«

»

Un tiempo para marginar – ¿Comenzará la persecución de adentro?

Un-tiempo-para-marginar28.08.2015 / Pocas acusaciones en este siglo XXI en América del Norte ganan más rápidamente tracción que la afirmación de que alguien o algún grupo ha sido «marginada», en parte debido a nuestra triste historia de hacer precisamente eso a las sucesivas oleadas de aquellos que no encajan en la auto -imagen de la cultura anglo-europea dominante.

Los primeros nativos americanos, y después, los afroamericanos, no sólo fueron relegados a un segundo plano, sino que siguen envueltos en una trágica historia que aún se desarrolla, groseramente maltratados, entonces se les niega el acceso al sistema de justicia, la clase política, y, por supuesto, la economía formal. Generaciones de inmigrantes irlandeses, italianos, de Europa del Este, hispanos y asiáticos conocen la frustración de ser mantenidos al margen del poder cultural y del éxito, por sutil prejuicio, reglamentos, y la paranoia. La marginación social un tema real y dolorosa que el remanente de Dios debe reparar sistemáticamente ilustrando que sigue siendo la comunidad acogedora y sin exclusión previsto en las enseñanzas de Jesús y el apóstol Pablo.

Pero hay un tipo de marginación que es sano y necesario para que la iglesia lo lleve a la práctica. Los acontecimientos recientes han puesto de relieve por qué ahora puede ser el momento en el  que el pueblo de Dios debería excluir cuidadosamente y sistemáticamente aquellos elementos que han demostrado por sí mismos ser hostiles a nuestra vida juntos. Nuestra autoridad para hacerlo no es otra que del apóstol de la inclusión-Pablo-mismo quien pronunció la célebre frase de que «No hay ni Judio ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús » (Gál. 3:28, RSV1).

Pablo también en revelación escribió: «Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence» (2 Tesalonicenses 3:14), y «desecha las fábulas profanas y de viejas» (1 Tim. 4: 7). En otras palabras, excluir a estas personas; marginar esas insensateces.

En la cacofonía de opiniones  que se arremolinan ante la reciente Sesión Conferencia General en San Antonio, rápidamente nos enteramos de que había honestos, voces – constructivas  incluso cuando no estaban de acuerdo entre sí, que merecían ser parte de las conversaciones necesarias en  que la iglesia se dedica. Hablaron con civilidad, practicaron la humildad, y nos dejaron todo lo mejor de su buen pensamiento y causaron que hagamos, aun cuando no nos sentimos atraídos inicialmente a sus ideas.

Pero había, y son otras voces que por su estridencia y su vitriolo dieron amplia ilustración que ellos no tienen la salud del cuerpo en la mente, en su lugar, hablaron en su propio beneficio. Ellos hacen su vida fuera de nuestro dolor: construyen sus reputaciones al mismo tiempo que hieren y desgarran el cuerpo de Cristo. Ataques injustos sobre los líderes de la iglesia, respetados profesores de teología, y casi todos los que no estaba de acuerdo con ellos se convirtieron en sus acciones comerciales. Y, por desgracia, en los medios de comunicación colectivos adventistas ellos fueron premiados en la manera que los anunciantes nacionales recompensan a los expertos enojados que rozan y queman en la televisión domingo por la mañana.

Así que aquí está un llamado a cerrar nuestros oídos, proteger nuestros púlpitos, cambiar el canal, y retener nuestros dólares de los de cualquier campo ideológico que practican los comportamientos inciviles  e injustos que fuimos testigos antes de San Antonio. Sí, hay que moverlos a los márgenes; hay que dibujar las fronteras de nuestra comunidad de tal manera que sólo el arrepentimiento y el cambio de comportamiento de nuevo les permitirán la plena inclusión. Corresponde al Cuerpo de Cristo  defenderse cuando es atacado por enemigos de fuera -o dentro.

Fuente: http://www.adventistreview.org/1522-5

Fuente foto: http://www.adventistreview.org/assets/public/common/images/staff/staff-knott.jpg

12.08.2015 / Respuesta por Ervin Taylor / ¿Está Comenzando?: «Un Tiempo para marginar» dice Bill Knott, editor, Revista Adventista. Algunos pueden pensar que varias figuras de la iglesia Adventista a nivel institucional podrían esperar un período respetuoso de tiempo antes de que empezaran una campaña mediática para tratar de apagar cualquier voz disidente tras al voto desastroso en la ordenación las mujeres y el de la adopción del lenguaje fundamentalista en FB # 6 en la sesión de la Conferencia General San Antonio.

Aparentemente no necesitamos esperar más… El editor de la Revista Adventista (AR), el Dr. Bill Knott, publicó un editorial en línea titulado «Un Tiempo para marginar»  el 10 de agosto de 2015…

Dr. Knott comienza comentando la «triste historia» en los Estados Unidos, la historia del proceso de marginar «olas sucesivas de los que no encajaban con la propia imagen de la cultura anglo-europea dominante». Luego dice que «la marginación social es un tema doloroso real y que el remanente de Dios debe recordar sistemáticamente, ilustrando que sigue siendo la comunidad acogedora e inclusiva prevista en las enseñanzas de Jesús y el apóstol Pablo».

¿Pero hay excepciones? Dr. Knott dice, bueno, por supuesto, hay excepciones. La denominación Adventista debe marginar a ciertos individuos y las ideas que proclaman. Él dice que «Hay una especie de marginación que es sana y necesaria para la iglesia en la práctica. Los acontecimientos recientes han puesto de relieve por qué ahora puede ser el momento del pueblo de Dios para excluir cuidadosamente y sistemáticamente aquellos elementos que han demostrado a sí mismos ser hostiles a nuestra vida en común.» Los lectores de su editorial no pueden quejarse de que está dando rodeos aquí. Su mensaje es claro. Debemos «sistemáticamente excluir» a los que son «hostiles a nuestra vida juntos.» El problema es que nunca nos dice exactamente quiénes son estas personas «hostiles a nuestra vida juntos» pueden ser.

¿Cuál podría ser la motivación de este motivo para marginar a ciertos individuos e ideas? Tal vez es algo como: «Hay alborotadores en nuestras filas. Sus ideas constituyen una amenaza para la ortodoxia adventista y uniformidad – perdón, quise decir unidad – en creencia y en práctica que tenemos que establecer. Tenemos que deshacernos de ellos. Sin embargo, no podemos decirlo de esta manera. Eso no es agradable. Vamos a usar otro término. Ah, lo tengo. Tenemos que `marginarlos´. Eso suena mejor. Pero lleva a los mismos resultados».

¿Cuál es exactamente el problema que el Dr. Knott ve? Él dice: «En la cacofonía de opiniones que se arremolinaron ante la reciente Sesión Conferencia General en San Antonio, rápidamente nos enteramos de que había, voces honestas y constructivas – aun cuando no estaban de acuerdo entre sí – que merecían ser parte de las conversaciones necesarias en que la iglesia estaba comprometida. Hablaron con la civilidad, practicaron la humildad, y nos dejaron a todos mejor por las buenas refecciones a que nos llevaron, aun cuando no nos sentimos atraídos inicialmente a sus ideas».

Así que nos enteramos de que hay «voces honestas y constructivas. . . [que hablan] con cortesía, y [practican] humildad, [y participan en] el buen pensamiento. «Así que la civilidad, la humildad y el buen pensamiento están bien. Creo que entiendo la civilidad y la humildad, pero lo que podría ser un ejemplo de «buen pensamiento»? Dr. Knott pudo haber ampliado un poco en eso.

Así que sabemos que hay voces honestas y constructivas. Pero el doctor Knott dice que por otro lado están “los otros». Siempre hay «el otro», ese individuo o grupo que no es como nosotros que conocemos «la verdad».  Él afirma: «Pero allí  hubo -y hay- otras voces que por su estridencia y su vitriolo dieron amplia ilustración que ellos no tienen la salud del cuerpo en la mente, pero en su lugar, ponen su propio beneficio». ¿Su propio «beneficio?» Uno podría preguntarse qué significa eso.

Dr. Knott continúa: «Ellos [los que están en ahí por su» propio beneficio»] se ganan la vida a expensas de nuestro dolor: construyen sus reputaciones así como ellos hieren y desgarran el cuerpo de Cristo. Ataques injustos contra líderes de la iglesia, respetados profesores de teología, y casi todos los que no estaban de acuerdo con ellos se convirtieron en sus acciones en el comercio. Y, por desgracia, los medios de comunicación colectivos Adventistas los recompensó en la manera que los anunciantes nacionales recompensan a los expertos enojados que rozan y queman en la televisión domingo por la mañana».

Entonces, ¿qué debe hacer el buen adventista? Aquí está la solución del Dr. Knott: «Así que aquí está un llamado a cerrar nuestros oídos, proteger a nuestros púlpitos, cambiar el canal, y retener nuestros dólares de aquellos de cualquier campo ideológico que practican los comportamientos inciviles e injustos que fuimos testigos ante San Antonio. Sí, moverlos a los márgenes; dibujar las fronteras de nuestra comunidad de tal manera que sólo el arrepentimiento y el cambio de comportamiento les permitirá de nuevo la plena inclusión. Corresponde al Cuerpo de Cristo defenderse a si mismo cuando es atacado por enemigos de afuera – o de adentro.»

Sería muy útil si el Dr. Knott le dijera a sus lectores exactamente a qué organizaciones e individuos tiene en mente de los cuales dice «que practican los comportamientos inciviles y injustos de los cuales fuimos testigos ante San Antonio.»

En primer lugar, ¿de qué se tratan estas declaraciones de «cambiar de canal» y «retener nuestros dólares»? ¿Qué ministerio Adventista de TV está «viviendo de nuestro dolor»? Desde luego, no puede estar refiriéndose a la organización «Amazing Facts» de Doug Batchelor, ¿verdad? O la operación «3ABN» de Danny Shelton? Quizás los lectores tengan sugerencias en cuanto a qué ministerio de TV o ministerios Dr. Knott pueda tener en mente.

¿Y quién podría haber realizado los «ataques injustos contra líderes de la iglesia [y], profesores de teología respetados?» ¿Será el problema que los supuestos ataques ad hominem fueron «injustos»? ¿Así que los ataques ad hominem «justos» estarían bien? Una vez más, los lectores pueden desear hacer nominaciones en cuanto a quién el Dr. Knott podría tener en mente como la fuente de los ataques ad hominem contra líderes de la iglesia.

Uno podría preguntarse si esto es sólo la primera salva en una campaña que busca silenciar a quienes se oponen a las decisiones adoptadas en la reunión de San Antonio GC con respecto a la ordenación de mujeres y FB # 6. O tal vez hemos malentendido los objetivos del Dr. Knott. Tal vez sus objetivos están en el ala derecha de la iglesia que se oponen a la ordenación de mujeres y están trabajando para fomentar el fundamentalismo en la Iglesia Adventista.

Hasta salgan los nombres que el Dr. Knott  tiene en mente, nos queda especular.

Artículos traducidos por Alexandro Valmaceda

Comentario: 

“Que ninguna mano de mortal, de ministro o laico, sea puesta sobre vosotros con la declaración: «No puedes ir aquí; no hay que ir allí; no te vamos a apoyar si no recibes nuestra oferta; o si no te entregas a la labor de ganar almas a la verdad, en algún determinado lugar designado por nosotros.» Dios os bendecirá a medida que continuareis la búsqueda de almas perdidas, en lugares apartados.” (SpM, 176)

 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.