«

»

Una bola de fuego verde cruza el cielo en varios puntos de Canarias

una-bola-de-fuego-verde-cruza-el-cielo-en-varios-puntos-de-canarias11.03.2015 / En la noche del pasado domingo 8 de marzo se avistó un bólido que terminó cayendo en el mar frente a la costa grancanaria de de San Felipe, en Arucas. “Viniendo por la autovía GC-1 poco antes de pasar por el aeropuerto dirección Las Palmas, esta noche, a las 20:00 horas aproximadamente, he visto en el cielo como una estela de color verde fosforescente, bajando horizontalmente de lado alto derecha hacia abajo izquierda, una estela muy definida nada de humo como he visto en fotos por google, mientras iba bajando se iba apagando la luz de la punta que era la más intensa, ningún ruido, duró como 3 segundos y no me dio tiempo a grabarlo, al conducir no pude poner la cámara en el móvil rápidamente. ¿Han escuchado algo de esto?” Éste es el mensaje que recibieron en el Observatorio Astronómico de Temisas el pasado domingo. José García, director de Meteoritos Canarias de este organismo, señala que ahí saltaron las alarmas y a través de las redes sociales pidieron más testigos del suceso. José García, director de Meteoritos Canarias: «Algunos lo vieron mientras conducían y casi paran en mitad de la carretera» Más de un centenar de personas dieron también su testimonio, los avistamientos del bólido de fuego llegaron desde las islas de Gran Canaria, Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote. A ellos se sumaba la confirmación del Servicio de Seguridad Aérea del Aeropuerto de Gran Canaria.  Según explica García en  http://meteoritoscanarias.blogspot.com.es/, un piloto, en maniobra de aproximación cercana a pista, alertó del paso de un objeto luminoso como un «volador» que cayó a unas 3 millas náuticas de distancia (unos 4,5 kms).

Situación de la trayectoria del bólido del 8 de marzo y de los testigos visuales. Autor: José García, Meteoritos Canarias. Finalmente se ha determinado que el bólido apareció sobre casi la vertical del norte de Fuerteventura para recorrer en apenas unos segundos unos 300 kilómetros sobre el mar, descender hasta cotas por debajo de los 600 metros y finalmente perderse antes de tocar el agua. Por el color se sospecha que se trataba de un cuerpo rocoso, compuesto de silicatos y magnesio, y con una masa preatmosférica estimada en unos 500 kilos. El descenso se realizó sobre el Atlántico hasta perderse aproximadamente unos 100 kilómetros mar adentro, a unos 30 º de altura, frente a la costa norte de Gran Canaria. José García, director de Meteoritos Canarias: «Se calcula que pesaba unos 500 kilos antes de llegar a la atmósfera» Debido a ello, dice José García, la posibilidad de recuperar fragmentos del meteoroide es absolutamente nula.

Fuente: http://cadenaser.com/emisora/2015/03/11/ser_las_palmas/1426067376_852321.html
Fuente: http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=368313

Comentario: 

En el lapso de tan solo un mes he observado noticias de «bolas de fuego» en diferentes lugares del mundo publicado por diferentes medios de comunicación. Primero sobre los Estados Unidos de América, luego sobre España, entonces sobre la India, seguido por Australia y ahora sobre las Islas Canarias al noroeste de África. ¿Cuantos más «bolas de fuego» habrán caída en este lapso de tiempo que no fueron documentados? Sabemos que estas llamadas «bolas de fuego» son meteoritos que se «encienden» al entrar con gran velocidad en nuestra atmósfera terrestre. Es el fenómeno de la «estrella fugaz», solo que mucho más grande. Nunca antes he visto este tipo de noticias en la prensa. !Lo interesante es que todos llaman a estos meteoritos unánimemente «bolas de fuego» y no meteoritos! Es porque así se manifiestan a la vista humana en el cielo. Las pequeñas fragmentos de meteoritos tampoco son llamados pequeños meteoritos sino «estrellas fugaces».

Me hizo recordar unas citas escritas como hace 100 años por la profetisa Americana Elena G. White, que presentaré a continuación. Lo que está ocurriendo es tan solo un primer anuncio de este problema de “bolas de fuego” que llegará a ser un gran problema en el futuro, cuando su frecuencia y magnitud aumente.

“En la mañana del viernes pasado, justamente antes de despertar, se me presentó una escena sumamente impresionante. Tuve la sensación de que despertaba del sueño en un lugar que no era mi casa. Desde las ventanas veía una terrible conflagración. Grandes bolas de fuego caían sobre las casas, y de ellas salían dardos encendidos que volaban en todas direcciones. Era imposible apagar los incendios que se producían, y muchos lugares estaban siendo destruidos. El terror de la gente era indescriptible. Desperté después de cierto tiempo y descubrí que estaba en mi hogar.” El Evangelismo, 25-26 (1906).

“Una escena muy impresionante pasó ante mí en visiones nocturnas. Vi una inmensa bola de fuego que caía en medio de un grupo de hermosas casas que fueron destruidas instantáneamente. Oí a alguien decir: “Sabíamos que los juicios de Dios visitarían la tierra, mas no pensábamos que vendrían tan pronto”. Otros dijeron en tono de reproche: “Vosotros que sabíais estas cosas, ¿por qué no dijisteis nada? ¡Nosotros no lo sabíamos!” Joyas de los Testimonios 3:296 (1909).

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.