristianos de la Biblia, un nuevo tipo de país donde la gente, toda la gente, podría ser libre para vivir y servir a Dios como sea que lo decidan. ¿Recuerdas?
¡Dios ayudó a crear una sociedad mejor que nunca había existido antes! Esa es nuestra herencia.
Ése es el ADN de América, nuestros valores fundamentales, la república imaginada y codificada por esa Constitución increíble que decretó, entre tantas otras cosas, la libertad – de religión, de expresión, el derecho a reunirse pacíficamente, incluso a disentir pacíficamente de las normas y reglamentos que un Congreso puede haber puesto sobre nosotros.
La Primera Enmienda afirma poderosamente de forma sencilla: «El Congreso no hará ninguna ley con respecto (o relativas) al establecimiento de la religión, ni que restrinja el ejercicio libre de la misma.»
Bob, aunque el Movimiento Scout no es oficialmente o fundamentalmente una «organización religiosa», su fundador Lord Baden Powell y sus colaboradores presuponían y conscientemente crearon un juramento y una Ley Scout que se nutre y está fundada en principios bíblicos. Que uno pueda cumplir con el «deber para con Dios y el país» está tan claramente relacionado con la Biblia como nuestra Declaración de Independencia: «Todos los hombres son creados iguales y dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables.»
Y aunque el Movimiento Scout se beneficia a lo largo del país con los mismos privilegios que otras organizaciones no lucrativas como iglesias, escuelas, y hospitales, de todas las maneras que sus localidades ofrecen, no es un programa de gobierno.
Es una organización privada, voluntaria, apoyada por la comunidad que puede hacer sus propias reglas sobre quién puede y quién no puede ser incluidos, sus programas, premios y liderazgo.
Bob, sé que eres un buen hombre, y que enfrentas decisiones difíciles. Querrás ser justo y compasivo, y mantener a los Scouts para lo que fueron creados. Sólo firmaste por dos años como presidente; tú no quieres dejar al Movimiento Scout desfigurado permanentemente; totalmente cambiado en algo que los fundadores verían con horror, y que inevitablemente provocará el colapso y la desaparición del propio Movimiento Scout.
Dile a esos militantes, que están obviamente bien financiados y dedicados a sus causas y formas de vida: ¡Creen su propia organización Scout! Den la bienvenida a líderes homosexuales, permitan a los padres que piensan que sus hijos se beneficiarían por ese estilo de vida, o que sospechan que sus hijos ya son homosexuales, saber que pueden contar con un grupo  que los reciba, con el apoyo de personas de ideas afines, comprometidas a proporcionar la mayoría de, si no todas, las experiencias del Movimiento Scout originales.
¿Por qué deberían tener que imponer su forma de ver las cosas y sus tendencias sobre una organización de jóvenes ya forjada con una larga trayectoria? Es un país libre, ¿no es así?
El verdadero problema es mucho más profundo y más penetrante que sólo el escultismo. Toda nuestra sociedad, nuestra propia forma de vida está en juego.
¿Es que debemos darnos por vencidos y transformarnos en una población sumida en la marihuana, con todas las consecuencias que esto trae? ¿Tenemos que ceder simplemente a los defensores del aborto, que ya representan un millón o más muertes infantiles al año… en la tierra de los valientes y el hogar de la libertad?
¿Apruebas las decisiones de nuestro presidente y el ex fiscal general de no hacer cumplir las leyes de inmigración de nuestros libros?
¿Estás del lado de aquellos que quieren quitar el nombre de Dios en toda la vida pública, la oración de las escuelas, incluso «bajo Dios» de nuestro Compromiso de Lealtad?
En 1954, el Consejero Especial Joseph Welch enfrentó al senador Joe McCarthy, «Finalmente, ¿le ha quedado algún sentido de decencia? ¿No tiene sentido de la decencia? «
En tema tras tema, Bob, nuestros tribunales, y nuestros «líderes» se están derrumbando, rindiéndose a la «corrección política», y abandonando no sólo ahora, sino tal vez para el futuro de nuestros niños, todas las pautas morales, el ADN que hizo a América lo que somos.
Finalmente, ¿nos ha quedado algo de decencia?

Fuente: http://www.newsmax.com/Boone/boy-scouts-girl-scouts-gay-robert-gates/2015/05/27/id/646945/

Artículo traducido por César Ballardini

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.