«

»

¿Será que la Iglesia Católica tendrá un rol creciente en la reconciliación Coreana?

Sera-que-la-Iglesia-Catolica-tendra-un-rol-creciente-en-la-reconciliacion-Coreana14.08.2015 / Seúl, Corea del Sur, 25 de agosto de 2015 / (CNA/EWTN News).- Con un creciente número de fieles, la Iglesia Católica en Corea del Sur puede fomentar un clima de reconciliación y de paz, mientras la nación ha hecho según los informes un acuerdo con Corea del Norte para evitar la escalada militar después de días de fuego intercambiados entre las naciones. La agencia de noticias surcoreana Yonhap informó el 24 de agosto que Corea del Norte había acordado expresar su pesar por la lesión de dos soldados de Corea del Sur por una mina a principios de mes, y que Corea del Sur accedió a dejar de emitir propaganda a través de los altavoces situados en la frontera entre ambos países. La Iglesia Católica ha crecido significativamente en Corea del Sur desde la Guerra de Corea terminó en 1953, y su presencia puede que sea importante en la consolidación de una cultura de la reconciliación, ya que fue uno de los principales objetivos de la visita del Papaa Francisco a Corea del Sur hace un año.

En 1960 había unos 500.000 católicos en Corea del Sur – menos de dos por ciento de la población. En la actualidad hay 5,5 millones de católicos en el país, que constituyen el 11 por ciento de la población. El Instituto de Investigación Budista predijo el año pasado que en 2044, el 56 por ciento de la población de Corea del Sur será católica, lo que daría a la Iglesia un impacto significativo en la sociedad surcoreana. El Papa Francisco visitó Corea del Sur 13-18 de agosto del año pasado. Entre los objetivos del viaje estaba la promoción de la reconciliación entre Corea del Norte y Corea del Sur, que están aún oficialmente en estado de guerra, pues la Guerra de Corea terminó sólo con un armisticio. Durante su viaje, El Papa Francisco dio una Misa por la Paz y la Reconciliación en la catedral de Myeong-dong en Seúl. El hecho de que la misa se celebró en la catedral de Seúl fue significativa, ya que el arzobispo de Seúl es también administrador apostólico de Pyongyang, la capital norcoreana. El Papa Francisco pidió a los surcoreanos durante su homilía que deben «dar testimonio convincente del mensaje de reconciliación de Cristo en sus hogares, en sus comunidades y en todos los niveles de la vida nacional». El Papa agregó: «Estoy seguro de que, en un espíritu de amistad y cooperación con otros cristianos, con los seguidores de otras religiones, y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad preocupados por el futuro de la sociedad coreana, ustedes serán un fermento del Reino de Dios en esta tierra».
Durante el viaje, Francisco también pidió a los países asiáticos que no tienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede a «iniciar un diálogo entre hermanos», ya que «los cristianos no vienen como conquistadores». De esta manera, Francisco mostró los aspectos dobles de compromiso de la Santa Sede hacia Corea: por un lado, el esfuerzo misionero y  catequístico, que tiene por objeto fomentar y cultivar las semillas de una sociedad reconciliada entre los propios coreanos; y por el otro, con la esperanza de fortalecer las relaciones diplomáticas con Corea del Norte, que es uno de los pocos países que no tienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede. La estrategia de Francisco de llegar a Corea del Norte es la de una «diplomacia de los mártires», que se relaciona con su idea de un «ecumenismo de los mártires.« En el caso de Corea del Norte, durante el viaje papal se corrió la noticia de que a Corea del Norte podría llegar el momento de su primer santo canonizado, el obispo Francis Hong Yong-ho de Pyongyang, cuya muerte fue reconocida oficialmente por el Vaticano en 2013. Nacido en 1906, el obispo de Hong fue desaparecido por el gobierno en 1949. Había sido nombrado vicario apostólico de Pyongyang en 1944. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, Corea fue dividida en una zona del norte, ocupada por la Unión Soviética, y una zona sur, ocupada por los EE.UU.
Las dos zonas nunca se reunieron, y cuando los dos países de Corea del Norte y Corea del Sur se establecieron formalmente en 1948, muchos católicos huyeron al norte para escapar del régimen Comunista. Según algunos datos, para 1950 Corea del Norte había muerto o desaparecido 166 sacerdotes y religiosos. Desde su secuestro, el Vaticano jamás reconoció la muerte del obispo Hong, con el fin de demostrar que la tragedia que ha sufrido la Iglesia en Corea del Norte aún no termina. La decisión de 2013 de reconocer su muerte fue considerado por los observadores vaticanos que hablaron con la CNA como un intento de despertar a los católicos en Corea del Norte, y para ayudar en sus trabajos ocultos para nutrir la conciencia de reconciliación en la sociedad. En Corea del Norte se ha mantenido una presencia católica tan bien como se pudo. Una de las figuras clave en este sentido es el padre Gerard Hammond, un misionero de 82 años de Maryknoll que ha vivido en Corea del Sur desde 1960 y ha hecho más de 50 viajes a Corea del Norte desde 1995, llevando ayuda humanitaria. Al final, la presencia de Francisco en Corea fomentó la presencia católica en el Sur, lo cual también puede ser de algún beneficio para el Norte. En una entrevista con la Agencia Católica de Noticias en agosto del  2014, Thomas Han Hong-soon, ex embajador de Corea ante la Santa Sede, dijo que «Corea del Sur es tal vez el único país del mundo donde la Iglesia Católica crece tanto como la economía.»

Fuente: http://www.catholicnewsagency.com/news/will-the-catholic-church-have-a-growing-role-in-korean-reconciliation-21655/

Fuente foto: Credit: Alan Holdren/CNA.

Artículo traducido por César Ballardini

Comentario: 

El 10 de enero 2015 escribí en el artículo «Otros eventos mundiales donde el papa Francisco busca ser mediador» el siguiente comentario: «El Papa se involucra cada vez más como “mediador en la tierra”, para traer reconciliación y resolver problemas profundos entre naciones y/o religiones. No me sorprendería si en un cercano futuro el Papado/Vaticano juegue un rol importante en la unificación de las dos Coreas (Corea del Norte y Corea del Sur que están divididos desde el año 1945, cuando el Norte fue ocupado por la Unión Soviética y el Sur por los Estados Unidos). Desde entonces el Corea del Norte es comunista.»  Lo que llama la atención es que el obispo de Roma desea crear, en un espíritu ecuménico, el «Reino de Dios en esta tierra», cuando Jesucristo dijo claramente al representante de Roma (Pilato) de aquel entonces «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, entonces mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; mas ahora mi reino no es de aquí.» Juan 18:36. 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.