«

»

Oct 30

Los dos vinos y el alcohol (Tema 15)

Daniel rechaza el vino de BabiloniaEl vino de la Babilonia antigua

Cuando Daniel y sus amigos llegaron a Babilonia, tuvieron que superar varias pruebas. La primera estaba en relación a la comida y a la bebida. El rey Nabucodonosor les señaló la ración de la provisión de su propia comida, “y del vino que él bebía.” Dan. 1:5.

Pero “Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía.” Dan. 1:8.

Algo estaba mal con el vino que bebía el rey, pues iba a contaminar a Daniel y sus amigos. El problema era que se trataba de un vino fermentado (alcoholizado) y no de un saludable zumo de uva (mosto).

Después de reconocer Melsar, que estaba puesto por jefe sobre Daniel y sus amigos, que legumbres y agua eran mejor y más saludables que la comida y la bebida del rey se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber y les daba legumbres.” Dan. 1:11-16. Y por supuesto agua para beber.

La mezcla babilónica

Recordemos que Belsasar, último rey de Babilonia, “hizo un gran banquete a mil de sus príncipes, y en presencia de los mil bebía vino. Belsasar con el gusto del vino [cuando ya mostró sus efectos embriagantes], mandó que trajesen los vasos de oro y de plata que Nabucodonosor su padre había traído del templo de Jerusalén, para que bebiesen en ellos el rey y sus grandes, sus mujeres y sus concubinas.”

Esos vasos eran sagrados. En ellos los sacerdotes del pueblo de Dios del antiguo pacto, depositaban la sangre de los sacrificios (ovejas, palomas, etc.) que representaban y prefiguraban a Jesucristo, “el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Juan 1:29; Hebr. 9:21.

Al colocar en ellos el vino fermentado de Babilonia durante esa fiesta impía, en la cual adoraron todo tipo de ídolos y divinidades paganas (menos al verdadero Dios, Creador de los cielos y de la tierra), los deshonraron sumamente, cometiendo una terrible blasfemia. Lo que hicieron al mezclar el vino inmundo en los vasos sagrados fue crear una pecaminosa mezcla babilónica.

  • Ellos mezclaron lo santo con lo profano. Lo bueno con lo malo. Lo justo con lo injusto. Y la verdad con el engaño, el error y la mentira.

El problema de las dos babilonias (la antigua literal y la mística del tiempo del fin), es la falsa religión y la falsa adoración representada por el vino fermentado, pero camuflada magistralmente con los vasos sagrados de la verdadera adoración de Dios.

Pero Dios no aprueba estas “mezclas abominables y confusas” de lo verdadero con lo falso. El ser humano debe decidirse y estar claramente con Dios o con el demonio, como revela San Pablo.

“Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.” 1 Cor. 10:20, 21.

  • El que participa de una “mezcla babilónica” está automáticamente con la copa del diablo.

El vino de la antigua Babilonia literal

Copa de oro fue Babilonia en la mano del Señor, que embriagó a toda la tierra; de su vino bebieron los pueblos; se aturdieron, por tanto, las naciones. En un momento cayó Babilonia, y se despedazó.” Jer. 51:7, 8.

  • Babilonia realmente fue una copa de oro en la mano del Señor como acabamos de leer. Pues inicialmente hizo la voluntad de Dios. Recuerde que Dios entregó su pueblo hebreo en las manos del rey Nabucodonosor de Babilonia, quien luego se convirtió, aceptando al verdadero Dios y llegando a ser su siervo. Pero desafortunadamente Babilonia se alejó de todo lo bueno, santo y justo, convirtiéndose en un sistema religioso engañoso que hizo beber y aturdir espiritualmente a los pueblos y a las naciones de la tierra con su vino fermentado, símbolo de sus falsas doctrinas, profecías y divinidades. Y entonces cae como consecuencia final.

La esencia de Babilonia ha sido desde un inicio la confusión. Babel mismo significa confusión, como vimos en los primeros temas de este seminario. Recuerde que Nimrod fue el fundador inicial de este reino impío, construyendo la torre de Babel, cuyo objetivo era alcanzar el cielo por sus propios esfuerzos y sin la necesidad de Dios, ni del perdón de los pecados. Dios intervino y paralizó la obra mediante la confusión de lenguas. Gén. 11:7, 9; Jer. 51:53.

El vino de la mística Babilonia del tiempo del fin

Dios inspiró a su profeta Jeremías y a su profeta Juan (quien escribió el Apocalipsis aproximadamente 600 años más tarde) acerca de ambas Babilonias prácticamente de la misma manera. Los siguientes tres pasajes que hablan acerca de este tema aparecen en diferentes capítulos del Apocalipsis porque ésta cuestión es tema principal de casi toda la segunda mitad del Apocalipsis. Verá que esta comparación complementa los paralelismos entre “las dos babilonias” que estudiamos en el tema anterior.

“Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.” Ap. 14:8.

“Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.” Ap. 18:2, 3.

mujer ebria de la sangre de los santosUno de los siete ángeles que lleva una de las siete plagas apocalípticas que se derramarán sobre la Babilonia mística del fin, dice a San Juan: “Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación… Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de las abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: Babilonia la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra. Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro.” Ap. 17:1, 2, 4, 5, 6.

Los pasajes que acabamos de leer contienen varios símbolos que tenemos que aclarar para entenderlos bien.

  • Antes de una sentencia hay un juicio, lo que nos indica que la Babilonia moderna también ha sido colocada en la balanza justa de Dios y hallada falta, igual que la antigua, pues cae y recibe las plagas, igual que la antigua. Vea: Prov. 16:11; Dan. 5:27, 28; Ap. 18:4; Jer. 51:56.
  • Una mujer representa en la simbología bíblica y profética una Iglesia o Religión, siendo Dios su marido o esposa. Vea: 2 Cor. 11:2; Is. 54:5; Oseas 2:16, 19, 20, etc. La relación que Dios desea tener con su mujer es la siguiente. El desea guiarla, sostenerla, amarla y cuidarla, etc. Y Dios exige de su mujer que le sea leal, fiel y obediente, etc. Babilonia es representada como una gran ramera. Una ramera es una mujer (Iglesia o Religión) que tuvo relaciones ilícitas y prohibidas.
  • Como explica el pasaje, esta mujer tuvo relaciones prohibidas pues fornicó con los reyes de la tierra, es decir con la política mundial, lo que la convirtió en ramera. La Iglesia abandonó a Dios y le fue infiel al buscar el sustento y los beneficios de los poderes temporales de la tierra al unirse ilícitamente con la política mundial, convirtiéndose en Iglesia Estatal. La Biblia es clara: Ningún fornicario entrará en el reino de Dios. Su fin será en el lago de fuego. Vea 1 Cor. 6:9, 10; Gálatas 5:19-21; Ap. 21:8. Lo que significa que esta religión está en perdición. 2 Tes. 2:3.
  • Esta Iglesia o Religión apóstata está sentada sobre muchas aguas. Lo que significa que está asentada a nivel mundial pues “las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.” Ap. 17:15; Is. 17:12.
  • Por consiguiente pudo emborrachar a los moradores de la tierra quienes se han embriagado con el vino de su fornicación. Este “vino” tiene una aplicación simbólica como también literal. En su aplicación literal esta religión caída utiliza y permite el uso de bebidas alcohólicas, causando terribles consecuencias a nivel mundial. Pero en la aplicación simbólica, su vino se refiere a las falsas doctrinas y enseñanzas que transmite, las cuales “emborrachan, embriagan y confunden” a las naciones y a los moradores de la tierra.
  • El pasaje describe a esta religión babilónica vestida de púrpura con un cáliz de oro en su mano llena de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación. Aquí encontramos la perfecta repetición de la Babilonia literal de antaño. Recuerde que Belsasar ofreció al tercer hombre de su reino un vestido de púrpura. Además utilizó los vasos sagrados de oro (cáliz de oro) del templo de Dios para introducir en ellos su vino fermentado que en esta aplicación representa las abominaciones de su apostasía y de la inmundicia de su fornicación. Dan. 5:1-4, 16.
  • Una vez que la mujer embriagó a los moradores de la tierra con el vino de su fornicación, ella misma se embriagó. Pero lo hizo con la sangre de los santos y de los mártires de Jesús. Ocurrió así: Después que la Iglesia apóstata confundió a las poblaciones con sus falsas doctrinas y enseñanzas (vino simbólico) y entretuvo a las muchedumbres con el vino literal en sus impías fiestas babilónicas, ella pudo perseguir, torturar y matar libremente y con amplio apoyo de las masas engañadas, a aquellos hijos de Dios que decidieron no participar en la apostasía generalizada.
  • La Babilonia del fin impone su adoración errada nuevamente mediante la fuerza, utilizando como instrumento de sometimiento un decreto de muerte, igual como lo hizo Nabucodonosor de la Babilonia antigua, mediante la imposición dictatorial y la amenaza del horno de fuego para la adoración de su estatua de oro. Y en la Babilonia final la mujer (la falsa religión) se embriagará nuevamente con la sangre de los santos y de los mártires de Cristo. Dan. 3; Ap. 14:15; 12:17; 20:4.
  • Tal como la Babilonia antigua vivió en pecado (transgresión de la ley divina – según 1 Juan 3:4), imponiendo la adoración de una estatua, lo cual prohíbe el segundo de los diez mandamientos de Dios; la Babilonia moderna del fin vive también en pecado imponiendo de la misma manera la adoración de una imagen, forzando sobre las naciones la desobediencia hacia los mandamientos divinos. Ap. 18:4; Éx. 20:4-6; 2 Tes. 2:3; Sant. 2:10; Ap. 12:17.

Volviendo a la esencia de este tema podemos decir, resumiendo hasta aquí, que la falsa religión o Iglesia apóstata utiliza, permite y ofrece vino fermentado, alcoholizado. Lo que significa que la religión babilónica antigua y moderna emborracha, confunde, aturde, embriaga y engaña espiritualmente y físicamente a los moradores de la tierra.

Abstinencia total para todos los líderes religiosos

La Palabra de Dios es muy clara. Ella prohíbe terminantemente el uso de las bebidas alcohólicas en general. Pero con mucho más énfasis para los líderes religiosos; aquellas personas que tienen un trabajo espiritual de transmitir la Palabra de Dios a las masas o intermediar entre Dios y el hombre. Como los sacerdotes, profetas, pastores, teólogos, obispos, ancianos, diáconos, etc. Analizaremos los siguientes versículos:

“Pero también éstos erraron con el vino, y con sidra se entontecieron; el sacerdote y el profeta erraron con sidra, fueron trastornados por el vino; se aturdieron con la sidra, erraron en la visión, tropezaron en el juicio.” Is. 28:7.

  • Aquí vemos que el alcohol confunde, trastorna, entontece y aturde a los sacerdotes y profetas y los hace errar en visión (profecía) y tropezar en el juicio (justicia). Con razón la religión babilónica enseña falsas profecías (recuerde a Nabucodonosor y la estatua de oro que enseñaba una Babilonia eterna) y la Babilonia final está relacionada también con las falsas profecías. Vea Ap. 19:20. Además tropieza en juicio al ser injusta imponiendo lo erróneo y persiguiendo a los que no participan en su apostasía.
  • Es por eso que Dios prohíbe estrictamente el uso de bebidas alcohólicas a los que entran en el templo de Dios para ministrar como veremos en el versículo siguiente. Pues únicamente así tendrán la lucidez necesaria para discernir entre lo limpio y lo inmundo y para enseñar al pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano.

Ninguno de los sacerdotes beberá vino cuando haya de entrar en el atrio interior [en el templo de Dios]… Y enseñará a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio.” Ez. 44:21, 23.

  • El asunto es tan serio, que Dios advierte para sanción de muerte, que nadie del sacerdocio perpetuo debe entrar jamás en el templo de Dios (Iglesia) habiendo tomado bebidas alcohólicas.

“Y el Señor habló a Aarón diciendo: Tú, y tus hijos contigo, no beberéis vino ni sidra cuando entréis en el tabernáculo de reunión, para que no muráis; estatuto perpetuo será para vuestras generaciones, para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio.” Lev. 10:8-10.

Cuando la Biblia describe los requisitos para los obispos (ancianos) indica que es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar, no dado al vino,” etc. 1 Tim. 3:1-4. Vea también Tito 1:7, 8. Exactamente lo mismo instruye para los diáconos y sus esposas. 1 Tim. 3:8-11. Y a los ancianos y a las ancianas. Tito 2:2, 3.

 

San Pedro enseña que en el Nuevo Pacto del Nuevo Testamento todos los creyentes en Cristo Jesús son llamados “sacerdocio santo” o “real sacerdocio”. 1 Pedro 2:5, 9. ¡Esto significa que ningún cristiano debe tomar bebidas alcohólicas! Estamos llamados a la abstinencia total y a la sobriedad continua.

De paso sea dicho que la Biblia menciona solamente el vino y la sidra como bebidas alcohólicas. Esas bebidas llegaron en aquel entonces, cuando fueron escritas las Sagradas Escrituras, solamente a un grado máximo de 14% de alcohol por sus procesos primitivos de fermentación. Con mucha más razón el Señor prohibiría las bebidas alcohólicas de la actualidad que son mucho más “fuertes”.

Los dos tipos de vino en la Biblia

 

  • Hay abundantes pasajes en las Sagradas Escrituras que condenan el uso del vino (alcohol).

Uno de los más figurativos que muestra las terribles consecuencias del alcohol es el siguiente:

La esclavitud del Alcoholismo“¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas? ¿Para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde? ¿Para quién lo amoratado de los ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, para los que van buscando la mistura. No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente; Mas al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor. Tus ojos mirarán cosas extrañas, y tu corazón hablará perversidades. Serás como el que yace en medio del mar, o como el que está en la punta de un mastelero. Y dirás: Me hirieron, mas no me dolió; Me azotaron, mas no lo sentí; Cuando despertare, aún lo volveré a buscar.” Prov. 23:29-35.

En este pasaje el alcohol es relacionado directamente con el veneno de la serpiente, siendo ésta símbolo del diablo y Satanás. Ap. 12:9. La parte final del pasaje muestra su efecto vicioso.

Los siguientes dos versículos muestran que el alcohol es contrario al Espíritu Santo. Presenta solo dos posibilidades: ¡O estamos llenos de alcohol (embriagados) o llenos del Espíritu Santo!

Acerca de Juan el Bautista el ángel dijo: “Será grande delante de Dios. No beberá vino ni sidra, y será lleno del Espíritu Santo…” Luc. 1:13-15.

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.” Ef. 5:18.

Con razón la Biblia muestra el consumo de alcohol como obra de la carne, que está en oposición a los frutos del Espíritu.

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” Gál. 5:19-21.

  • Hay algunos pasajes en las Sagradas Escrituras que aprueban el uso del vino.

Hablando acerca de las obras de Dios. “Él hace producir el heno para las bestias, y la hierba para el servicio del hombre, sacando el pan de la tierra, y el vino que alegra el corazón del hombre, el aceite que hace brillar el rostro, y el pan que sustenta la vida del hombre.” Sal. 104:14, 15.

“He aquí vienen días, dice el Señor, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán.” Amós 9:13.

“De aceite, de mosto y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello que presentarán al Señor, para ti las he dado… porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán al Señor en ofrenda.” Números 18:12, 24.

Jesús transformó el agua en vino en las bodas de Caná. Juan 2.

El dualismo del la palabra “vino” en la Biblia

Vino en la BibliaComo hemos visto, hay versículos bíblicos que condenan y otros que aprueban el vino en la Biblia. Gracias a Dios es sencillo resolver esta aparente contradicción. La Biblia usa la palabra vino en forma genérica. La palabra hebrea “yayin” y la palabra griega “oinos” son traducidas ambas como vino en su significado dual. Es por eso que ¡hay que leer el contexto!, pues éste revela claramente si se trata de un vino aprobado (sin fermento) o reprobado (fermentado – alcoholizado).

En algunos versículos que acabamos de leer aparece la palabra mosto. Vea Números 18:12, Amós 9:13.

El diccionario lo define así: Mosto = Zumo exprimido de la uva, antes de fermentar y hacerse vino”. Diccionario Enciclopédico, Oceano Uno Color, pág. 1099.

¡Los sacerdotes recibieron como diezmo obviamente mosto, es decir zumo de uva o vino sin fermento!

Los efectos dañinos del alcohol (vino fermentado)

He aquí algunos datos que muestran la seriedad de esta situación. Solamente en Inglaterra, el alcohol es causante directo de aproximadamente 33.000 muertes al año. Además es responsable por el 25% de los arrestos y por el 65% de los crímenes violentos. Hay fiscales que dicen que 4 de cada 5 crímenes están relacionados a las bebidas alcohólicas. Solamente en Alemania hay aproximadamente 6 millones de alcohólicos. Incluso hay una clínica especializada en desintoxicación para sacerdotes católicos. Es increíble pero tan solo en los Estados Unidos de América son 100 millones de cristianos que toman alcohol.

FRANKFURT/MAIN (EPD): Siete a diez porcientos en las dos grandes Iglesias de Alemania tienen problemas con algún vicio, según los datos de los expertos. Según las estimaciones, de los aproximadamente 20.000 sacerdotes católicos y de los 25.000 pastores evangélicos, entre 3.500 y 4.500 son viciosos, dependientes del alcohol y de tabletas, escribe la psiquiatra y psicoterapeuta Bernhard Mäulen (Villingen-Schwenningen) en su artículo que apareció en la revista profesional acerca de vicios “Konturen” que aparece en la localidad de Weyarn en Bavaria, Alemania.”

http://www.buerger-beobachten-kirchen.de/mysterioeses/index.html#50646696a714eae33

La terapeuta Andrea Gensel dice: “Muchos sacerdotes católicos son homosexuales y tienen una relación con un hombre adulto o una mujer o incluso tienen hijos. El hecho que esto se ignora simplemente conduce a problemas sicológicos y lleva a muchos al vicio del alcohol. Varios sacerdotes me han contado, que la propia clínica especial para adicción de la Iglesia católica está reservada por años. Pero también este hecho se pasa por alto a causa de la escasez de personal, hasta que el sacerdote se tambalea hacia el altar.” http://www.tagesspiegel.de/berlin/gespraechstherapeutin-andrea-gensel-viele-priester-sind-einsam-wuetend-und-verzweifelt/1679742.html

La serpiente y el Alcohol¡Todo lo que crea un vicio es del diablo! Con razón que el vino fermentado (alcoholizado) es relacionado directamente con el diablo, la serpiente antigua. Ap. 12:9. Acerca del vino fermentado dice el salmista acertadamente: “Mas al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor” Prov. 23:32.

El diccionario define Áspidasí = “Víbora europea muy venenosa y serpiente venenosa del norte de África.” Oceano Uno Color, Diccionario Enciclopedico, pág. 147.

Y tal es el alcohol. Es una bebida diabólica que envenena, intoxica y mata a su presa lentamente.

¡Nadie quiere ser alcohólico! Todos que toman bebidas alcohólicos comienzan con una cerveza, un vino o un champán. Todos comienzan tomando de vez en cuando. Todos los alcohólicos comenzaron tomando moderadamente. Pensaron poder dominar esta serpiente venenosa. Pero ésta se fue fortaleciendo con el tiempo y la costumbre de tomar bebidas alcohólicas. Y finalmente la víbora creció de tal manera que terminó dominando al hombre. Este ya no tiene la fuerza para deshacerse de ella.

¡Dios nunca esclavizaría ni amarraría a sus criaturas a vicios dañinos! Cristo nunca envenenaría ni intoxicaría a sus criaturas. Más al contrario. ¡Es Jesucristo el que libera al hombre de sus lazos pecaminosos!“Asi que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” Juan 8:36.

Alcohol no es un alimento sino un veneno

Algunos dicen que el alcohol es un alimento. Pero para ser calificado como alimento tiene que nutrir el cuerpo.

Dr. Haven Emerson, profesor de práctica de salud pública de la Universidad Columbia, un autor reconocido en el problema del alcohol dice lo siguiente: Alcohol no es un alimento y nunca debería ser relacionado para este propósito.”

Alcohol no es un alimento sino un venenoHewitt, Donald W. MD dice en su libro: “Alcohol solo provee calorías y causa intoxicación cuando se lo toma como se toma comida ordinaria…. Así que el alcohol no es un alimento y no es un buen nutriente.” Everything you wanted to know about alcoholism but where to drunk to ask! (¡Todo lo que querías saber acerca del alcoholismo pero estabas demasiado borracho para preguntar!) Ministries Distribution Services, Wichita, USA, página 63.

Además cita en su libro al Doctor Anthony Zeleny, profesor jubilado de la Universidad de Minnesota, que tiene lo siguiente que decir: Alcohol… no es un alimento porque es a la vez un veneno… un narcótico que crea un hábito y es dañino. Substancias que son narcóticos, dañinos o venenosos no pueden ser clasificadas como alimento, aunque contribuya algún elemento de valor al cuerpo o no. Bebidas alcohólicas se toman generalmente por su efecto narcótico y no por su contribución útil de energía.” Ibid,página 62, 63.

Hewitt escribe además: “El libro anual de cerveceros de los Estados Unidos de América declaró hace años: “Químicos y cerveceros admiten que, el valor nutricional del alcohol y también de la cerveza es prácticamente inconsiderable… la cantidad necesaria para nutrir el sistema sería tan grande que actuaría como un veneno.”

La evidencia médica demuestra que la declaración que alcohol es un nutriente es totalmente falsa. Y no solamente esto. La evidencia muestra que el alcohol es un veneno. Lejos de nutrir el cuerpo, el alcohol vacía el cuerpo de vitaminas y lleva a deficiencias severas en vitaminas de complejo B. Vacía el cuerpo de zinc y magnesio. Destruye el apetito, empeorando toda deficiencia nutricional ya presente. Además está relacionado con una variedad de enfermedades físicas y mentales. Esto incluye desordenes del hígado, enfermedades del corazón y hipertensión, etc. Además causa:

  • Náuseas o vómitos (Prov. 23:20, 21; Oseas 7:5; Is. 19:14; Salmos 60:3).
  • Distorsión en la percepción de la realidad (Is. 28:7; Prov. 23:22).
  • Deterioro de la capacidad de tomar decisiones responsables (Levítico 10:9-11).
  • Debilitamiento de la sensibilidad moral (Gén. 9:21; 19:32; Habacuc 2:15; Is. 5:11, 12).
  • Memoria dañada (Prov. 31:5).

No es difícil entender porque el consumo de bebidas alcohólicas lleva a descalificar las personas del servicio religioso y civil (Prov. 31:4, 5; Lev. 10:9-11; Ez. 44:21, 23; 1 Tim. 3:2-5; Tito 1:7, 8).

Los efectos benéficos del zumo de uva (mosto o vino no fermentado)

Racimos de uvas“Así ha dicho el Señor: Como si alguno hallase mosto en un racimo, y dijese: No lo desperdicies, porque bendición hay en él.” Is.65:8.

El vino bueno (sin fermento) es realmente una gran bendición y un remedio impresionante pues provee y contiene beneficios y efectos nutricionales integrales.

En su estado natural el zumo de uva es una bebida placentera. El zumo de uva fresca es a la vez dulce y nutriente y un alimento importante. Contiene una gama amplia de vitaminas: A, B1, B2, C y una abundancia de minerales, incluyendo el calcio, cloro, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, silicio y azufre. Es una excelente fuente de azúcares naturales (fructuosa) proveedores de energía. Uvas están entre los remedios más finos. Su abundancia de minerales ayuda a purificar y construir la sangre, y estimula al hígado de incrementar su actividad purificadora. Zumo de uva aumenta la circulación sanguínea y previene la coagulación de la sangre. Con mucha razón la Biblia dice que el zumo de uva fresca “… alegra el corazón del hombre….” Sal. 104:15.

Se lo utiliza para tratar la indigestión, eliminar el ácido úrico, y mejorar el flujo urinario. El extracto de las semillas de la uva es valorable para nuestro sistema de defensa inmunológico. Mata algunos tipos de bacterias y desactiva algunos virus incluyendo el herpes. Las semillas contienen componentes llamado flavonoides que promueven el crecimiento y la reparación de tejido conectivo. Además tienen múltiples beneficios para el sistema cardiovascular, incluyendo tratamientos para pequeños trastornos como venas varicosas y arteriosclerosis.

Flovanoides se encuentran también en las capilares de los ojos; por tanto el extracto de semillas de uvas es una ayuda beneficiosa en el tratamiento de muchos problemas de ojos.

Las pieles de las uvas están repletas de Carotenoides, Betacarotenos y otras sustancias antioxidantes como el resveratrol que ayuda a prevenir la transformación de la mayoría de las células sanas de la piel en células cancerígenas. El zumo de uva ha sido utilizado exitosamente en el tratamiento de cáncer de piel, porque ayuda en el proceso de purificar y desintoxicar.

¡TODA LA BENDICIÓN SE DESTRUYE MEDIANTE LA FERMENTACIÓN!

Los dos vinos

De esta manera queda establecido que existen dos vinos que la Biblia menciona. El sin fermento y el con fermento. El bueno y el malo. El saludable y el nocivo. El que tiene efectos beneficiosos para la salud y el que destruye la salud. El de bendición y el de maldición. El que deja sobrios y el que emborracha. El representado por la sangre de Cristo y el representado por el veneno de la serpiente. El que beberemos en el reino de Dios y el que no permite entrar en el reino de Dios. Con razón que la Biblia presenta una copa del Señor y una copa de los demonios.

El vino de las bodas de Caná

Jesús transformó, en su primer milagro durante las bodas de Caná, agua en vino. ¿Cuál de los dos vinos hizo para que los novios y los invitados tomen? ¿El sin fermento o el fermentado? La respuesta es obvia. ¡El Señor nunca actuaría en contra de su propia Palabra! ¡Él nunca animaría a tomar bebidas alcohólicas entregando al ser humano al veneno tóxico de la “serpiente”, provocando decadencia moral y física! ¡Jesucristo nunca prepararía y ofrecería un vino fermentado que causa borrachera, impidiendo a la gente entrar en el reino de Dios! ¡Jesús hizo obviamente el buen vino, el zumo de uva, el mosto, el vino sin fermento! Tal como lo indica el maestresala de la boda haciendo diferencia entre el buen vino y el inferior diciendo: “Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.” Juan 2:1-12.

El vino de la santa cena del Señor

En la Biblia el fermento es símbolo de pecado. 1 Cor. 5:6-8; Marc. 8:15. Es por eso que los agentes de fermento (la levadura) fueron prohibidos por Dios durante la fiesta de la pascua pues son símbolo de corrupción. Durante la pascua Dios instituyó que se preparen tan solo panes sin levadura.

Jesús parte el pan“Por los siete días comerán los panes sin levadura, y no se verá contigo nada leudado, ni levadura en todo tu territorio.” Éxodo 13:7.

Jesús partió el pan y repartió el vino en la Cena del Señor recordando la Pascua.

“Llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua… Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.” Lucas 22:7; Mateo 26:26-29.

Vino de la Santa CenaLa razón porque los panes eran sin levadura, es decir sin fermento, es porque representaban el cuerpo puro y sin pecado del Señor Jesucristo. De la misma manera el contenido de la copa que el Señor compartió era el fruto de la vid, tal como lo indica Jesús. Obviamente se trataba del zumo de uva sin fermento tal como indicó la instrucción divina para la fiesta de la pascua: “Por los siete días comerán los panes sin levadura, y no se verá contigo nada leudado, no levadura en todo tu territorio.” Éxodo 13:7.

El cordero que fue sacrificado representaba al Señor Jesucristo que sería sacrificado como el “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.” Juan 1:29.

El zumo de uva representaba la sangre de Cristo en la cual hay vida. Lev. 17:11. Y sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados. Hebr. 9:22.

“Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. 1 Pedro 1:18, 19. La sangre de Cristo es poderosa para limpiar nuestras conciencias de obras muertas para que sirvamos al Dios vivo. Hebr. 9:11-14.

Jesús dice: Yo soy la vid verdadera.” Juan 15:1, 5. ¡La sangre de Jesús no es un producto degenerado por fermentación!

Después de la santa cena Jesús dijo: No beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.” Lucas 22:7; Mateo 26:29.

Allá en el reino de Dios volveremos a tomar el buen vino con Jesús. Pero los borrachos no heredarán el reino de Dios. 1 Cor. 6:9-11.

¡Debemos tomar vino… claro que sí! ¡Pero no cualquier vino! Sino el buen vino sin fermento. El recién exprimido zumo de uva. El mosto natural y nutriente.

Autor: Enrique Rosenthal
Vea el siguiente tema >> “Daniel 6 – El foso de leones”

9 comentarios

2 pings

Ir al formulario de comentarios

  1. Hector Gonzalez

    Muy buenos materiales, bien documentados, con datos histéricos excelentes. Muchas gracias. Dios les siga bendiciendo.

  2. Jose Francisco

    Magnifica definicion del pan y el vino, mencionados en la Biblia en cuyo texto no se hace distincion entre el jugo fresco y el vino fermentado.

  3. SARAGOSA

    Hola hermanos excelente documento de análisis, fiel cumplimiento del tiempo, nuestra tarea es amonestar al mundo de pecado justamente con el mensaje del tercer ángel, la conjunción total y del vino de su fornicación, es por eso que es la gran ramera. No si ustedes tienen vídeos de sermones con estos temas, me gustaría obtenerlos. Y que nuestro Dios lo siga guiando con su santo Espíritu, para que sigan recibiendo la sabiduría y inteligencia que solo viene de lo alto.

    1. Enrique Rosenthal

      Muchas gracias por tu comentario motivador. Ya hemos filmado todos los vídeos de los temas de este sitio web. Estamos en proceso de editarlos para subirlos a esta nuestra página Web para completarla. Con la ayuda de Dios, iremos completando el sitio en el transcurso de los próximos meses. !Atentamente y bendiciones!

  4. leonida Rafaela jaquez

    Hola buenos dias mis hermanos agradezco primero a DIOS por este estudios q lo escribió es muy interesante ace mucho quería esto el señor le siga dando sabiduria

  5. Eunice

    Hola…. Quiero agradécele infinitamente a Dios en primer lugar, también al pastor o hermano que realizó el seminario…. Gracias mil gracias estoy motivada leyéndolo y he aprendido cosas q no sabia … Tantos detalles pasados por alto ; pero que ahora los he visto y me hacen aprender de la palabra de Dios …. Bendiciones

  6. Luis

    No hay cosa más hermosa que la sangre de Dios derramada en la cruz por nuestros pecados. Que grandiosos estudios que Dios me los siga bendiciendo

  7. maria jose de freitas braga

    Todos los estudios son preciosos, no lo puedo felicitarlo a todos lo que leo, pero si que puedo agradecer Lo Espíritu Santo que continué actuando en tu vida querido hermano, y en la nuestras también los que acompañamos tan bellos estudios. Vivo en Brasil y recibo a todos los estudios, oro para que hermanos que viven ahí contribuyan a tu ministerio, pues para mi si torna difícil. Quiero tomar en cielo el buen vino con Jesús y toda su iglesia reunida allá eternamente. Bendiciones querido hermano. Allá nos veremos en nombre del Señor Jesús!!!!

    1. Enrique Rosenthal

      Estimada hermana María! Muchas gracias por su precioso testimonio que me llenó de mucha alegría! Dios proveerá todas nuestras necesidades! Muchas gracias por esa su buena intención de apoyar mi ministerio. Le pido muchas oraciones para avanzar con fuerza! Y en el reino eterno de nuestro Creador nos conoceremos cara a cara! Atentamente y bendiciones!

  1. Jesús NO va a volver – Dijeron líderes católicos del Vaticano » Navegando del Pasado al Futuro.

    […] el tema 15 de mi seminario bíblico, profético e histórico: “Los dos vinos y el alcohol“. Ahí aprenderá que el vino de las bodas de Caná ¡NO era fermentado! Y muchas otras cosas […]

  2. El alcohol provoca siete tipos de cáncer y la cerveza es un camino hacia la infertilidad y otros serios daños de salud » Navegando del Pasado al Futuro.

    […] creó y tomó vino en la boda de Caná, se equivoca grandemente! ¡Descargue y estudie ahora el tema 15 de mi seminario titulado “Los dos vinos y el alcohol” en la Biblia y verá la verdad de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 .

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Boletín profético

Regístrate para recibir noticias actuales acerca de las profecías bíblicas.

.