«

»

Sube a 384 el número de muertos por el potente sismo y el tsunami en Indonesia

29.09.2018 / El desastre natural que azotó este viernes la isla de Célebes causó una gran destrucción. El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres de Indonesia, Sutopo Purwo Nugroho, informó en una conferencia de prensa este sábado que el potente terremoto y el posterior tsunami dejaron un total de 384 víctimas mortales. De acuerdo con los datos provisionales, 540 personas han resultado heridas y otras 29 se consideran desaparecidas. El terremoto se registró tan solo unas horas después de otro fuerte sismo, de magnitud 6,1, en la misma zona, seguido por varias réplicas. Los temblores desencadenaron un tsunami que afectó especialmente Palu, capital de la provincia de Célebes Central, y Donggala, causando una gran destrucción. Se informa que las olas, que alcanzaron los dos metros de altura, arrastraron casas, y varias familias se reportaron como desaparecidas.

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/290279-subir-numero-muertos-potente-indonesia

Fuente foto: Residentes locales frente a un centro comercial dañado en Palu, Indonesia, el 29 de septiembre de 2018. Rolex Malaha / Reuters

Comentario: 

El desastre natural que azotó este viernes la isla de Célebes causó una gran destrucción. El potente terremoto y el posterior tsunami dejaron un total de 384 víctimas mortales. De acuerdo con los datos provisionales, 540 personas han resultado heridas y otras 29 se consideran desaparecidas.  Se informa que las olas, que alcanzaron los dos metros de altura, arrastraron casas, y varias familias se reportaron como desaparecidas.

En Mateo 24:7 encontramos una de las señales que Jesucristo mencionó para reconocer que su retorno está cerca y para prepararnos. Se trata de los terremotos que iban a ocurrir en diferentes lugares de la tierra. Y en Lucas 21:25 predice la confusión y el miedo que habrá en la tierra por causa del mar y de las olas. En los maremotos nos confrontados frecuentemente con ambos escenarios, pues se trata de terremotos que ocurren en el mar y provocan tsunamis. Estos fenómenos (terremotos, maremotos, tsunamis y erupciones volcánicas) son directas consecuencias de Diluvio en el que «fueron rotas todas las fuentes del grande abismo» y la tierra fue destruida, también en sus fundamentos. Génesis 7:9; 9:11. Cristo nos dice que «cuando estas cosas comiencen a suceder» debemos erguir y levantar nuestras cabezas porque nuestra redención está cerca. Lucas 21:28.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.