«

»

Tony Campolo hace un llamado por la aceptación total de parejas homosexuales ‘cristianas’ hacia la Iglesia

Tony-Campolo-hace-un-llamado-por-la-aceptacion-total-de-parejas-homosexuales-cristianas-hacia-la-Iglesia08.06.2015 / Tony Campolo es profesor emérito de sociología en la Universidad del Este (Eastern University), un ex miembro de la facultad en la Universidad de Pennsylvania, y el fundador y presidente de la Asociación Evangélica para la Promoción de la Educación. Ha escrito más de 35 libros. / Tony hace pública una nueva declaración rogando a la iglesia de ser más acogedora. Como joven he entregado mi vida a Jesús y he confiado en Él para mi salvación, y he sido un evangélico fiel desde este momento. Confío en las doctrinas del credo de los Apóstoles. Yo creo que la Biblia ha sido escrita por hombres inspirados y guiados por el Espíritu Santo. Coloco mi prioridad principal en las palabras de Jesús, hacienda hincapié en el capítulo 25 de Mateo, donde Jesús aclara que en el Día de juicio el asunto definido será de ver como cada uno de nosotros tratamos a los que él llama “estos más pequeños”. A partir de este fundamento he hecho lo mejor para predicar el evangelio, cuidar al pobre y oprimido, y he motivado fervientemente a otros a hacer lo mismo. A causa de mi preocupación abierta por la justicia social, en estos últimos años se me preguntó repetidas veces: ¿Está dispuesto usted a aceptar plenamente en la iglesia a esas parejas cristianas gay que se han comprometido el uno al otro a una unión por toda la vida? Mientras siempre he intentado comunicar gracia y comprensión a la gente por las dos partes del problema, mi respuesta a esta pregunta siempre ha sido algo ambigua. Una razón por esta ambigüedad era que sentía que podía hacer más bien por mis hermanos y hermanas gay y lesbianas sirviendo de mediador personal, animando el resto de la iglesia para ganarlos en amor y verdaderamente llegar a conocerlos. La otra razón era que, como muchos otros cristianos, tenía profunda incerteza acerca de lo que era correcto.

Ha tomado incontables horas de oración, estudio, conversación y agitación emocional para estar finalmente listo para requerir la plena aceptación de las parejas gay en la iglesia.   

Para mí, la parte más importante de este proceso era de responder una pregunta más fundamental: ¿Cuál es el punto de un matrimonio en primer lugar? Para algunos cristianos, en una tradición que remonta a San Agustín, el único propósito del matrimonio es la procreación, el cual niega la legitimidad de las uniones del mismo sexo. Otros de nosotros, sin embargo, reconocen una dimensión del matrimonio más espiritual, la cual es de suprema importancia. Creemos que Dios tenía la intención de que las parejas casadas ayudarían a renovar en cada uno los “frutos del Espíritu”, los cuales son amor, gozo, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y templanza, a menudo citando una comparación del matrimonio del apóstol Pablo con la relación santificadora de Cristo con la Iglesia. Eso no significa que la gente no casada no puede lograr los niveles más elevados de renovación espiritual – nuestro Salvador mismo era soltero, después de todo – solo que la institución del matrimonio siempre debería ser principalmente para el crecimiento espiritual. En mi propia vida, mi esposa Peggy ha sido ampliamente la más grande animadora en mi relación con Jesús.  Ha sido mi compañera de oración y, más que nadie, ha discernido mis defectos y me ayudó a tratar de vencerlos. Su ejemplo amante, su apoyo constante y sus consejos sabios me permitieron realizar la obra del reino que no hubiera aun intentado sin ella, y confío que ella diría lo mismo acerca de mi papel en su vida. Cada uno de nosotros ha sido un don de Dios para el otro y nuestro matrimonio ha sido  una relación mutuamente edificadora.

Una razón por la cual estoy cambiando mi posición en este asunto es que, por medio de Peggy, he llegado a conocer tantas parejas cristianas gay cuyas relaciones funcionan en muchas cosas de la misma manera que la nuestra propia. Nuestras amistades con esas parejas me han ayudado a entender cuán importante es que se terminen la exclusión y la desaprobación de sus uniones por la comunidad cristiana. Nosotros en la iglesia deberíamos de apoyar activamente tales familias. Además, deberíamos de hacer todo lo que podemos para alcanzar, confortar e incluir a todos esos preciosos hijos de Dios que han sido llevados erróneamente a creer que ellos son una equivocación o solo que no son suficientemente buenos para Dios, simplemente porque no son heterosexuales.

Como científico social, yo he sacado conclusión que esa orientación sexual casi nunca es una elección y he visto cuán dañino puede ser de intentar de “curar” alguien de ser gay. Como cristiano, mi responsabilidad no es de condenar o rechazar a la gente gay, sino de amar y abrazarlos, y de procurar atraerlos en la fraternidad de la Iglesia. Cuando cantamos el himno clásico de invitación, “Tal como soy”, deseo que tenga su significado, y quiero que mis hermanos y hermanas gay y lesbianas sepan que es una verdad para ellos también.

Queden asegurados que ya he escuchado – y en algunos casos di – todo tipo de argumento bíblico en contra del matrimonio gay, incluyendo los del Dr. Ronald Sider, mi estimado amigo y colega en la Universidad de “Eastern University”. Obviamente, gente de buena voluntad pueden y leen las escrituras muy diferentemente cuando se trata de asuntos controversiales, y estoy extremadamente consciente de que hay posibilidades que esté equivocado acerca de este asunto.

Sin embargo, estoy suficientemente viejo para acordarme de cuando nosotros en la Iglesia defendimos serios casos bíblicos para impedir que las mujeres tuvieran cargos de enseñanza en la iglesia, y cuando gente divorciada y casada de nuevo eran excluidos de la fraternidad en base a las escrituras. No mucho antes de eso, algunos cristianos aun defendieron casos bíblicos apoyando la esclavitud. Mucha de esa gente eran creyentes sinceros, pero ahora la mayoría de nosotros está de acuerdo para decir que estaban en error. Temo que estemos de nuevo cometiendo el mismo tipo de equivocación, y esa es la razón por la cual estoy hablando en público.

Espero que lo que he escrito aquí ayudará a mis compañeros cristianos para acoger amorosamente a todos nuestros hermanos y hermanas gay y lesbianas en la iglesia.  

 

Fuente: http://tonycampolo.org/for-the-record-tony-campolo-releases-a-new-statement/#.VbaOnvl_Okq

Fuente foto: http://tonycampolo.org/about-tony/

Comentario: 

«Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! !Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!» Isaías 5:20, 21.
Este artículo es bastante revelador pues confirma entre otras cosas que primero se acepta la ordenación de la mujer y luego también el matrimonio homosexual. ¿Cómo es posible colocar una argumentos humanos por encima de una clara enseñanza bíblica? Las denominaciones cristianas se están convirtiendo progresivamente en «Sodoma», tal como las naciones de la tierra lo están haciendo mediante sus leyes. Cristo viene pronto. Su señal que este mundo iba a ser como «Sodoma» antes de su venida, se está cumpliendo ante nuestros ojos. Vea Lucas 17:28-30.

 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.