«

»

Vaticano sería escenario deportivo de las Olimpiadas Roma 2024

19.12.2014 / El Vaticano sería incluido como espacio para disputar algunas disciplinas deportivas en caso de que Roma sea elegida sede para las Olimpiadas de verano del 2024, confirmó el Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI). La propuesta llegó de manos del Cardenal portugués Josè Saraiva Martins, ex futbolista del equipo juvenil del Benfica y Prefecto Emérito de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano. “Es algo absolutamente factible, se trata solo de un problema cultural. Las cuestiones logísticas tienen solución, y al Vaticano le ha llegado el momento de bajar al terreno de juego”, afirmó el Purpurado según informa el diario italiano La Repubblica. Lo más factible es que el Vaticano aloje la competición internacional de Tiro con Arco en la Plaza de San Pedro. “El Vaticano es una gran idea”, afirmó el presidente del CONI, Giovanni Malagò.

La Plaza puede acoger hasta 200.000 personas y permite instalar las tribunas y el campo necesarios para esta disciplina olímpica, mientras que los Jardines Vaticanos de Castel Gandolfo también servirían como escenario para esta u otras competiciones olímpicas. “Allí no habría problemas de acceso y tampoco de viento para el tiro con arco, por tanto, sería un puesto ideal respecto a otras disciplinas. El Papa tendría una espléndida vista. Además, ¿qué otra ciudad al mundo podría ofrecer una carta así?”, agregó Malagò desde el Foro Itálico de Roma. El CONI espera que este incentivo anime al Comité Olímpico Internacional (COI) a la elección de Roma para acoger las Olimpiadas 2024, cuyo anfitrión todavía se desconoce. El proceso de candidatura iniciará en 2015 y dos años después, durante la 130ª sesión del COI en Lima, Perú, elegirán la ciudad sede. (FIN) ACI /PVM

Fuente: http://www.andina.com.pe/agencia/noticia-vaticano-seria-escenario-deportivo-las-olimpiadas-roma-2024-536260.aspx

Fuente foto: INTERNET/Medios

19.12.2014 / Para las Olimpiadas del 2024, «no estaré» bromea Papa Francisco. El papa Francisco bromeó este viernes con los deportistas italianos al declarar con humor que para los Juegos Olímpicos del 2024, a los que Roma se postuló como candidata, «ya no estaré aquí», dijo. A los atletas y dirigentes deportivos, reunidos en la basílica de San Pedro, el papa les deseó buena suerte para obtener que la capital italiana se convierta en la ciudad que hospede los Juegos del 2024. «Queridos amigos, mis mejores deseos para la candidatura de Roma para hospedar los Juegos Olímpicos del 2024. Yo ya no estaré aquí. Que el Señor los bendiga a ustedes y a sus familias», afirmó al término de su discurso. Francisco acababa de pronunciar un elocuente discurso sobre el valor del deporte, en el que lo elogió como «modelo universal para comunicar fraternidad y amistad entre los pueblos». El papa argentino, que acaba de cumplir 78 años, en varias ocasiones ha hablado públicamente de su avanzada edad, de la propia muerte y hasta de su renuncia al trono de Pedro, un tema tabú hasta ahora para los pontífices. Interrogado por los periodistas sobre la posibilidad de que renuncie al papado como lo hizo Benedicto XVI en marzo del 2013, Francisco confirmó que «si un día no me siento capaz de seguir para adelante, pues haría la misma cosa. Sí. Rezaría y renunciaría», dijo.Un conocido cardenal propuso el lunes que el Vaticano albergue una prueba olímpica en 2024 si Roma organiza los Juegos. Se trataría de la primera vez en la historia que los espacios de la Santa Sede terminan utilizados para pruebas deportivas, como podría suceder en los jardines de Castelgandolfo, a las afueras de Roma, para la disciplina tiro al arco. Aprovechando las nuevas reglas del Comité Olímpico Internacional (COI) sobre la descentralización de los Juegos y la utilización de sitios existentes, con el fin de reducir los costos de la manifestación, el primer ministro italiano Matteo Renzi anunció la candidatura entera de toda Italia en los Juegos de 2024 «con Roma en el centro del proyecto».

Fuente: http://elsiglo.com.pa/internacional/para-olimpiadas-2024-estare-bromea-papa-francisco/23829610

Roma, sede de los Juegos Olímpicos de Verano de 1960, externó su interés en una candidatura a los Juegos Olímpicos de 2024. Previamente, la candidatura de Roma 2020 fue cancelada en 2012. No obstante, el gobierno italiano renovó su interés. Pero el 21 de septiembre de 2016, la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, anunció el retiro de la candidatura debido a los problemas económicos de Italia.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Juegos_Ol%C3%ADmpicos_de_Verano_de_2024#Roma.2C_Italia

12.05.2016 / ¡Histórico! Delegación representará al Vaticano en Olimpiadas. Por primera vez una pequeña delegación representará al Vaticano en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos, como invitada especial del comité organizador el próximo 5 de agosto en Río de Janeiro, Brasil. En entrevista, Melchor Sánchez de Toca, funcionario del Pontificio Consejo de la Cultura, reveló que la invitación surgió de un vínculo reforzado en los últimos tiempos entre la Santa Sede y el Comité Olímpico Internacional (COI). “El COI será uno de los patrocinadores del gran encuentro que tendrá lugar en octubre próximo en El Vaticano sobre el tema deporte y fe, y han querido, como una deferencia, invitar a una delegación de tres personas a la apertura de los Juegos de Río”, explicó. Aclaró que la comitiva es de carácter institucional y no para participar en la justa planetaria. Al mismo tiempo anticipó que la voluntad del Vaticano es mantener una relación estable con el mundo de las instituciones deportivas.

Fuente: http://www.unotv.com/noticias/portal/internacional/detalle/delegacion-representara-al-vaticano-en-olimpiadas-659762/

12.05.2016 / Vaticano tendrá delegación en Juegos Olímpicos, por primera vez. Por primera vez una pequeña delegación representará al Vaticano en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos, como invitada especial del comité organizador el próximo 5 de agosto en Río de Janeiro (Brasil). En entrevista, Melchor Sánchez de Toca, funcionario del Pontificio Consejo de la Cultura, reveló que la invitación surgió de un vínculo reforzado en los últimos tiempos entre la Santa Sede y el Comité Olímpico Internacional (COI). “El COI será uno de los patrocinadores del gran encuentro que tendrá lugar en octubre próximo en El Vaticano sobre el tema deporte y fe, y han querido, como una deferencia, invitar a una delegación de tres personas a la apertura de los Juegos de Río”, explicó.

Aclaró que la comitiva es de carácter institucional y no para participar en la justa planetaria. Al mismo tiempo anticipó que la voluntad del Vaticano es mantener una relación estable con el mundo de las instituciones deportivas. Consideró que puede existir un “beneficio recíproco muy grande”, ya que la Iglesia puede “aprender mucho” del mundo del deporte y de sus valores, además de poder aportar aspectos positivos al mundo deportivo que, muchas veces, “se ve amenazado por dinámicas extrañas”.

Por lo pronto, el encuentro de octubre contará con la presencia del presidente del COI, Thomas Bach, y de atletas destacados. “La idea es reflexionar juntos sobre el deporte y la fe. ¿Qué pueden hacer las instituciones deportivas y las instituciones religiosas al servicio del hombre?”, explicó Sánchez de Toca.

Anticipó que la conferencia se articulará con base en tres temas fundamentales: inclusión, inspiración e implicación, analizando la relación entre el deporte y la fe en el servicio a una vida humana más plena, para crear comunidad, superando barreras de lengua, raza y capacidad humana. Este día se presentó en El Vaticano un acuerdo entre el Comité Paralímpico Italiano y el Pontificio Consejo de la Cultura por el cual el cuartel general de los atletas “azurri” estará ubicado en la Parroquia Inmaculada Concepción de Río de Janeiro. El clérigo aseguró que se trata de una “intuición genial”, en el espíritu del Papa Francisco, de tal manera que la “Casa Italia” de la delegación paralímpica no será montada en un prestigioso country club o en un hotel de lujo en el centro, sino que será llevada a la realidad local.

Explicó que se valoraron diversas opciones, por ejemplo colegios, y al final se identificó una parroquia que reunía las características adecuadas para que, en sus salones, se instalarán zonas para entrevistas, acogida, comedor y conferencias. “El deporte paralímpico es una prueba de cómo el deporte puede ayudar a las personas a superar sus limitaciones impuestas por accidentes, enfermedades. Son historias de valor, superación, esfuerzo”, estableció. “La parroquia se beneficiará mucho de la presencia de atletas paralímpicos y viceversa, los atletas se beneficiarán de la vitalidad de la fe de una iglesia carioca”, apuntó. (Ntx)

Fuente: http://aristeguinoticias.com/1205/kiosko/vaticano-tendra-delegacion-en-juegos-olimpicos-por-primera-vez/

15.12.2014 / «Eso me parece una excelente idea, el papa (Francisco) podría aprobarlo», dijo el Cardenal Saraiva Martins al diario «Quitidiano nazionale», del lunes por la mañana antes del anuncio oficial de la candidatura por el presidente del Consejo, Matteo Renzi. «Eso no se ha hecho nunca, pero la iglesia ha animado siempre a hacer deporte como vehículo de valores sanos (…), uno de los caballos de batalla del Santo Padre«, añadió el religioso.

Fuente: http://laaficion.milenio.com/masaficion/Roma_Juegos_Olimpicos_2024-Vaticano_deportes_0_427757415.html

El diccionario nos revela lo siguiente acerca del «Deporte en la Ciudad del Vaticano». El deporte como fenómeno social y cultural ha sido tomado en cuenta por los papas —soberanos de la Ciudad del Vaticano— a través de los años. Para el Concilio Vaticano II se promulgó la Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual en donde se estableció que la manifestación deportiva ayudaba tanto al equilibrio espiritual como al establecimiento de relaciones fraternas entre los hombresdentro de la misma Ciudad del Vaticano ha existido la práctica de los deportes, los cuales, aunque reducidos en número, se han estructurado para buscar la relación con otras culturas o instituciones, como en el caso del críquet y el fútbol

Pío X fue el primero en recibir en el patio de San Dámaso a un grupo internacional de deportistas católicos en 1905.

En el pontificado de Pablo VI el número de discursos respecto a los deportes llegó a 35, y el número de deportistas que buscaban audiencia se incrementó. Al respecto opinaba: «¿Porqué los deportistas quieren ver el Papa? Porque el deporte es símbolo de una realidad espiritual que aunque escondida, constituye la trama de nuestra vida…»

Conocido como el «Atleta de Dios», Juan Pablo II pronunció 120 discursos sobre el tema. El profesor Tomás Bolaño le reconocía como un «teólogo del deporte». Aparte de haber creado la Sección Iglesia y Deporte del Consejo Pontificio para los Laicos el 2004, también encabezó el Jubileo de los Deportistas del 28 al 29 de octubre de 2000, en el que por primera vez un papa presenció un juego de fútbol, el cual tuvo lugar en el Estadio Olímpico de Roma.

Benedicto XVI se refirió a los Juegos Olímpicos de Londres tras el rezo del ángelus del 22 de julio de 2012: «Las Olimpiadas son el mayor evento deportivo mundial, en el que participan atletas de muchísimas naciones, y como tal reviste también un fuerte valor simbólico. Por ello la Iglesia católica lo contempla con particular simpatía y atención…Envío mis saludos a los organizadores, a los atletas y a los espectadores; y rezo para que, en el espíritu de la tregua olímpica, la buena voluntad generada por este evento deportivo internacional pueda dar fruto, promoviendo la paz y la reconciliación en todo el mundo».9

Para el Concilio Vaticano II —en el Número 61 de Sobre la Iglesia en el mundo actual— se establece: Empléense los descansos oportunamente para distracción del ánimo y para consolidar la salud del espíritu y del cuerpo, ya sea entregándose a actividades o a estudios libres, ya a viajes por otras regiones (turismo), con los que se afina el espíritu y los hombres se enriquecen con el mutuo conocimiento; ya con ejercicios y manifestaciones deportivas, que ayudan a conservar el equilibrio espiritual, incluso en la comunidad, y a establecer relaciones fraternas entre los hombres de todas las clases, naciones y razas.

El fútbol ha sido parte de la cultura italiana, y se dice que el papa León X observó un juego de calcio florentino —la forma primitiva de este deporte— en 1571.3 Desde el siglo XX se ha conocido del acercamiento de los clubes de balompié a los papas: el F.C. Barcelona nombró a Juan Pablo II como su socio honorario en 1982,10 lo mismo que el FC Schalke 04 en 1987; Benedicto XVI fue designado socio de honor del Bayern de Múnich el 2013; de hecho, él ostenta el carné número 100 000 de la institución. Cabe agregar que este pontífice escribió en su libro Cooperadores de la verdad (Mitarbeiter der Wahrheit): «Este deporte se ha convertido en un acontecimiento universal que une a los hombres por encima de las fronteras nacionales, con un mismo sentir, con idénticas ilusiones, temores, pasiones y alegrías… La fascinación por el fútbol consiste en que sabe unir de forma convincente estos dos sentidos: ayuda al hombre a autodisciplinarse y le enseña a colaborar con los demás dentro de un equipo, mostrándole cómo puede enfrentarse con los otros de una forma noble… Aprendamos por tanto a vivir con el espíritu del juego, porque la libertad del hombre se alimenta también de reglas y de autodisciplina.» 11

En cuanto al papa Francisco, ya era un reconocido hincha y socio acreditado del Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Para la Jornada Mundial de la Juventud 2013, el pontífice relacionó en varias ocasiones la religión con el juego, en una de ellas afirmó: «Cuando “se suda la camiseta”, tratando de vivir como cristianos, experimentamos algo grande: nunca estamos solos, formamos parte de una familia de hermanos que recorren el mismo camino».12 13 Además, el 1 de septiembre de 2014 convocó al Partido Interreligioso por la Paz que tenía como objetivo unir a personas afines a distintas religiones.14 Por otro lado, y preocupado porque el deporte se convierta en objeto de consumo, Francisco ha opinado: «Cuando el deporte se considera sólo según los parámetros económicos o para lograr la victoria a toda costa, se corre el riesgo de reducir a los atletas a mera mercancía de la que hay que sacar provecho. Los mismos atletas entran en un mecanismo que los atropella, pierden el verdadero significado de sus actividades, aquella alegría de jugar que los atrajo cuando eran chicos y que los ha llevado a hacer tantos sacrificios y a llegar a ser campeones. El deporte es armonía, pero si prevalece el afán desmedido de dinero y de éxito esta armonía se despedaza».15

En la Curia Romana de la Santa Sede existen dos departamentos que trabajan en los vínculos de la Iglesia católica con en mundo del deporte. Uno es el Departamento de Cultura y Deporte, perteneciente al Consejo Pontificio de la Cultura, cuyos objetivos son:16

  • Favorecer el uso del deporte como recurso educativo e instrumento de desarrollo cultural de los pueblos.
  • Establecer las relaciones con los organismos internacionales del deporte y con las asociaciones católicas deportivas, junto con los demás organismos de la Santa Sede que trabajan en este campo.
  • Facilitar el diálogo Iglesia-deporte en sus diversos niveles: Universidades, Centros y Organizaciones, deportivas, y promover encuentros significativos con estos ambientes.
  • Ser en la Iglesia punto de referencia para las organizaciones deportivas nacionales e internacionales.
  • Favorecer una cultura del deporte como medio de crecimiento integral de la persona al servicio de la paz y de la hermandad entre los pueblos.

Críquet

El 22 de octubre de 2013, se lanzó el Club de Críquet de San Pedro bajo el auspicio del Pontificio Consejo de la Cultura. A través del juego del críquet, que se practica en 105 países del mundo, el Vaticano tiene objetivos bien establecidos con los que se propone fomentar el diálogo con otras culturas, por lo que se ha iniciado un programa de enfrentamientos contra equipos de Inglaterra, Paquistán y la India, entre otros, que son lugares donde se practican diferentes credos religiosos como el Anglicanismo, el Islam y el Budismo.18 19

Fútbol

El deporte más practicado en la Ciudad del Vaticano es el fútbol.1 Para 1972/73 se inició la Liga ACDV que reúne equipos locales, aunque ya en 1966 se había organizado el equipo Società Sportiva Hermes con jugadores de los Museos Vaticanos.20 Asimismo el Vaticano patrocinó la Copa Clerical a partir del 2007, un torneo entre conjuntos pertenecientes a instituciones religiosas ubicadas en Roma. Sin embargo, decidió retirar su patrocino desde el 2012.21

Se dice que el primer encuentro de una selección de la Ciudad del Vaticano se celebró en 1994 ante San Marino con un empate sin goles.22 Para el 23 de noviembre de 2002 nuevamente apareció en escena el equipo con el impulso del cardenal Tarcisio Bertone, en un juego contra Mónaco con otro marcador en blanco.23

Con la creación de la Federación Vaticana de Fútbol el 2010 se formalizó la representación del microestado, y el primer juego en esta nueva etapa se llevó a cabo el 23 de octubre de ese mismo año contra la policía financiera italiana, el cual perdieron por 1-0. Por tradición, el equipo ha estado integrado por seminaristas, sacerdotes y miembros de la Guardia Suiza Pontificia.23 24

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Deporte_en_la_Ciudad_del_Vaticano

SEPA TAMBIÉN: 62 “sacrificios humanos” por cada partido que se juegue en el Mundial de Fútbol de Qatar 2022

SEPA TAMBIÉN: “El balón nace en los ritos de adoración al Sol”

Comentario:

El Vaticano da su visto bueno a las Olimpiadas paganas 

El año pasado ocurrió un evento histórico. Por primera vez el Vaticano tuvo una delegación en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos. Ocurrió el 5 de agosto en Río de Janeiro, Brasil. Melchor Sánchez de Toca, funcionario del Pontificio Consejo de la Cultura, reveló que la invitación surgió de un vínculo reforzado en los últimos tiempos entre la Santa Sede y el Comité Olímpico Internacional (COI). “El COI será uno de los patrocinadores del gran encuentro que tendrá lugar en octubre próximo en El Vaticano sobre el tema deporte y fe, y han querido, como una deferencia, invitar a una delegación de tres personas a la apertura de los Juegos de Río”, explicó, pues la voluntad del Vaticano es mantener una relación estable con el mundo de las instituciones deportivas.

Después, el primer ministro italiano Matteo Renzi anunció la candidatura entera de toda Italia en los Juegos de 2024 «con Roma en el centro del proyecto». El Vaticano estaba dispuesto a ser parte de las Olimpiadas del 2024. La idea era que el Vaticano aloje la competición internacional de Tiro con Arco en la Plaza de San Pedro con capacidad de acoger hasta 200.000 personas, mientras que los Jardines Vaticanos de Castel Gandolfo también servirían como escenario para esta u otras competiciones olímpicas. “El Papa tendría una espléndida vista. Además, ¿qué otra ciudad al mundo podría ofrecer una carta así?” dijo Malagò, el presidente del Comité Olímpico Nacional Italiano. Se hubiese tratado de la primera vez en la historia que los espacios de la Santa Sede iban a ser utilizados para pruebas deportivas. «Eso me parece una excelente idea, el papa (Francisco) podría aprobarlo», dijo el Cardenal Saraiva Martins. «Eso no se ha hecho nunca, pero la iglesia ha animado siempre a hacer deporte como vehículo de valores sanos (…), uno de los caballos de batalla del Santo Padre«, añadió el religioso. Y cuando el Papa Francisco se reunió con los atletas y dirigentes deportivos, en la basílica de San Pedro, les deseó buena suerte para obtener que la capital italiana se convierta en la ciudad que hospede los Juegos del 2024, diciendo: «Queridos amigos, mis mejores deseos para la candidatura de Roma para hospedar los Juegos Olímpicos del 2024. Pero el 21 de septiembre de 2016, la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, anunció el retiro de la candidatura debido a los problemas económicos de Italia.

Benedicto XVI se refirió a los Juegos Olímpicos de Londres tras el rezo del ángelus del 22 de julio de 2012: «Las Olimpiadas son el mayor evento deportivo mundial, en el que participan atletas de muchísimas naciones, y como tal reviste también un fuerte valor simbólico. Por ello la Iglesia católica lo contempla con particular simpatía y atención…Envío mis saludos a los organizadores, a los atletas y a los espectadores; y rezo para que, en el espíritu de la tregua olímpica, la buena voluntad generada por este evento deportivo internacional pueda dar fruto, promoviendo la paz y la reconciliación en todo el mundo».

El Vaticano da su visto bueno al fútbol pagano

Durante el Concilio Vaticano II, se promulgó la Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual en donde se estableció que la manifestación deportiva ayudaba tanto al equilibrio espiritual como al establecimiento de relaciones fraternas entre los hombres… dentro de la misma Ciudad del Vaticano ha existido la práctica de los deportes, como en el caso del críquet y el fútbol.

El deporte más practicado en la Ciudad del Vaticano es el fútbol. El fútbol ha sido parte de la cultura italiana, y se dice que el papa León X observó un juego de calcio florentino —la forma primitiva de este deporte— en 1571. Pío X fue el primero en recibir en el patio de San Dámaso a un grupo internacional de deportistas católicos en 1905.

Desde el siglo XX se ha conocido del acercamiento de los clubes de balompié a los papas: el F.C. Barcelona nombró a Juan Pablo II como su socio honorario en 1982, lo mismo que el FC Schalke 04 en 1987; Benedicto XVI fue designado socio de honor del Bayern de Múnich el 2013; de hecho, él ostenta el carné número 100 000 de la institución.

Para 1972/73 se inició la Liga ACDV que reúne equipos locales, aunque ya en 1966 se había organizado el equipo Società Sportiva Hermes con jugadores de los Museos Vaticanos. Asimismo el Vaticano patrocinó la Copa Clerical a partir del 2007, un torneo entre conjuntos pertenecientes a instituciones religiosas ubicadas en Roma. Sin embargo, decidió retirar su patrocino desde el 2012. Se dice que el primer encuentro de una selección de la Ciudad del Vaticano se celebró en 1994 ante San Marino. Con la creación de la Federación Vaticana de Fútbol el 2010 se formalizó la representación del microestado, y el primer juego en esta nueva etapa se llevó a cabo el 23 de octubre de ese mismo año contra la policía financiera italiana.

En el pontificado de Pablo VI el número de discursos respecto a los deportes llegó a 35, y el número de deportistas que buscaban audiencia se incrementó. Al respecto opinaba: «¿Porqué los deportistas quieren ver el Papa? Porque el deporte es símbolo de una realidad espiritual que aunque escondida, constituye la trama de nuestra vida…» Conocido como el «Atleta de Dios», Juan Pablo II pronunció 120 discursos sobre el tema. El profesor Tomás Bolaño le reconocía como un «teólogo del deporte». Aparte de haber creado la Sección Iglesia y Deporte del Consejo Pontificio para los Laicos el 2004, también encabezó el Jubileo de los Deportistas del 28 al 29 de octubre de 2000, en el que por primera vez un papa presenció un juego de fútbol, el cual tuvo lugar en el Estadio Olímpico de Roma.

Cabe agregar que Benedicto XVI escribió en su libro Cooperadores de la verdad (Mitarbeiter der Wahrheit): «Este deporte se ha convertido en un acontecimiento universal que une a los hombres por encima de las fronteras nacionales, con un mismo sentir, con idénticas ilusiones, temores, pasiones y alegrías… La fascinación por el fútbol consiste en que sabe unir de forma convincente estos dos sentidos: ayuda al hombre a autodisciplinarse y le enseña a colaborar con los demás dentro de un equipo, mostrándole cómo puede enfrentarse con los otros de una forma noble….» 

El 1 de septiembre de 2014 el papa Francisco convocó al Partido Interreligioso por la Paz que tenía como objetivo unir a personas afines a distintas religiones. En la Curia Romana de la Santa Sede existen dos departamentos que trabajan en los vínculos de la Iglesia católica con en mundo del deporte. Uno es el Departamento de Cultura y Deporte, perteneciente al Consejo Pontificio de la Cultura, cuyos objetivos son entro otros: Favorecer el uso del deporte como recurso educativo e instrumento de desarrollo cultural de los pueblos. Establecer las relaciones con los organismos internacionales del deporte y con las asociaciones católicas deportivas, junto con los demás organismos de la Santa Sede que trabajan en este campo. Facilitar el diálogo Iglesia-deporte en sus diversos niveles: Universidades, Centros y Organizaciones, deportivas, y promover encuentros significativos con estos ambientes. Ser en la Iglesia punto de referencia para las organizaciones deportivas nacionales e internacionales. Favorecer una cultura del deporte como medio de crecimiento integral de la persona al servicio de la paz y de la hermandad entre los pueblos.

——————————————————————————————————————————————————————————-

Hay que saber que las Olimpiadas tienen su origen en el profundo paganismo griego con sus doce dioses principales del monte Olimpo y su «fuego eterno solar», al igual que el fútbol, que tiene su origen en la adoración al dios sol de las antiguas culturas paganas de Babilonia, China, Roma y Maya, etc. ¿Qué hace el Vaticano apoyando estas costumbres y estos cultos paganos e idólatras, en cuyo centro se encuentra el espíritu anticristiano de la competencia y del egocentrismo? Según sus propias declaraciones utiliza los deportes masivos que se practican en casi todos los países del mundo como parte de su agenda global de acercar y unir las religiones y las culturas del mundo, tanto el Anglicanismo, como el Islam y el Budismo.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

 .

Boletín profético

Los campos marcados con * son obligatorios

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.